×
  • Buscar
Publicidad

La seguridad de los niños en internet

La seguridad de los niños en internet

No hay dudas de que Internet ha cambiado el mundo, ha mejorado las comunicaciones, facilitado las relaciones sociales y la información, de forma tan extraordinaria que se ha convertido en una herramienta indispensable en nuestra vida. Asimismo es sorprendentemente útil si se utiliza de forma correcta, pero puede llegar a ser muy perjudicial para los más vulnerables: los niños

Publicidad

Actualmente, no es extraño ver cómo un pequeño de 3 o 4 años curiosea o juega en un ordenador, una actividad que en un primer momento no tiene por qué acarrear problemas serios, sin embargo, es necesario que como padres fomentéis el uso adecuado y correcto de la Red para que no se vean seriamente afectados.
 

Prevención ante todo

 

Un ordenador es una puerta abierta a un mundo de oportunidades de aprendizaje, entretenimiento y comunicación incomparables. No obstante, cuando un niño utiliza el equipo sin supervisión, puede tener acceso a juegos violentos, páginas web de contenido sexual, recibir imágenes o información inapropiada para su edad, conocer personas con mala intención a través de un chat, e incluso puede sentirse “enganchado”, pudiendo generar un cuadro de estrés emocional si se le prohíbe o limita su acceso. Ya que los padres no podrán vigilar de forma continua a sus pequeños, deberán prevenir y educar desde el uso responsable de esta infinita herramienta para evitar males mayores.

 

Según el Dr. Carlos A. Díaz Vázquez, Director de Recurso en Internet de la Asociación Española de Pediatría, los niños por debajo de los 6 o 7 años no deberían navegar por Internet si no es acompañando a sus padres en las visitas y consultas que éstos realicen. Además, sería conveniente que, desde los primeros contactos del pequeño con el ordenador, se realizara una “labor preparatoria”; una original y eficaz forma de llevarla a cabo es explicándoles a los niños que Internet es como una gran ciudad, donde hay sitios donde no se debe entrar y determinadas normas, como pueden ser los semáforos de las calles.
 

¿Cómo prevenir?

 

El mejor consejo para los padres es que, en las edades más tempranas, conviertan el uso del ordenador y la navegación por Internet en un hábito familiar compartido. Los padres deben servir de modelo en todo momento y enseñar a sus hijos a utilizar la tecnología desde la propia experiencia. Los niños más pequeños son altamente maleables y es necesario que asimilen los buenos hábitos de sus mayores desde el comienzo de su educación.
 

Consejos para un uso correcto de Internet por niños y jóvenes (AEPE):

 

1.    Dejarle navegar exclusivamente en compañía de un adulto.

2.    No poner el ordenador en su habitación, o  colocar la  pantalla de forma que esté visible a quien entra o está en la habitación.

3.    Ser capaz de manejar el ordenador al menos al mismo nivel de habilidad que tu hijo/a, para que sea consciente de que tienes capacidad de poder controlarlo.

4.    Utilizar todos los sistemas de protección actualmente disponibles para evitar el acceso a sitios no aprobados a menores.

5.    Hablar habitualmente con tu hijo/a respecto a la “navegación” en Internet, obteniendo información respecto a lo que ve y consulta.

6.    Enseñarle que cuando se conecte al chat no debe dar ni pedir direcciones, números de teléfono o cualquier información que pueda identificarlo. Sed claros, sin alarmar, sobre los riesgos que pueden derivarse de chatear con desconocidos.

7.    Evitar que tu hijo/a esté en Internet (particularmente en el chat) durante la noche.

8.    Navegar y chatear algunas veces junto a él/ella para inducirlo a una mayor confianza con vosotros.

9.    Tratar, en la medida de lo posible, de evitar que tu hijo/a tenga su propio e-mail, del cual sólo él/ella conozca el password de acceso.

10.    Construir juntos “reglas consensuadas” para navegar en Internet, sin imponérselas.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

Más información en www.protegeatushijos.com


Te puede interesar:

Calcular la altura del bebé cuando sea adulto puede hacerse de manera aproximada teniendo en cuenta la altura de los padres o de manera más precisa a través de una serie de pruebas médicas tales como radiografías, análisis hormonales, etc.


Fuentes: Dr. Carlos A. Díaz Vázquez, Director de Recurso en Internet de la Asociación Española de Pediatría; y Luis Martín, Director de la Iniciativa de Seguridad de Microsoft Ibérica.

Fecha de actualización: 13-04-2010

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad