×
  • Buscar
Publicidad

¿Es normal tener amigos imaginarios en la adolescencia?

¿Es normal tener amigos imaginarios en la adolescencia?

Sabemos que durante la infancia es común escuchar que algunos niños tienen amigos imaginarios. Sin embargo, la adolescencia es una etapa en la que también pueden continuar o aparecer. ¿Es esto malo? ¿Implica algún trastorno?

Publicidad

Un amigo imaginario es una amistad invisible que el niño o adolescente tiene, y que los padres descubren cuando le encuentran compartiendo sus juguetes, alimentos o incluso diálogos con un individuo que es inexistente para ellos. Entre un 20 y un 30% de niños y adolescentes inventa un amigo imaginario.


La mayoría de los estudios científicos coinciden en que este no es motivo de preocupación alguna, y que lo mejor será seguirle la corriente e intentar enterarse de las conversaciones que mantiene para descubrir si se trata de alguna forma de compensar alguna carencia que esté sufriendo. Es evidente, por tanto, que algunos jóvenes tienen amigos imaginarios para compensar sentimientos de soledad, pérdidas afectivas o falta de atención. De acuerdo a algunas teorías psicológicas, entender las conversaciones que el adolescente pueda tener con su amigo imaginario puede ser sumamente revelador sobre los miedos, aspiraciones o ansiedades de este.

No te puedes perder ...

Y tambien:


Es cierto que, aunque un amigo imaginario sirva para afrontar o superar contrariedades, el adolescente maltratado o abandonado no lo tiene, ya que experiencias traumáticas de este tipo suelen bloquear la creatividad o el gusto por relacionarse con los demás.


En sentido general, para el psicoanálisis y el cognitivismo, que explica el trabajo de la mente humana, los amigos imaginarios son expresión de inmadurez o síntomas de una neurosis incipiente. Sin embargo, si hacemos referencia a una nueva generación de psicólogos, tener un amigo imaginario refuerza la habilidad para experimentar más empatía, cambiar situaciones determinadas, revisar interpretaciones, especular, etc.  


Además, puede facilitar el desarrollo de las habilidades comunicativas y ayudar al adolescente a descentrarse y comprender mejor la realidad desde la perspectiva del otro, logrando un desarrollo más amplio en su esfera cognitiva. No obstante, también le puede ayudar a expresar sus sentimientos o a actuar de forma catártica o purificadora, es decir, disminuyendo comportamientos que podían haber resultado violentos o agresivos.


Para Jean Piaget, psicólogo y biólogo suizo, tener un amigo imaginario no guarda relación con la soledad o situaciones difíciles sino con la capacidad creativa y facilidad para la comunicación. La hija de Piaget tenía un amigo imaginario.


Algunos estudios han comprobado que los adolescentes con amigos imaginarios presentan mayor habilidad social y empatía que los adolescentes de su misma edad que no los tienen.


Es cierto que pueden existir algunas situaciones que deben preocupar realmente a los padres. Si el adolescente se aferra tanto al amigo imaginario que esto implica dejar de cumplir con sus tareas y compromisos cotidianos, no quiere salir ni relacionarse con amigos reales, se ha vuelto retraído o bien ha adquirido algún comportamiento agresivo a causa de su amigo imaginario, se debe prestar especial atención, y acudir a un médico especialista para buscar soluciones, ya que situaciones como estas pueden derivar en otros problemas.


Es cierto que, al acudir al especialista, se puede dar con profesionales que aseveran que un amigo imaginario es un fruto inocente e inofensivo producto de la imaginación, y otros médicos especialistas que “asustan” a los padres con una presunta “psicosis infantil o juvenil”. En casos como estos, lo más importante es estar al lado de él e intentar que esas pérdidas afectivas o faltas de atención sean solucionadas dedicándole más tiempo en exclusiva durante el día.


Finalmente, es importante diferenciar un amigo invisible de una alucinación patológica, producto de una psicosis, ya que en ese caso se caracteriza por ser atemorizante y persecutorio, lo contrario al amigo invisible que ayuda y defiende, puede ser transformado y manipulado y, además, será en ese caso, en la mayoría de las ocasiones, cuando el adolescente pueda decidir cuánto tiempo va a durar ese amigo que no existe en la realidad.


Normalmente, cuando el adolescente ya no necesita esa ayuda del amigo imaginario, este desaparece por completo.


Fuentes:

AEP EnFamilia, "Amigos imaginarios" https://enfamilia.aeped.es/vida-sana/amigos-imaginarios

La creación de Amigos Imaginarios en los NIños: ¿Un Problema Clínico? https://www.redalyc.org/pdf/1390/139012670006.pdf

Fecha de actualización: 18-11-2019

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.