×
  • Buscar
Publicidad

Síntomas de la hiperreflexia autónoma

Síntomas de la hiperreflexia autónoma

La hiperreflexia autónoma es una reacción anormal y exagerada del sistema nervioso involuntario (autónomo). La causa más común de este problema es una lesión en la médula espinal.

Publicidad

Las personas que padecen hiperreflexia autónoma presentan una respuesta excesiva ante diversos estímulos que no suelen molestar ni afectar a personas que no tienen este problema. Así, estas personas suelen presentar los siguientes síntomas o reacciones exageradas:


- Cambio en la frecuencia cardíaca (pulso lento o rápido)

- Sudoración excesiva

- Hipertensión arterial

- Espasmos musculares, sobre todo en la mandíbula

- Cambios en el color de la piel (enrojecimiento, palidez, color azul grisáceo, etc.)

- Ansiedad o preocupación

- Problemas vesicales o intestinales

- Visión borrosa o pupilas dilatadas

- Aturdimiento, mareo o desmayo

- Fiebre

- Piel de gallina o enrojecida por encima del nivel de la lesión de la médula espinal

- Congestión nasal

- Dolor de cabeza pulsátil


Causas de la hiperreflexia autónoma


La causa más habitual de esta enfermedad es una lesión en la médula espinal. Sin embargo, existen otras enfermedades o tratamientos que pueden causar la hiperreflexia, como el Síndrome de Guillain-Barre (trastorno en el cual el sistema inmunitario del cuerpo ataca parte del sistema nervioso), la ingesta de ciertos medicamentos, traumatismo craneal grave o lesiones en el cerebro, hemorragia subaracnoidea, consumo de drogas.

No te puedes perder ...

Y tambien:


¿Se puede tratar?


Lo primero, es necesario confirmar el diagnóstico, para lo cual puede ser necesario hacer una evaluación neurológica completa y diversas pruebas como exámenes de orina y sangre, TAC o resonancia magnética, ECG (medición de la actividad eléctrica del corazón), punción lumbar, prueba de basculación, examen toxicológico o radiografías.


La hiperreflexia autónoma es potencialmente mortal ya que se encuentra afectada la médula espinal, por eso es necesario identificar y tratar el problema lo más rápido posible. Si se detecta a una persona con este problema, hay que recomendarle que se siente derecho y levante la cabeza y que se quite la ropa apretada.


Después, el tratamiento variará según la causa. Puede ser necesario suspender ciertos fármacos o drogas, tratar la enfermedad causante o administrar anticolinérgicos para controlar la frecuencia cardiaca. Incluso se puede necesitar un marcapasos para estabilizar el ritmo cardíaco.


Si la causa es ajena, como la ingesta de ciertos fármacos, el pronóstico es bueno y se resolverá en cuanto se acabe con la causa. Pero si es alguna lesión grave en la médula o el cerebro, puede tener un pronóstico muy malo ya que puede causar un paro cardiaco, crisis epilépticas, sangrado en los ojos, accidente cerebrovascular o la muerte.


Para prevenir esta enfermedad, las personas que tienen alguna lesión en la médula espinal deben procurar no permitir que la vejiga se llene demasiado y vaciarla frecuentemente, evitar la retención fecal o cuidar bien la piel para evitar las úlceras cutáneas.


Fecha de actualización: 27-02-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.