• Buscar
Publicidad

Psicología para niños de 3 años

Psicología para niños de 3 años

Cada etapa de desarrollo de un niño comprende una serie de fases diferentes por las que todos van pasando. A esta edad, es normal encontrarte con problemas como el “No quiero” o el “Yo no he sido”. ¿Cómo tratarle?

Publicidad

¡No quiero!

Ante cualquier orden, es muy probable que casi el 100% de las veces tu hijo responda de primeras “¡No quiero!”, sin saber si realmente le interesa o no hacer eso que le has mandado. Es casi un acto reflejo para ellos, lo contestan sin pensar.

Si entras en una lucha con él y empiezas a gritarle cada vez más fuerte para lograr que te obedezca, conseguirás justo lo contrario. Es mejor hacerle pensar que te da lo mismo si obedece o no; al ver que te da igual, el niño ya no siente ninguna presión, el enfrentamiento no se produce y tu hijo obedece.

Pero ¡cuidado!, una cosa es mostrar desinterés y otra abandonar. Si el niño tiene que hacer algo no debes dejar que abandone simplemente para no discutir. Se trata de buscar una fórmula alternativa ante la que no muestre resistencia, como planteárselo de otra forma, no gritarle, no amenazarle…

Muchas veces el niño quiere mostrar con esa negativa que no está de acuerdo con algo, por ejemplo, si le ordenas vestirse y te dice “¡No quiero!”, quizá está intentando explicarte que no quiere ponerse ese jersey, no que no quiera vestirse. Los niños aún no saben comunicar sus ideas, tienes que tratar de entender por qué se niega para lograr llegar a un acuerdo sin castigos ni discusiones.

¡Yo no he sido!

Los niños de esta edad no distinguen entre la realidad y la fantasía, ni saben distinguir entre la conducta intencional y la accidental. Por eso, cuando muchas veces te responde “No sé” cuando le preguntas qué le ha pasado al jarrón que se ha roto, te está diciendo la verdad. Hasta los 4 años, se despreocupan de sus actos hasta que alguien les hace ver el resultado, solo percibe que hay un problema al ver nuestro rostro de enfado o disgusto.

Para hacerle ver que sus actos tienen consecuencias, debes ayudarle a integrar las diversas partes de sí mismo: “Es tu mano la que ha hecho esto. Sería una buena idea que vigilaras lo que hace tu mano”.


Fuente: No más rabietas. Claves para evitar y solucionar los conflictos con tu hijo; Isabelle Filliozat.

Fecha de actualización: 28-03-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×