Cómo tener más paciencia con los hijos

Cómo tener más paciencia con los hijos
comparte

Los niños no entienden de paciencia porque entienden el tiempo de manera muy diferente a los adultos.

Por ejemplo, cuando un niño está comprando en el supermercado con sus padres y pide algo que ha visto, el padre le dice que no se lo va a comprar pero el niño vuelve a ver otra cosa a los diez minutos y lo vuelve a pedir y así durante toda la compra… en esta situación es fácil adivinar cómo un padre puede perder la paciencia ante la insistencia del pequeño.

 

Pero el pequeño no pretende que los padres pierdan la paciencia, ni tampoco pretende que se le compre todo lo que hay en la tienda, lo único que sin unas normas claras y unos límites establecidos el niño verá a cada diez minutos una nueva oportunidad para intentar conseguir lo que quiere. Para evitar en esta situación perder la paciencia es importante dejarle claro antes de entrar a la tienda que sólo se va a comprar lo que hay en la lista de la compra. 

 

Normas y límites

 

Lo citado anteriormente únicamente ha sido un pequeño ejemplo para entender que los niños no quieren que los padres pierdan la paciencia, simplemente entienden el mundo muy diferente a los adultos y necesitan que los padres les orienten y les expliquen las normas acorde a su edad y a sus capacidades, por lo que lo primero que se necesita para tener más paciencia con los hijos es tener unas normas y unos límites claros. 

 

El ejemplo 

 

Igual que los niños aprenderán a ser más pacientes con la edad y su maduración los padres también pueden aprender a serlo ayudando a los niños y entendiendo su actitud. Es importante recordar que el ejemplo es el mejor maestro.  Pero son muchas las veces que los padres no saben cómo tener más paciencia con los hijos porque el día a día desgasta, pero para que se críen unos hijos con paciencia hay que enseñarles con el ejemplo, por eso a continuación damos algunos consejos para mejorar la paciencia con los pequeños.

 

- Respirar y contar hasta diez 

 

Respirar hondo y contar hasta diez cuando se empieza a notar que se va a perder la paciencia. Los niños son grandes imitadores y si los padres no saben tener serenidad estarán transmitiendo ansiedad  a los pequeños, si en algún momento se pierde la paciencia siempre hay que pedir disculpas a los hijos para mostrar arrepentimiento.

 

- Tener empatía con los hijos

 

Ponerse en los zapatos de los hijos. A veces es mucho más sencillo y práctico intentar entender el comportamiento de los pequeños que centrarnos en los nervios. Muchas veces los niños se ponen nerviosos porque tienen sueño, porque están cansados, etc. y es absurdo hacerles esperar a ellos porque serán los padres quienes pierdan la paciencia, así que para evitar conflictos lo correcto es atender a los hijos sin esperas. 

 

- Rutinas diarias

 

Otro consejo muy útil es tener rutinas diarias para que los niños sepan lo que hay en cada momento y que los adultos también lo sepan, de este modo y al tener el día más organizado la normalidad hará que todos estén más tranquilos. 

Redacción: Mª José Roldán 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar