¿Cómo enseñar una canción?

¿Cómo enseñar una canción?
comparte

A lo largo de la historia la música ha estado presente en la vida de las personas de diversas maneras, aunque por lo general se le ha dado un carácter meramente lúdico y de entretenimiento. Esto no solo se aplicaba a los adultos, también a los niños y a las niñas como forma de mantenerlos distraídos. Pero, a partir del siglo XX esta situación cambia cuando varios pedagogos comienzan a utilizar la música con fines pedagógicos y educativos.

La música infantil es un género musical que se ha transmitido de generación en generación durante años como instrumento de uso educativo para los niños y las niñas. Esta clase de música está hecha expresamente para que los más pequeños la escuchen y la disfruten estando adaptada a su corta edad. Generalmente, se cataloga de esta manera a todas aquellas canciones que estén destinadas a oyentes de entre 0 a 12 años englobando desde canciones de guardería o de cuna hasta aquellas más preadolescentes.

 

El enfoque de las canciones para ellos no es únicamente lúdico, tiene un aspecto didáctico muy importante que no hay que perder de vista. Estas canciones poseen una letra escrita con la intención de transmitirles valores, de que obtengan una correcta educación y de que refuercen sus habilidades sociales y comunicativas. Además, desde un enfoque pedagógico no solo es pertinente su utilización como recurso en las aulas, también en los hogares por parte de los progenitores.

 

Al ser una música enfocada a los más pequeños tiene unas características particulares que la diferencian de otros géneros:

 

-Es una música fácil de entender. Puesto que los niños y las niñas solo tienen interés en jugar y curiosear explorando el mundo las canciones infantiles refuerzan estos sentimientos. No son tristes ni tratan temas profundos ya que los pequeños no se sentirían identificados con ellas.

-La letra es sencilla y divertida de aprender. Lo normal es que estas canciones hablen de temas cercanos a los niños como los colores, los animales, la naturaleza o la familia. Además, tienden a tener rimas fáciles de recordar facilitando de esta manera que todos ellos la memoricen.

-Los ritmos de las canciones infantiles son marchosos y graciosos para que provoquen en los pequeños unas ganas tremendas de cantar, moverse y bailar. Asimismo, también las hay más lentas y que intentan apelar a sus sentimientos y emociones con la intención de conmoverlos.

 

Enseñar canciones a los más pequeños puede parecer una tarea ardua y, aunque es cierto que requiere de cierta paciencia, no es tan complicado si se les enseña de la forma adecuada. Se debe, en primer lugar, buscar una canción dinámica, divertida y movida para que los niños y las niñas se motiven y tengan ganas de aprenderla. Seguidamente hay que cantar la canción poniendo especial énfasis en la vocalización de cada palabra, de esta manera los menores se irán familiarizando con ella poco a poco. Para facilitar su aprendizaje es necesario dividir la canción por partes y cada día ir enseñándoles un párrafo nuevo, como un baile. Además, enseñarles las canciones junto con una dinámica de movimientos que acompañen a las palabras suele ayudarles a aprenderlas más fácilmente.

 

El uso de canciones infantiles para reforzar su aprendizaje está completamente recomendado por profesionales. Muchos de ellos opinan que su poder de enseñanza es mayor que el que pueden tener los libros o las propias clases en los colegios, aunque estas siguen siendo necesarias. Los beneficios que aporta la música infantil al aprendizaje y al desarrollo de los niños son los siguientes:

 

-Fomenta el desarrollo de la capacidad verbal y motriz al bailar y cantar siguiendo el ritmo de una canción. Sirve para que los niños y las niñas puedan corregir algunos problemas de coordinación corporal y de pronunciación.

-La música los entretiene, por eso es un método eficaz para ayudarles a mantener la concentración, sobre todo a los de menor edad.

-Retener la información a través de las rimas de las canciones es más sencillo. De hecho, ayuda a fomentar y desarrollar su capacidad de memorización.

-Al cantar canciones en grupo se está estimulando la convivencia entre los niños y las niñas de una manera armoniosa.

 

Es imposible concebir la infancia y la crianza sin la presencia de la música. La necesidad que tenemos las personas de escuchar canciones que nos transporten a “otro mundo”, que apelen a nuestros sentimientos o que nos pongan de buen humor no se aprende con el tiempo, es algo casi innato desde que se es pequeño. Por ello, aprender con música no es sino una manera más de sacar provecho y disfrutar de los beneficios que aportan las diversas melodías que existen.

 

“El patio de mi casa” o “Estrellita dónde estás” son clásicos dentro de este género con los que muchos adultos se han criado y, probablemente, con los que todavía hoy críen a sus hijos.

 


Fuentes:

La música como aspecto relevante en el proceso de Enseñanza-Aprendizaje Universidad de Cantabria

 

Redacción: Andrea Rivero

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar