×
  • Buscar
Publicidad

Cómo ayudar a un niño a superar el miedo

Cómo ayudar a un niño a superar el miedo

Tener miedo es uno de los sentimientos más comunes y habituales de cualquier ser humano y, especialmente, de los niños. Desde la infancia nos enfrentamos a numerosos temores que varían en función de la edad y la etapa de la madurez en la que nos encontremos. 

Publicidad

Indice

 

¿Para que sirve el miedo en niños?

Los expertos del Departamento de Orientación Pedagógica de Colegios Brains nos dan las claves para que los más pequeños superen sus miedos, para el correcto desarrollo personal y emocional.

El miedo cumple una función importante dentro del organismo o la mente de los animales, y en concreto de los hombres: nos protege y nos pone en alerta ante ciertas situaciones. Pero influye de diferente manera en función del carácter y el temperamento de cada persona. En este sentido, los especialistas de Colegios Brains consideran diferencias evidentes entre sexos a la hora de afrontar los miedos, “las diferencias existentes entre niños y niñas, tales como la intensidad de la emoción, el conocimiento de uno mismo y la predisposición genética, son aspectos que influyen notablemente en la aparición de ciertos miedos”. Además, hay que tener en cuenta factores como los patrones familiares, el aprendizaje y los modelos de conducta, para actuar de la forma más adecuada.
 

¿Qué hacer para ayudar a un niño a afrontar el miedo?

No te puedes perder ...

La llegada de un bebé a una casa... con mascotas

La llegada de un bebé a una casa... con mascotas

A muchos padres les preocupa qué pasará cuando regresen a casa con el bebé tras el parto y éste se encuentre con la mascota (sobre todo si se tiene un perro, más apegado a sus dueños). Los celos de la mascota frente al nuevo miembro, los problemas de higiene, los posibles ataques… pueden hacer dudar a los padres de la conveniencia de seguir con el animal en casa. Pero a pesar de los problemas que pueden surgir, las mascotas también son beneficiosas para el desarrollo social del niño

Y tambien:

La comunicación, y sobre todo, la familiar es esencial para detectar y hacer frente a los miedos de los más pequeños. “A través de las relaciones familiares, el niño irá construyendo su autoestima y descubriendo los recursos de los que dispone para superar las diferentes etapas por las que va a pasar”, explican. La familia es un ámbito en el que “el niño ha de encontrarse seguro y confiado para poder transmitir sus emociones y compartirlas con los demás”, concretan.

Transmitir tranquilidad, no ridiculizarles ni reírnos del problema son algunas de las pautas que debemos poner en práctica con los hijos, puesto que no debemos olvidar que el entorno familiar es un modelo a seguir para ellos.

Además, es aconsejable utilizar técnicas de relajación y enseñanza, como la lectura de cuentos, con las que se trabajan las diferentes emociones.

Los padres deben aprender a escuchar los miedos de sus hijos e intentar identificar qué están sintiendo y por qué lo están sintiendo. “Sabiendo que los miedos pueden estar respondiendo a un momento evolutivo (pre-escolar, escolar, pre-adolescente, adolescente…), relacionado con una etapa del desarrollo cognitivo y de la madurez, y escuchando todos sus problemas, podremos ayudar a que el niño deje de tener esos temores y, por lo tanto, no sufra con ellos”, explican los expertos.
 

¿Cuándo acudir a un especialista?

Es normal tener miedo, pero cuando estos impidan hacer una vida normal, sean muy intensos y persistentes, no debemos dudar en llevar al pequeño a un especialista.


Fecha de actualización: 17-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.