Primavera al aire libre con tus hijos

Primavera al aire libre con tus hijos
comparte

La primavera es una de las estaciones ideales para disfrutar con tus hijos de la naturaleza y el aire libre, algo que no le aportará más que beneficios a largo plazo y diversión en el corto.

La primavera es una de las estaciones que nos permiten disfrutar de la naturaleza con mayor comodidad (puede que los alérgicos al polen no estéis tan de acuerdo). La vegetación se muestra en toda su exuberancia, el tiempo suele ser clemente, aún no tenemos el calor sofocante y el sol punzante del verano y no tenemos que andar con mil capas de ropa como en invierno o con paraguas y botas de agua como en el otoño.

 

Es, con todo, una de los periodos del año ideales para disfrutar del aire libre con tus hijos. De sobra están demostrados los beneficios que estar en contacto con la naturaleza tiene para tus hijos. Les permite hacer ejercicio, mantenerse activos, ayuda a potenciar su independencia, autodescubrimiento y autonomía, al descubrirse afrontando de una manera física su “pequeñez” en un mundo enorme. Un entorno al aire libre, además, está lleno de estímulos que alimentan su imaginación y creatividad.

 

Además, potencia los vínculos en familia. Una excursión por la montaña en familia permite hablar de todo un poco, de preocupaciones, planes y sueños mientras caminamos.

No te puedes perder ...

 

Pero ya sabemos que a veces los niños no están por la labor de andar, ni comparten nuestro afán de alejarnos del ajetreo y andar entre árboles. Por eso, os proponemos algunos juegos para hacer las excursiones al aire libre más divertidas para ellos e incentivar un espíritu curioso en tus hijos:

 

- Recolectar y prensar flores y hojas. Ir escogiendo y cogiendo hojas y flores, además de entretenido, quedará precioso en tu casa una vez prensado. Pídele que se vaya fijando por si ve alguna flor u hoja bonita o que le llame la atención. Después en casa, con una prensa que puedes hacer con un libro, déjalas unas semanas secando. Cuando ya estén secas y prensadas, puedes pegarlas con cola para ponerlas en la pared o incluso enmarcarlas. Busca con tu hijo el nombre de la flor, planta o árbol de donde la cogisteis. Será un pequeño recuerdo de la excursión y le ayudará a apreciar los pequeños detalles de la naturaleza.

 

- Juego de identificar hojas. Puedes enseñarle diferentes categorías de hojas. Empieza por caducas y perennes. Puedes seguir por sus formas: acicular, acumitada, cordada, elíptica, lanceolada, palmeada o trifoliada. Y complicarlo un poco más con sus bordes: entero, ciliado, crenado, dentado, aserrado, sinuoso, ondulado, hendido, lobado o partido. Para ayudarle (y como probablemente tú tampoco te acuerdes) prepara o imprime unas fichas con dibujos de cada tipo. Y cuando estéis por el campo, pídele que encuentre una hoja cordada, otra con borde ondulado…Además puedes jugar a preguntarle ¿cómo es la hoja de este árbol? Seguro que le hará ilusión poder identificarla y dentro de poco le tendrás describiéndote cada tipo de hoja que encuentre.

 

- Búsqueda.  Anímale a observar a su alrededor mientras andáis a ver quién ve primero algún animal con alas (mariposa, pajarillo…), con cuatro patas, o con más de cuatro…Puede que al cabo de un rato se olvide de buscar, pero ayudará a que se fije en el entorno que le rodea. 

 

- Cuentos. Mientras caminais entre árboles, por montañas, prados o junto a ríos, puedes contarle algún cuento. El ambiente lo meterá aún más en la historia y darás algo más de magia al entorno natural que os rodea. Aquí podéis consultar y elegir entre un montón de cuentos sobre la naturaleza.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>