×
  • Buscar
Publicidad

Mi hijo tiene lombrices

Mi hijo tiene lombrices

No duerme bien, está inquieto, parece tener pesadillas y además se rasca el culito por las noches, lo que le provoca irritación de la zonal perianal. Seguramente tu hijo padezca oxiuriasis

Publicidad

La oxiuriasis, o lombrices como se conoce comúnmente, es una infección por parásitos intestinales muy frecuente en los niños. Especialmente en los de edad preescolar y escolar.

Estos parásitos, los oxiurios o pequeñas lombrices finas como un hilo de no más de 1 cm de longitud que se alojan en el intestino de los humanos, se desplazan hacia el ano para dejar sus huevos, generalmente por la noche. Estos huevos serán los que ocasionen el picor intenso en la zona, que provoca que el niño se rasque y se irrite la piel. En las niñas incluso pueden llegar hasta la zona genital originando vulvovaginitis.

Además al rascarse, los huevos larvados se quedan debajo de las uñas, por lo que si, como es habitual en los niños de esta edad, se llevan los dedos a la boca, los tragarán infectándose de nuevo.

El contagio puede producirse tanto por la ingesta de los huevos como por inhalación de los mismos, y pasan de unos a otros al compartir juguetes, ropa, baños, etc. Por lo tanto aunque es un problema más frecuente en niños pequeños, no están exentos del contagio los demás miembros de la familia.

No te puedes perder ...

Y tambien:

¿Cómo se cura?

Los parásitos son perfectamente visibles en las heces del niño, así que es relativamente fácil de detectar. Y aunque es un problema molesto por sus síntomas, no reviste ninguna gravedad y su tratamiento es sencillo y eficaz.

El pediatra recetará un medicamento para tratar la infestación que será necesario repetir hasta eliminar todas las lombrices que han salido de los huevos. También será necesario que aquellos que conviven con el niño tomen el tratamiento.

Además, se deberá bañar bien al niño por la mañana para eliminar parte de los huevos y cambiar con frecuencia la ropa interior. Asimismo conviene cambiar a menudo y lavar con agua muy caliente las toallas y las sábanas que haya usado el niño, evitando sacudirlas para no propagar los posibles huevos por el aire.

Según explica la Asociación de Pediatría, no hay motivo para modificar la dieta o las actividades habituales del niño. No es necesario, por lo tanto, que deje de asistir al colegio o la guardería, si bien, se recomienda que extreme la higiene, lleve las uñas cortas y se lave frecuentemente las manos con agua y jabón.

Ponerle a tu hijo un pijama cerrado puede ser también una medida preventiva ya que impedirá que tenga acceso directo a la región anal y se rasque.


Fuente:

Asociación Española de Pediatría

Fecha de actualización: 03-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.