Síndrome de las piernas inquietas en los niños

Síndrome de las piernas inquietas en los niños
comparte

En ocasiones el síndrome de piernas inquietas está detrás del dolor frecuente de piernas en los  niños o en sus trastornos de sueño. Hablamos de un desorden del sistema nervioso que provoca sensaciones molestas e incómodas en las extremidades inferiores (a veces también en las manos), como cosquilleos, picores u hormigueos, y que obliga a quien lo sufre a moverse continuamente para aliviar esa desagradable sensación.

No te puedes perder ...

Dra. Esther Serra

Dra. Esther Serra

Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad Autónoma de Barcelona, es especialista en dermatología infantil y actualmente Coordinadora  del Grupo Español de Investigación en Dermatitis de contacto y Alergia Cutánea  (GEIDAC). La Dra. Serra nos habla de las principales enfermedades de la piel de los bebés y cómo evitarlas en la medida de lo posible

Los síntomas, que pueden variar de leves a muy severos, son más frecuentes en periodos de inactividad o descanso, por lo que se manifiestan especialmente al estar sentado, tumbado o durante la noche. Esto hace que el síndrome de piernas inquietas sea considerado un trastorno del sueño ya que esa sensación que le impulsa a agitarse le impide dormir bien y descansar correctamente. Lo que inevitablemente afecta a su calidad de vida, provocándole hiperactividad, irritabilidad, falta de atención durante el día...

 

A pesar de que el trastorno de piernas inquietas puede aparecer a cualquier edad y en ambos sexos, tiene mayor incidencia en las mujeres. Asimismo tiende a ser hereditario por lo que probablemente si un niño sufre de piernas inquietas, alguno de sus familiares también lo padecerá.

 

Tratamiento

 

Uno de los principales problemas de esta afección es que no siempre se reconoce fácilmente. A veces sus manifestaciones son intermitentes y, especialmente cuando se trata de niños muy pequeños, son difíciles de describir o explicar por quien las padece. Tampoco se puede curar, pero una vez reconocida la enfermedad se pueden tratar sus síntomas para aliviarlos, cambiando los hábitos a la hora de acostarse, incluyendo hierro a la dieta, aplicando estiramientos y masajes en las piernas y, si fuera necesario, con medicación. 


Te puede interesar:
La escuela y las familias deben trabajar conjuntamente para la detección de altas capacidades en niños y establecer el entorno preciso para que puedan alcanzar su máximo potencial.


Fecha de actualización: 05-12-2014

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>