La enfermedad del beso en niños

La enfermedad del beso en niños
comparte

La mononucleosis infecciosa es un trastorno de origen vírico que se trasmite por el contacto de la saliva. Tiene una mayor incidencia entre adolescentes pero los niños pequeños también pueden padecerla, especialmente al empezar la guardería.

La mononucleosis infecciosa, más comúnmente conocida como la enfermedad del beso, es una infección provocada por el virus Epstein-Barr, de la familia de los herpes simples, que se propaga a través de la saliva. La parte de la población que más la padece son los adolescentes, es menos común entre bebés y niños y los adultos suelen presentar anticuerpos que impiden que la infección se desarrolle.

 

Trasmisión del virus y síntomas

 

El virus se trasmite por la saliva, de ahí su popular nombre de “enfermedad del beso”, y su mayor incidencia se da entre adolescentes de entre 14 y 18 años y jóvenes hasta 25 años. El contagio entre niños pequeños suele producirse con mayor frecuencia cuando empiezan la guardería pues suelen compartir entre ellos chupetes y muñecos que muerden y chuperretean. 

 

El periodo de incubación de esta dolencia es bastante largo, puede durar hasta 10 semanas pero en niños y adolescentes suele ser más corto (entre 1 y 3 semanas). Los síntomas remiten usualmente a los 10 o 15 días.

No te puedes perder ...

Apófisis xifoides en bebés

Apófisis xifoides en bebés

Seguro que habrás notado un bultito duro en medio el pecho de tu bebé, entre sus costillas. Es la apófixis xifoides, que en bebés se puede notar hasta los 3 años. Pero no te preocupes, es algo totalmente normal.

 

 

Los síntomas más frecuentes son fiebre alta, agotamiento general o cansancio, adenopatía (inflamación de los ganglios linfáticos), dolor de cabeza y abdominal, rinitis, mal aliento, leucoplasia e inflamación del hígado o el bazo; una vez que desaparecen, la fatiga puede permanecer 1 o 2 meses más. No tienen por qué aparecer todos estos indicios juntos sino que cada persona contagiada padecerá una combinación de algunos. En los adolescentes el cuadro sintomático es bastante considerable, sin embargo, durante la infancia los síntomas suelen ser más leves e incluso inexistentes: enfermedad asintomática. Esto ocurre porque a partir de cierta edad el sistema inmune es más fuerte, lo que implica que la reacción del cuerpo sea mayor y, por tanto, los síntomas más intensos.

 

Muchas veces los síntomas pueden confundirse con los de una gripe común o infección de garganta así que el diagnóstico de la enfermedad se realizará por la sospecha del médico y la posterior confirmación a través de un análisis de sangre.

 

Tratamiento

 

En cuanto al tratamiento, al ser un trastorno vírico no existe un método específico ni antibiótico que puedan acabar con el Epstein-Barr. La mayoría de las veces el médico prescribe reposo absoluto y abundante ingesta de líquidos y si las molestias en la garganta o cualquier otro lado son muy intentas y la fiebre muy alta, seguramente recete antitérmicos y antiinflamatorios. Algunas veces el pediatra suele mandar corticoides si la inflamación de la garganta dificulta la respiración del pequeño.

 

Aunque la enfermedad remita, el virus no desaparece sino que se queda latente de por vida en la sangre, eso sí, suele ser improbable su reactivación.

 

Posibles complicaciones

 

En general, esta enfermedad no reviste gravedad y los síntomas suelen ir remitiendo con el paso de los días pero como en todos los casos pueden darse complicaciones como inflamación excesiva del bazo que acaba rompiéndose (el médico deberá valorar la cirugía), hepatitis e ictericia o anemia. Para evitar esto, lo más recomendable es que una vez que el médico haya detectado los síntomas haga un seguimiento de la evolución de la enfermedad para detectar cualquier empeoramiento a tiempo.  


Te puede interesar:
Muchas personas aún en crecimiento se preguntan "¿cómo saber qué estatura voy a tener?". De manera orientativa se puede calcular la estatura final tomando en consideración la altura de los progenitores. Pero si se desea un resultado más preciso, es necesario realizar una serie de pruebas prescritas por un médico.


Fecha de actualización: 21-05-2015

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>