×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo tratar las migrañas infantiles?

¿Cómo tratar las migrañas infantiles?

En los últimos 10 años, se ha observado un aumento de pacientes infantiles que acuden al neurólogo aquejados de fuertes migrañas. Al ser una enfermedad cuyo origen se desconoce, su tratamiento no siempre resulta fácil. No obstante, la mayoría de niños responde bien a los fármacos y sus dolores remiten antes de terminar la pubertad

Publicidad

Indice

 

¿Qué son las migrañas infantiles?

Es un tipo de dolor de cabeza usualmente muy intenso y que puede incapacitar a quien lo sufre. Es un trastorno de origen neurológico y genético, normalmente las personas que lo padecen tienen antecedentes familiares con este mismo problema. Aunque en los niños es menos frecuente, pueden sufrirlo desde el año de edad.
 

Síntomas principales de migrañas en niños

No te puedes perder ...

¿Qué hacemos con los niños durante las fiestas?

¿Qué hacemos con los niños durante las fiestas?

Llegan las vacaciones navideñas y cada vez es más difícil saber qué hacer con los niños, ya que ellos tienen dos semanas sin colegio, pero la mayoría de los padres apenas si tienen un par de días de vacaciones, por lo que es imposible cuidarlos. Las nuevas necesidades, tras la incorporación de la mujer al trabajo, han hecho que cada vez sean más los colegios que abren en las fiestas y los centros que organizan campamentos y talleres infantiles para cuidar de los niños durante la jornada de trabajo

Y tambien:

• Dolor severo o moderado: algunos afectados lo presentan en un lado de la cabeza mientras que otros en ambos.

• Dolor palpitante o intermitente en la cabeza.

• Dolor que empeora con la actividad física.

• Dolor que obstaculiza actividades cotidianas.

Náuseas.

• Vómitos.

• Sensibilidad a la luz y al sonido.

Las migrañas infantiles tienden a durar periodos más cortos, pero el dolor puede ser tan intenso que obligue al pequeño a estar postrado. En los niños el dolor suele presentarse en ambos hemisferios de la cabeza y las auras visuales se presentan muy raramente. Los síntomas que predicen un ataque de migraña en bebés, además de los tradicionales, son bostezos, somnolencia, agotamiento, irritabilidad, depresión, antojo de alimentos dulces y sed intensa.  

La buena noticia es que la mayoría de los medicamentos que funcionan para adultos se pueden aplicar en los niños, por lo que, con una consulta al neurólogo pediatra, el pequeño puede librarse de estos dolores tan terribles.


¿Por qué se producen las migrañas?

Las causas exactas de las migrañas no se conocen, por eso es una enfermedad difícil de tratar. Se sigue investigando y aportando nuevas estrategias para dar una mejor calidad de vida a quienes las padecen.

Muchas teorías intentan explicar las causas de las migrañas y fundamentalmente sus manifestaciones asociadas (aura). La teoría vascular propone que las manifestaciones que acompañan al aura se deberían a una constricción de los vasos sanguíneos intracerebrales. Otras hipótesis apuntan a una disfunción cerebral y por último se habla de una alteración en las sustancias llamadas neurotransmisores (serotonina). Evidentemente no hay acuerdo todavía sobre las posibles causas, sin embargo la teoría de los neurotransmisores sería la más cercana a la realidad ya que las crisis ceden con medicamentos que inhiben estas sustancias.

En general tienen un buen pronóstico, es muy raro que las migrañas que comienzan en la infancia reaparezcan en la edad adulta. Esto es muy importante ya  que alienta a los papás y al pequeño paciente a realizar los tratamientos sabiendo que remitirá antes de finalizar la pubertad.
 

Aumento de las migrañas infantiles

Según un informe del Hospital de Sant Joan de Déu de Barcelona, en los últimos años han aumentado un 20% las consultas al neurólogo a causa de las migrañas infantiles. Se calcula que el 96% de niños de 14 años ha sufrido cefalea en algún momento de su vida. De éstos, el 40% de menores de siete años y el 75% de mayores de 15 años sufren crisis de migraña de forma repetitiva.

Este aumento se debe tanto a cefaleas tensionales (provocadas por un ritmo de vida más estresante) como a las migrañas de origen genético. Estas últimas se pueden precipitar por distintos factores, como una mala alimentación, falta de ejercicio físico o de horas de sueño. Por eso, los especialistas recomiendan que los niños duerman de 9 a 10 horas diarias. La migraña puede afectar directamente a la calidad de vida del chico ya que tiene más mal humor, participa menos en las actividades sociales y disminuye su rendimiento escolar.


¿Cómo tratar las migrañas en niños?

A la hora de decidir el tratamiento hay que tener en cuenta que los ataques suelen durar alrededor de dos o tres horas, por lo que los fármacos que se empleen deben ser de rápida acción.

Además, no todos los medicamentos son efectivos en estos casos y muchos no se absorben bien por las náuseas, los vómitos y la relativa parálisis gástrica que se produce durante los ataques de migraña. Varios estudios han demostrado que los más efectivos son los paracetamoles y los ibuprofenos.

Para tratar este tipo de dolor, en ocasiones es necesario modificar los hábitos de vida del niño. Pasar mucho tiempo delante de la televisión o del ordenador, comer poco y mal o la ingesta excesiva de ciertos alimentos (como el chocolate o el queso curado), también pueden agravar el problema.   

Por eso, es importante llevar un registro de cuántos días a la semana le duele la cabeza, cuánto tiempo dura el dolor, qué había comido ese día, si realizó alguna actividad especial... Averiguar los desencadenantes evita que se tengan que restringir alimentos o actividades que a él en particular no le afectan, ya que éstos son propios para cada paciente, ni siquiera todos los miembros de una familia reaccionan igual ante determinados estímulos. Puede que a una persona comer chocolate le siente mal, pero a su hijo no.

Se debe tener en cuenta que antes de la pubertad no hay diferencias entre la cantidad de niños y niñas que padecen las cefaleas, pero lo cierto es que tras esta fase de la vida la migraña suele ser más común en los adolescentes, aunque los más pequeños también las sufren. De hecho, los ataques son más cortos en los niños que en los adultos y los síntomas más comunes en ellos son la náusea y los vómitos, la diarrea, la sed, un aumento de la necesidad de orinar, los sudores y la hinchazón.

Y, al igual que pasa con los adultos, se debe identificar y evitar los factores que provocan las crisis o las potencian. Los médicos, por ejemplo, lo que suelen recomendar para los más pequeños es mantener una hora fija para acostarse y para comer y también para evitar una sobrecarga de actividades.


Terapias de tratamiento

Dentro de las terapias de tratamiento para la curación de las migrañas nos encontramos con las farmacológicas y las no farmacológicas. Asimismo, los medicamentos de rescate que se aplican cuando la medicación intensa falla. Por su parte, para el tratamiento individual de la migraña tenemos:

analgésicos: aspirinas, paracetamol o metamizol.

antiinflamatorios: indicados en episodios leves o de moderada intensidad y prescritos siempre por un profesional médico. Lo más eficaces son el ácido acetilsalicílico, el naproxeno, el ibuprofeno, el dexketoprofeno y el diclofenaco.

antieméticos: en crisis de migraña con náuseas y vómitos.


¿Qué hay de las terapias para la mente?

El biofeedback o las técnicas de relajación se recomiendan especialmente en los niños de esta edad. Son los más receptivos al menos en lo que a estas terapias se refiere. No obstante, si el tratamiento farmacológico se hiciera necesario el médico comenzará empleando un solo analgésico. El biofeedback en concreto es la terapia de retroalimentación eléctrica que monitoriza las sensaciones del cuerpo desde la temperatura hasta la tensión muscular. También están la hipnoterapia, la meditación o el mindfulness y la psicoterapia.

Otros consejos a tener en cuenta:                         

- Mantener un diario para el menor en el que ha de escribirse lo siguiente:

> La fecha y el momento en el que comienza cada cefalea y su duración.

> Cualquier otro signo de migraña, como las náuseas, los vómitos o la sensibilidad a la luz.

> Cualquier causa que pueda provocar un ataque.


¿Qué es lo más eficaz para los más pequeños?

Tras algunos ensayos realizados se ha descubierto que el ibuprofeno sí parece ser eficaz para tratar a los niños con migraña. Por suerte, este está fácilmente disponible y es de bajo costo convirtiéndolo en una primera elección, y una excelente, para tratar la migraña. El paracetamol, por el contrario, no llegó a mostrar su eficacia al menos en lo que respecta al alivio del dolor en los niños.

Los triptanos, por ejemplo, son un tipo de medicación diseñada específicamente para tratar la migraña y suelen ser, además, bastante eficaces al brindar un mayor alivio del dolor en niños y adolescentes. Pero si hablamos de efectos secundarios lo cierto es que sí hay riesgo de que los fármacos triptanos puedan causar efectos secundarios leves, aunque no graves. Estos efectos secundarios leves incluyen trastornos gustativos, síntomas nasales, mareo, fatiga, baja energía, náuseas o vómitos.
 

Remedios naturales para la migraña en niños

Muchas veces el dolor es tan intenso que ningún fármaco consigue acabar con él. Para paliar los síntomas, se puede recurrir a las siguientes medidas:

• Acuesta al niño en una cama o sillón en un cuarto completamente oscuro y silencioso.

• Colócale una toalla con agua fría sobre su cabeza.

• Hazle un masaje en el cuero cabelludo utilizando mucha presión.

• Presiona sus sienes.

• Trata de que duerma.

• Realiza con él técnicas de relajación. Cuanto más tranquilo esté, menos dolor sentirá. La práctica de gimnasia de relajación ayudará al pequeño en los momentos de crisis a disminuir la tensión muscular que aumenta mucho más el dolor.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.