×
  • Buscar
Publicidad

Síntomas y tratamiento del codo de tenista o epicondilitis lateral

Síntomas y tratamiento del codo de tenista o epicondilitis lateral

El codo de tenista, o epicondilitis lateral, es la inflamación de los tendones que unen los músculos del antebrazo con la parte exterior del codo. Se llama así porque es más habitual en personas que juegan al tenis u otros deportes de raqueta por el movimiento que realizan, pero puede surgir después de practicar otros deportes o realizar otro tipo de actividades.

Publicidad

Los movimientos repetitivos, sean en la zona que sean, pueden dañar los músculos y los tendones. En este caso, se ven afectados los tendones que unen los músculos del antebrazo con la parte exterior del codo, causando dolor y sensibilidad en la zona.


La causa de la aparición de este problema es el uso excesivo del músculo extensor radial corto del carpo (ECRB), que ayuda a estabilizar la muñeca cuando el codo está recto. Pero cuando el ECRB se debilita debido al uso excesivo, se forman desgarros microscópicos en el tendón, causando inflamación y dolor.


Además del tenis, el pádel u otros deportes con raqueta, el codo de tenista también puede aparecer en personas que realizan actividades que requieren el movimiento repetitivo y vigoroso de este músculo del antebrazo, como los pintores, los carpinteros, los plomeros, los cocineros, los carniceros, etc.


También la edad aumenta el riesgo de padecer este problema, más habitual en personas de entre 30 y 50 años.


Además, la epicondilitis lateral puede ocurrir sin ninguna lesión repetitiva reconocida.

No te puedes perder ...

Síntomas y tratamiento del Síndrome Landau-Kleffner

Síntomas y tratamiento del Síndrome Landau-Kleffner

Es un trastorno neurológico congénito raro que afecta a la capacidad para entender o expresar el lenguaje y que provoca otros síntomas como epilepsias, problemas en el aprendizaje, problemas de comportamiento… Por eso a veces se confunde con autismo.

Y tambien:


Síntomas del codo de tenista


Los síntomas del codo de tenista se desarrollan gradualmente. Normalmente comienza con dolor leve que va empeorando con los meses. Además del dolor o ardor en la parte exterior del brazo, también se notan dificultades al agarrar algo. Asimismo, los síntomas empeoran al realizar ciertas actividades como sostener una raqueta, girar una llave o torcer algo.


Generalmente el brazo afectado es el dominante ya que se usa más en estas actividades, pero pueden ser los dos.


Tratamiento del codo de tenista


Primero, hace falta confirmar el diagnóstico, aunque los síntomas suelen ser bastante indicativos del problema. No obstante, lo normal es que el médico lleve a cabo diversas pruebas como pedirte que intentes enderezar la muñeca y los dedos contra una resistencia con el brazo completamente recto para ver si esto causa dolor. También se pueden realizar radiografías, imagen de resonancia magnética (MRI) para ver los tejidos  o una electromiografía (EMG) para descartar una compresión de nervios.


Normalmente (en el 80-95% de los casos), es suficiente con un tratamiento no quirúrgico que consiste en varias medidas:


1- Reposo y descanso. Se recomienda no efectuar aquellas actividades que puedan causar el dolor durante varias semanas.


2- Antiinflamatorios no esteroideos. Fármacos como el ibuprofeno reducen el dolor y la inflamación.


3- Fisioterapia. Existen ciertos ejercicios que son útiles para fortalecer los músculos del antebrazo. El fisioterapeuta también puede darte masajes con hielo o estimular los músculos para mejorar la cicatrización de los mismos.


4- Uso de un brazalete. Ponerse un brazalete en la parte posterior del antebrazo también puede ayudar a aliviar los síntomas al permitir descansar los músculos y los tendones.


5- Inyecciones de esteroides. Los esteroides son antiinflamatorios muy efectivos. Las inyecciones directas en el músculo dañado alivian los síntomas.


6- Terapia por ondas de choque. Las ondas de choque envían ondas de sonido al codo que contribuyen a la cicatrización del cuerpo.


Si nada de esto funciona, y los síntomas continúan o empeoran 12 meses después, se recomendará la cirugía. Generalmente lo que se hace es extirpar el músculo enfermo y volver a unir el músculo sano al hueso. Se puede hacer mediante cirugía abierta o artroscópica.


Después de la cirugía, el brazo quedará inmovilizado temporalmente con una férula, que se retirará una semana después. Luego habrá que hacer rehabilitación para estirar el codo y restaurar la flexibilidad.

Foto: Creado por Macrovector - Freepik.com


Te puede interesar:

Los percentiles de pesos y tallas se utilizan en las consultas pediátricas para determinar si el crecimiento y desarrollo de un bebé es correcto o no.

Fecha de actualización: 09-04-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad