• Buscar
Publicidad

No ayudes a dibujar a tu hijo, deja que experimente con libertad

No ayudes a dibujar a tu hijo, deja que experimente con libertad

No se debe guiar a los niños en el dibujo ni marcarles qué formas trazar o qué colores usar. Se les debe dejar pintar con total libertad para que desarrollen al máximo su creatividad y su imaginación.

Publicidad

Desde el punto de vista de los adultos, los dibujos o garabatos infantiles muchas veces no tienen pies ni cabeza. Pero eso no significa que debamos criticarlos, juzgarlos o reírnos de lo que hacen ya que esos dibujos son la expresión de su creatividad interna, la expresión de sus emociones y de la visión personal que ellos tienen del mundo que les rodea.

El dibujo es una actividad muy beneficiosa para los niños por lo que debemos estimularla desde bebés, pero el rol del adulto es simplemente el de proporcionar los materiales necesarios para que el niño pueda crear en libertad, nunca el de guiar su mano o mostrarle cómo debe dibujar. No se debe pintar una casa y decirle que la copie, ni regañarle por haber pintado un gato de color azul. A los niños se les debe dejar pintar en completa libertad ya que es la forma de ayudarles a desarrollar correctamente su creatividad y su imaginación.

No obstante, en torno a los 4 años los niños empiezan a darse cuenta de que lo que pintan y la realidad no suele parecerse en nada. Es un momento crucial para ellos y, si se enfrentan a muchas críticas negativas, pueden dejar de pintar por miedo a que se rían de ellos o de sus dibujos. Por lo tanto, hay que tener mucho cuidado con lo que hacemos y decimos en esa etapa para no frustrar su creatividad y, a la vez, ayudarles a dibujar de tal manera que se sientan satisfechos con sus pinturas y no tengan miedo a seguir dibujando. ¿Cómo?

1- No lo hagas por él, ayúdale a mejorar pero sin pintar tú lo que el niño quiera dibujar.

2- Parte de sus habilidades. Si quiere hacer una casa y sabe hacer rectángulos y triángulos, que la dibuje usando las formas geométricas que ya conoce.

3- Mantente a su lado, anímale y alábale cuando haya acabado, pero siempre manteniéndote al margen.

4- Si ha hecho algo mal, puedes decírselo, pero con tacto y explicándole cómo puede mejorarlo.

5- Nunca compares sus dibujos con los de otros niños. Cada dibujo es único y valioso por lo que significa en sí mismo: la expresión de la creatividad de alguien.

6- Para estimularle, llévale a diversas actividades relacionadas con el arte: museos, talleres infantiles, etc.

7- Proporciónale diversos materiales para que pruebe: escayola, plastilina, ceras, rotuladores, témperas, cartulinas, lienzos, etc.

8- Aproxímale al dibujo a través de los cuentos y las historias.


Fecha de actualización: 04-09-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×