• Buscar
Publicidad

Tratamiento de la enfermedad de Sever en niños

Tratamiento de la enfermedad de Sever en niños

La enfermedad de Sever es un problema óseo doloroso que se produce por la inflamación o la hinchazón del cartílago de crecimiento del talón. Y, aunque no es una verdadera enfermedad por decirlo de alguna manera, sí causa un dolor muy frecuente en el talón de los niños, sobre todo, en la preadolescencia y adolescencia.

Publicidad

Índice

El cartílago de crecimiento (o placa epifisaria) es una zona en el extremo de un hueso en desarrollo donde, con el tiempo, las células de cartílago se convierten en células óseas. Mientras sucede esto, los cartílagos de crecimiento se expanden y se unen y es así es como crecen los huesos. La enfermedad de Sever es, por tanto, esa inflamación o irritación del cartílago de crecimiento en el talón. En ocasiones solo duele un talón, pero en la mayoría de los casos afecta a ambos pies.

Es más habitual en niños que en niñas y aparece con más frecuencia en la época de los estirones, en torno a los 10 y 15 años en los niños, y a los 8 y 13 años en las niñas.
 

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la enfermedad de Sever?

La enfermedad de Sever causa dolor o mayor sensibilidad en uno o ambos talones. Pero hay algunos signos y síntomas de esta enfermedad que son:

- inflamación y enrojecimiento en el talón

- rigidez en el pie al levantarse

- dolor al presionar el talón por ambos lados
 

¿Por qué aparece la enfermedad de Sever?

En las etapas de crecimiento rápido, los músculos, huesos y tendones crecen a diferente velocidad. En algunas situaciones, los músculos y el tendón de Aquiles pueden tensarse y tirar del hueso de ese talón inmaduro. Esta zona (apófisis del calcáneo) acaba inflamándose y doliendo (apofisitis), provocando la enfermedad de Sever.

Además, hay que tener en cuenta que existen algunas situaciones que favorecen dicha enfermedad como son el aumento de la actividad deportiva (correr, saltar, fútbol, baloncesto, gimnasia…) que puede provocar un sobreuso del talón, y otras condiciones como utilizar calzado gastado, correr en superficies duras, tener los pies planos o los pies cavos.
 

¿Cuánto tarda en curarse? ¿Deja secuelas la enfermedad de Sever?

Lo más habitual es que tarde entre dos y ocho semanas en curarse si se hace un reposo adecuado. Pasado este tiempo, se puede volver a realizar la actividad física a la que se estaba acostumbrado, aunque en ocasiones aparecen recaídas. La enfermedad de Sever no tiene complicaciones a largo plazo y desaparece definitivamente al cerrarse los cartílagos de crecimiento que suele ser a los quince años aproximadamente. En realidad, son los síntomas del niño los que mandan.
 

Recuperación: ¿se podrá retomar el deporte?

En el momento del diagnóstico, lo más importante es reposar y quitarle el dolor. Sin embargo, es cierto que en la mayoría de las ocasiones una vez pasados unos días o semanas, si las molestias mejoran sí se puede volver a hacer deporte. Pero mucho cuidado y siempre mejor retomarlo de forma progresiva y con ejercicios que no produzcan dolor. Se podrá aumentar la intensidad del deporte poco a poco siempre y cuando duela nada.

Además, hay que tener en cuenta que, cuanto antes se trate la enfermedad de Sever, más rápida será la recuperación, aunque esta puede volver a aparecer si no se toman medidas a largo plazo para proteger el talón durante los años de crecimiento del niño. Una de las medidas más importantes es asegurarse de que los niños usen un calzado adecuado.

Los zapatos de buena calidad, con buen ajuste y con suelas amortiguadoras, ayudan a reducir la presión sobre el talón. Si el niño tiene pie pronado, pie plano o cavo, u otra afección que aumente el riesgo de tener enfermedad de Sever, es posible que se deban usar plantillas especiales como:

- taloneras que brindan amortiguación al talón cuando este choca contra el piso

- cuñas que reducen la presión en el tendón de Aquiles al elevar el talón

- soportes para arco que sostienen el talón en la posición ideal
 

Y lo más importante: un buen tratamiento

La finalidad de cualquier tratamiento es siempre la misma: eliminar o aliviar el dolor. Y en este caso, a su vez, ayudar a mantener las actividades del niño tanto como sea posible por lo que conviene evaluar qué actividades deportivas realiza el niño y si estas se realizan de una forma adecuada y con un calzado apropiado.

La aplicación de frío local, la utilización de una talonera blanda o la medicación antiinflamatoria pueden ayudar a aliviar las molestias. Pero si las molestias son bastante importantes se puede optar por disminuir las actividades deportivas.

- En los casos más severos se puede hacer fisioterapia antiinflamatoria y ejercicios de estiramiento.

- Y, en los casos extremos, puede llegar a producirse una fractura por compresión en la zona ósea recién formada, al lado de la zona de crecimiento. En esos casos el dolor es muy intenso y se puede llegar a necesitar la colocación de una inmovilización con yeso.

Después, y ya según lo recomendado por los médicos especialistas, el niño deberá reducir todas las actividades que produzcan dolor o evitarlas por completo hasta que todos los síntomas desaparezcan. Además, deberá evitar correr descalzo o en superficies duras porque el fuerte impacto en los pies puede empeorar el dolor y la inflamación.

El médico también puede aconsejarle algunas sugerencias como:

- Realizar ejercicios con los pies y las piernas para estirar y fortalecer los músculos y los tendones de las piernas.

- Elevar el talón lesionado y aplicar hielo (envuelto en una toalla, no directamente sobre la piel) durante 20 minutos, y dos o tres veces por día para ayudar a reducir la hinchazón.

- Utilizar un vendaje elástico o una media de compresión que estén diseñados para ayudar a aliviar el dolor y la hinchazón.

- Tomar un medicamento de venta sin receta para aliviar el dolor y la hinchazón.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×