¿Tu hijo no quiere hacer los deberes? ¡Disfrázale de Batman!

¿Tu hijo no quiere hacer los deberes? ¡Disfrázale de Batman!
comparte

Sentarse en la mesa a hacer los deberes y no distraerse con el móvil o el iPad es algo muy complicado para los niños de hoy en día. ¿Cómo lograr que se concentren en una tarea más aburrida o que perseveren ante las dificultades cuando suelen tener todo lo que desean con un clic? Muy fácil, disfrazándolos de superhéroes.

La perseverancia, o la capacidad de seguir con algo, es fundamental para el éxito en todos los aspectos de la vida, desde los académicos o los deportes hasta la música. Pero la vida es cada vez más molesta, especialmente para los niños, con el encanto de la tecnología y la capacidad de acceder a casi cualquier forma de entretenimiento a demanda.


Entonces, ¿qué puede motivarles o ayudarles a ser más perseverantes en las tareas más aburridas? Seis investigadores, basándose en estudios anteriores, diseñaron un experimento para ver qué hace que los niños se concentren en sus tareas cuando se les presenta la tentación del mundo virtual de un iPad.


Rachel E. White, de Hamilton College, y Emily Prager y Catherine Schaefer, de la Universidad de Minnesota, pidieron a 180 niños de entre 4 y 6 años que hicieran durante 10 minutos una aburrida tarea en un ordenador. También les ofrecieron una salida a los niños: si se aburrían, podían jugar un juego en el iPad, ubicado cerca de la sala de pruebas.


Los niños fueron repartidos en tres grupos diferentes: un grupo de control que pidió a los niños que pensaran en sus pensamientos y sentimientos mientras realizaban la tarea y se preguntaban: "¿Estoy trabajando duro?". Al segundo grupo se le pidió que pensara en ellos mismos en tercera persona, por ejemplo (si el nombre del niño es Hannah), "¿Hannah está trabajando duro?". A los terceros se les pidió que pensaran en alguien que fuera bueno para trabajar duro. Podían elegir entre algunos superhéroes o personajes de dibujos conocidos: Batman, Bob el constructor, Rapunzel y Dora la Exploradora. Los niños se disfrazaron como el personaje que escogieron y luego se les preguntó: "¿Batman está trabajando duro?", por ejemplo.

No te puedes perder ...


Durante 10 minutos, los niños podían moverse entre el "trabajo" y el iPad. A cada minuto se les recordaba a través de un altavoz su "condición" ("¿Dora está trabajando duro?"). A todos los niños se les dijo: "Esta es una actividad muy importante y sería muy útil que trabajaras duro en esto durante el tiempo que puedas". La perseverancia se midió como el tiempo dedicado a la tarea de "trabajo".


No es sorprendente para cualquiera que tenga hijos e iPads que, de media, los niños pasaran el 37% de su tiempo en la tarea de "trabajo" y el 63% en el iPad.


Pero es curioso comprobar cómo esos niños que pretendían ser superhéroes "trabajaron" más que aquellos que pensaban en sí mismos en tercera persona, y ambos grupos lo hicieron mejor que los niños que simplemente se consideraban a sí mismos como "yo".


En otras palabras, cuanto más se aleje al niño de la tentación, mejor será el enfoque. "Los niños a quienes se les pidió que reflexionaran sobre la tarea como si fueran otra persona tenían menos probabilidades de disfrutar de una gratificación inmediata y más probabilidades de trabajar hacia un objetivo a largo plazo", escribieron los autores en el estudio llamado "El Efecto Batman: Mejorando la perseverancia en los niños pequeños", publicado en Child Development.

 

Este no es un nuevo hallazgo. En la década de 1960, Walter Mischel hizo su famosa prueba con un malvavisco en la escuela de enfermería Bing en Stanford, que hábilmente puso a los niños de aproximadamente 3,5 a 5 años en una habitación con una golosina y les dijo que podían comerlo, o esperar y así conseguirían dos chucherías. Los niños que pudieron retrasar su gratificación o que exhibieron altos niveles de autocontrol tuvieron un mejor desempeño en la vida, mejoraron académicamente, ganaron más dinero y resultaron más saludables y felices. Además, eran menos propensos que aquellos que no podían resistirse a ser obesos, consumir drogas o ir a la cárcel.


La clave de la función ejecutiva superior (el conjunto de operaciones cognoscitivas que se encargan de la programación, fijación de metas, clasificación, iniciación, ejecución, vigilancia o el autocontrol), concluyeron Mischel y Patterson, fue la capacidad de replantear el objeto de la tentación en algo más abstracto. Un niño le dijo a Mishel que se imaginó que el malvavisco era una imagen y no una chuchería. "No se puede comer una foto". El secreto para reencuadrar es aprender a "enfriar" mentalmente los aspectos "calientes" de un entorno que lo tienta.


"El enfriamiento se puede lograr colocando el objeto a una distancia imaginaria (una fotografía no es un regalo), o volviéndolo a enmarcar (imaginando los malvaviscos como nubes y no como dulces). Centrarse en una experiencia completamente diferente también puede funcionar, al igual que cualquier técnica que ayude a cambiar su foco de atención en otra cosa".


Poniéndose una capa y una máscara, los niños del estudio reciente fueron mejores en lo que los psicólogos llaman 'auto-distanciamiento'. Una razón por la cual los niños se involucraron en el juego imaginario podría ser que pretender ser otra persona permitió la mayor separación de la tentación. Una segunda posible explicación es que los niños disfrazados se identificaron con los poderosos rasgos del superhéroe y quisieron imitarlos. Cualquiera sea la causa, los superhéroes mostraron más valor.


El estudio también mostró algo que los padres saben, pero a menudo se olvidan: los niños cambian drásticamente en un corto período de tiempo. Los niños de seis años dedicaron casi la mitad de su tiempo a la tarea en comparación con los niños de cuatro años que pasaron cerca de un cuarto de su tiempo en ella. Esto no es sorprendente teniendo en cuenta cómo los niños se desarrollan desde preescolar hasta la edad escolar. Como la mayoría de las habilidades, la función ejecutiva es aquella que se desarrolla a medida que los niños crecen, aunque a veces no lo suficientemente rápido para los padres. Pasar más tiempo como superhéroes podría ayudar.


Fuente: “The “Batman Effect”: Improving Perseverance in Young Children,” published in Child Development.


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado un test para evaluar las altas capacidades en niños con el fin de facilitar al máximo su identificación. Una vez se sabe que un niño tiene esta característica, la escuela y la familia deben trabajar en conjunto para que puedan alcanzar su potencial.


Fecha de actualización: 23-02-2018

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>