Epilepsia en bebés y niños

Epilepsia en bebés y niños
comparte

La epilepsia es un trastorno neurológico que afecta al 1% de los niños y que causa crisis epilépticas caracterizadas por convulsiones muy aparatosas que asustan mucho a los padres. Lo bueno es que la mayoría de niños responde muy bien al tratamiento y puede llevar una vida totalmente normal.

La epilepsia se produce a causa de descargas desorganizadas de impulsos eléctricos en las neuronas. Estos impulsos hacen que el niño realice movimientos voluntarios y convulsos de todo el cuerpo, las crisis epilépticas.

 

En cuanto a las causas que provocan que una persona sea epiléptica encontramos:

 

- Lesiones o cicatrices cerebrales producidas en el nacimiento

 

- Tumores o malformaciones cerebrales

 

- Meningitis o encefalitis

 

- Predisposición genética

 

El primer ataque en niños suele darse entre los 2 y los 14 años.  

 

Síntomas de la epilepsia

 

Para considerar epiléptico a una persona los ataques tienen que darse con cierta frecuencia y no hay que confundirlos con las convulsiones febriles, que pueden ser parecidas pero están causadas por una fiebre muy alta.

 

El síntoma más claro y característico son las crisis epilépticas en las que el niño presenta convulsiones musculares violentas, con sacudidas de varios grupos de músculos, acompañadas de alteraciones bucales, bruxismo, giros forzados de la cabeza, incontinencia urinaria, pérdida temporal de la consciencia, náuseas, sudoración excesiva… Una vez acaba la crisis no recuerda nada lo sucedido.

No te puedes perder ...

La gripe en bebés y niños

La gripe en bebés y niños

La gripe en un bebé o un niño es una de las causas de mayor preocupación de todo padre y llena las consultas de pediatría en la época invernal. La fiebre puede ser una enfermedad grave y es el pediatra el que debe indicarte el tratamiento adecuado.

 

Cuando una persona padece un ataque epiléptico hay que llamar a urgencias ya que el niño no puede respirar bien y está recibiendo descargas eléctricas constantes.

 

Mientras, se debe actuar de la siguiente manera para evitar daños mayores:

 

- Tumbarle en el suelo de lado y lejos de objetos peligrosos. Ponerle una almohada o algo de ropa debajo de la nuca.

 

- Si ya está diagnosticado y tratado, darle las pastillas que cortan la crisis.

 

- Ponerle en la boca un objeto alargado y duro como un palo para que no se muerda la lengua ni los labios.

 

- No es necesario realizar el boca a boca.

 

- No hay que sacudirle.

 

¿Cómo se trata la epilepsia?

 

Algunos casos de epilepsia infantil se resuelven solos con el paso del tiempo, aunque la mayoría necesitará tratamiento médico, fármacos que controlan y evitan la aparición de los ataques.

 

También se ha comprobado que una dieta rica en grasas y baja en hidratos de carbono y proteínas, dieta cetogénica, puede reducir las crisis.

 

En algunos casos será necesario pasar por quirófano para quitar la parte de tejido cerebral dañada, pero esto es algo muy raro.

 

Asimismo, existen diversos factores que pueden desencadenar una crisis y que, por tanto, habrá que evitar, como la falta de sueño y de descanso; por eso los niños epilépticos deben seguir unos horarios, dormir entre 8 y 10 horas, ver la televisión a más de 2 metros y con luz ambiental, no abusar de las consolas y videojuegos, limitar las bebidas estimulantes, etc. en general, es mejorar evitar la sobreexcitación del pequeño.

 

Aunque pueda resultar muy preocupante para los padres enterarse de que su hijo es epiléptico, hay que ver la parte buena y pensar que la mayoría de niños podrá controlar totalmente sus crisis con medicación y pasar años sin tener un ataque, y por lo tanto tener una vida normal igual que el resto de amigos y compañeros de colegio.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>