×
  • Buscar
Publicidad

Los niños y la muerte

Los niños y la muerte

Hablar sobre la muerte no es algo agradable, menos aún si tenemos que tratar este tema con un niño. Sin embargo, es posible que el niño haga preguntas sobre ello o, peor aún, que tenga que enfrentarse a la muerte de un ser querido, por lo que hay que estar preparados.

Publicidad

Cuando hablamos sobre los niños y la muerte hay dos capítulos diferentes, uno de ellos es cómo explicarles qué es la muerte en términos genéricos, y otro muy diferente cómo ayudarles a afrontar la muerte de un ser cercano. Vamos a tratar ambos:

 

¿Cómo hablarles de la muerte?


Cuando nuestros hijos nos pregunten sobre la muerte, aunque no nos apetezca hablar de ello, es fundamental no esquivar sus preguntas y responderles lo más sinceramente posible, adaptando la información a su edad y su nivel de comprensión.


Hay que estar preparados ya que los niños son muy curiosos y pueden incluso hacer preguntas escabrosas al respecto (¿duele morir?, ¿se sangra mucho?, ¿qué pasa cuando están enterrados?, ¿ven algo en la tumba?).  Intenta responder exactamente a lo que te preguntan de la mejor manera posible y sin entrar en explicaciones complejas o metafísicas. Buscan algo más sencillo.


Hasta los 3 años necesitan explicaciones que les transmitan seguridad y tranquilidad ya que los niños de esta edad pueden llegar a personalizar la muerte pensando que ellos pueden ser los causantes de la misma si se portan mal.

No te puedes perder ...

Los niños y la muerte

Los niños y la muerte

Hablar sobre la muerte no es algo agradable, menos aún si tenemos que tratar este tema con un niño. Sin embargo, es posible que el niño haga preguntas sobre ello o, peor aún, que tenga que enfrentarse a la muerte de un ser querido, por lo que hay que estar preparados.

Y tambien:


Es importante no confundirles diciéndoles, por ejemplo, que la muerte es como quedarse dormido ya que podrían cogerle miedo a dormirse. También es importante que les aclares que no sucede siempre que alguien se pone enfermo. Déjales asimismo claro que las personas que mueren no vuelven nunca, ya que pueden tener ideas confusas a causa de los libros, los videojuegos o la televisión.


¿Cómo ayudarles a afrontar la muerte de un ser querido?


Esta parte es mucho más complicada ya que nosotros también lo estaremos pasando mal por esa pérdida, pero hay que hacer todo lo posible para que el niño no se traumatice. Obviamente, no es lo mismo afrontar la muerte de un tío lejano que de un padre, pero los pasos a seguir son más o menos los mismos.


Lo primero es no ocultarle lo que está pasando. Si ha sufrido un accidente o si está enfermo, es mejor ir diciéndole poco a poco que está muy malito y puede que no se recupere. Y, una vez fallezca, decírselo claramente pero sin dramatizaciones.


El niño reaccionará de una manera o de otra según su edad y su personalidad. Las reacciones más comunes son tristeza, irritabilidad, rabia, cambios de humor, pesadillas y problemas para dormir, falta de apetito, apatía, problemas en el colegio o con los compañeros… Todo esto es normal y suele ser temporal, una manera de luchar contra el duelo interior.


No obstante, lo normal es que con el tiempo las aguas vayan volviendo a su cauce. Para ello, es fundamental que volváis a la rutina tan pronto como sea posible, que hagáis actividades juntos divertidas y diferentes para que piense en otras cosas, que le apoyéis y estéis pendientes de él, que le mostréis mucho amor y afecto.


En unos meses debe ir mejorando; si no, consultad a un experto.

 

Foto: Created by Pressfoto - Freepik.com


Te puede interesar:

Calcular la altura de los niños cuando sean adultos puede hacerse de manera aproximada teniendo en cuenta la altura de los padres o de manera más precisa a través de una serie de pruebas médicas.


Fecha de actualización: 17-02-2017

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad