¿Qué es bueno para los niños hiperactivos?

¿Qué es bueno para los niños hiperactivos?
comparte

Tener un hijo hiperactivo no tiene por qué ser algo malo, pues todos los niños son diferentes y es necesario que aprendas a adaptarte a las necesidades de tu pequeño y sepas qué es bueno para un niño hiperactivo.

Tener un hijo no es tarea fácil, pues va a demandar mucho de nuestro tiempo para cuidarle y educarle. Desde el momento en que el bebé llega a tu vida todo cambia más que en el embarazo, porque ahora está presente y el cuidado debe involucrar todos tus sentidos para poder hacerlo de la manera adecuada.

 

Al principio lo vas a tener cerca de ti mucho tiempo, entre que lo arrullas o lo amamantas, pero casi siempre en tus brazos, o por lo menos acostado a tu lado. Conforme vaya creciendo vas a tener que tener más cuidados, sobre todo cuando tenga la fuerza necesaria para tomar cosas con sus manos o para moverse solito por donde quiera, pero mejor hazte a la idea de que algunos golpes son parte del proceso, siempre y cuando lo estés supervisando.

 

 

¿Qué es la hiperactividad en niños?

 

La hiperactividad es ese comportamiento quinético en exceso, por lo que a veces puede ser confuso saber si es hiperactivo o no debido a la energía interminable que tienen casi todos los niños, por ello es bueno que sepas cómo distinguir a un hijo hiperactivo.

 

La hiperactividad es un trastorno de la conducta, el cual suele ir acompañado de otro muy conocido también, el TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad).

 

Los niños hiperactivos suelen tener las siguientes características:

 

- Son niños impulsivos

 

- Suelen moverse por toda la casa

 

- Es difícil verlos cansados

 

- Hablan mucho

 

- Su atención es corta

 

- Tienen dificultad para enfocarse en una sola tarea

 

- Repiten acciones o palabras constantemente

 

- Les cuesta irse a dormir

 

- Son desobedientes

 

 

¿Qué es bueno para un niño hiperactivo?

 

El primer paso se encuentra en no verlo como un problema, sino aceptar cómo es tu hijo y adaptar vuestro ritmo de vida para que podáis convivir de la manera más eficaz en familia.

 

1.- Horarios. Establece horarios en el hogar, en los cuales el niño participe y aprenda sobre las responsabilidades, además de descargar su energía en estas tareas.

 

2.- Juega con él. Regálale un tiempo al día para que se identifique contigo al mostrar tu energía, además puede aprender a medir sus impulsos en estos juegos.

 

3.- Deportes. Ofrécele realizar algún deporte en el que pueda mantenerse saludable, aprovechar la energía que tiene para su actividad y aprender distintos valores según la práctica.

 

4.- Demuéstrale afecto. Los niños hiperactivos suelen sentirse diferentes, por ello es bueno que se note el amor que tienes por él, así le das a entender que lo amas por ser tal y como es.

 

5.- Pon reglas. Dale a entender que hay horarios para jugar y para todo, y que si no los cumple va a haber ciertas consecuencias.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

Enviar
×


×
Volver

Utilizamos cookies para mejorar la calidad del servicio, medir la audiencia y ofrecerle publicidad que pueda ser de su interés. Si continua navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.