Síntomas y contagio de la lepra

Síntomas y contagio de la lepra
comparte

La lepra es una infección crónica causada por la bacteria Mycobacterium leprae que provoca la aparición de úlceras cutáneas muy características, daños neurológicos y debilidad muscular. Si no se trata a tiempo puede causar complicaciones muy serias y permanentes en la persona afectada.

También conocida como enfermedad de Hansen (por el médico noruego que la descubrió), es una infección crónica originada por el bacilo Mycobacterium leprae, que afecta principalmente a los nervios periféricos, la piel, los ojos y las mucosas de las vías respiratorias altas.


Aunque la lepra está erradicada en muchos países, todavía sigue presente en más de un centenar de países, entre los cuales destaca la India, que aglutina el 58% del total de los nuevos casos detectados, seguido de Brasil e Indonesia.


Durante siglos los leprosos fueron considerados apestados, se les obligaba a vivir aparte del resto de la población y nadie osaba tocarlos por miedo al contagio. Sin embargo, el contagio no es tan sencillo de persona a persona y, de hecho, la lepra de carácter leve (o lepra tuberculoide), no es contagiosa; mientras que la lepra grave (o lepra lepromatosa), sí lo es.


Entonces, ¿cómo se contrae?


A pesar de que la palabra lepra da miedo, no es fácil contagiarse de esta enfermedad ya que las investigaciones afirman que el 90% de la población presenta una resistencia natural frente a la bacteria Mycobacterium leprae, por lo que aunque se contagien de este patógeno, pueden no desarrollar la enfermedad.

Síntomas y tratamiento de la uveítis

Síntomas y tratamiento de la uveítis

La uveítis es una enfermedad que provoca la inflamación de la capa intermedia del globo ocular. En los niños la mayoría de las veces suele ir asociada a la artritis crónica juvenil. Un diagnostico precoz es la clave para disminuir en gran medida las posibles complicaciones.


La higiene, la nutrición y la dificultad para acceder al tratamiento cuando se presentan los primeros síntomas son los mayores factores de riesgo asociados a la aparición y contagio de la enfermedad, por eso hay países en los que prácticamente está erradicada.


Por lo tanto, si bien es cierto que una persona que vive con otra enferma de lepra tiene más posibilidades de contraer la infección, también es cierto que el contagio dependerá de su sistema inmunitario.


Se cree que la transmisión se produce de manera área, es decir, por medio de las secreciones nasales o los estornudos que contienen un gran número de bacilos. También se cree que las lesiones cutáneas ulceradas pueden trasmitir la bacteria. Incluso hay científicos que piensan que los objetos que han estado en contacto con el enfermo podrían contener gérmenes.


No obstante, como decíamos contagiarse o no dependerá de las defensas de cada persona.


Asimismo, parece que no suele afectar a menores de tres meses de edad, y que las embarazadas sí pueden transmitirlo a sus fetos.


Síntomas y tratamiento de la lepra


El periodo de incubación de la lepra es muy lento, de modo que los afectados pueden permanecer asintomáticos hasta 10 años.


Los síntomas dependen del tipo de lepra y de la respuesta inmunológica del enfermo. Los más característicos son:


- Lesiones cutáneas que provocan protuberancias deformantes que pueden ulcerarse.


- Daños neurológicos en brazos y piernas, causando sensibilidad en la piel y debilidad muscular (al perder la capacidad de sentir frío, calor o color, los enfermos pueden herirse gravemente o quemarse sin darse cuenta).


- A medida que avanza la enfermedad, los miembros se deforman, las mucosas de boca y nariz se destruyen, se pierde el vello corporal y los dientes, y los rasgos faciales se deforman.


En cuanto al tratamiento, es importante comenzarlo cuanto antes para evitar las complicaciones graves así como el contagio a otras personas ya que mientras la persona infectada se esté tratando, no lo transmite.


Se usan antibióticos para frenarla e incluso curarla totalmente, aunque esto dependen del tipo de lepra y de cuánto se haya extendido por el organismo.


Para conseguir que se erradique totalmente, es necesario proporcionar en las zonas afectadas acceso gratuito a los medicamentos y una mayor atención temprana. 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar