Rituales de baño para mandar a los niños a la cama

Rituales de baño para mandar a los niños a la cama
comparte

El baño es quizá el momento más relajante y placentero del día, un tiempo tranquilo para enseñar a tus hijos higiene, pero también para hablar con ellos y disfrutar un rato antes de que se vayan a la cama más relajados y felices, lo que favorecerá su sueño.

Hay lugares que invitan a los niños a relajarse y sentirse cómodos, lo que favorece la comunicación con ellos ya que se sueltan y cuentan cosas que, a lo mejor, en otro ambiente no se atreverían a decir. Uno de esos sitios es el baño, por lo que merece la pena aprovechar este momento del día para pasar un rato especial con nuestros hijos.


Para ello, solo hace falta preparar un poco el ambiente y seguir unos sencillos consejos:


1- El baño debe ser un momento placentero y sin prisas, por lo que estos consejos solo pueden aplicarse cuando tengáis tiempo. Si vais con prisa, mejor una ducha rápida.


2- El agua debe estar en su punto justo, ni muy caliente ni muy fría.


3- El ambiente también debe ser caldeado. Si estáis en invierno, poned una estufa o la calefacción ese rato para que no coja frío si pasa mucho tiempo en el agua.


4- Podéis usar sales de baño para darle un toque especial. Las hay de colores y olores muy diferentes, incluso algunas con efecto relajante. Eso sí, busca aquellas que sean apropiadas para niños ya que hay sales de baño contraindicadas.

Música y yoga para relajar a los niños

Música y yoga para relajar a los niños

Una combinación acertada de música y yoga puede ser la clave perfecta para relajar a padres y a hijos. Unas piezas de música clásica, con sonidos y melodías suaves, que llamen al descanso y a la tranquilidad, y unos sencillos ejercicios de respiración y estiramiento os servirán tanto a tu hijo como a ti, para aliviar las tensiones y los nervios del día.


5- El uso de aceites esenciales también puede ser muy agradable y beneficioso, pero recuerda que no se puede usar aceites puros en niños menores de 12 años, debes diluirlos. Además, hay aceites contraindicados para niños. En este vídeo te explicamos un poco más qué aceites puedes usar y los beneficios de cada uno de ellos.

 

 


Ten cuidado también con los aceites, no uses mucho ya que pueden ser muy resbaladizos y provocar accidentes (recuerda que el baño es una de las partes de la casa en la que más accidentes se producen, por lo que hay que tener cuidado).


6- Y, después del baño, nada mejor que un buen masaje. Aunque tu hijo ya no sea un bebé, no debes abandonar esta costumbre. Puedes aplicarle una crema hidratante y, a la vez, masajearle un poco todo el cuerpo o centrarte en alguna zona determinada, como la espalda o los pies.


Verás cómo después de este ritual tu hijo está listo para dormir toda la noche plácidamente “como un bebé”.


Además, te permitirá pasar un rato especial con tu hijo charlando y hablando de cualquier cosa, lo cual reforzará vuestro vínculo y la comunicación entre vosotros.


Aprovecha la hora del baño antes de que sea demasiado mayor.

 

Foto: Creado por Freepik

Artículos relacionados

Cuida la salud visual de tus hijos

Cuida la salud visual de tus hijos

A pesar de que la vista es uno de los sentidos más importantes para el desarrollo de nuestra vida, el 47% de los padres no toma ninguna precaución para proteger los ojos de sus hijos de la...

No se debe mentir a los niños

No se debe mentir a los niños

Los adultos queremos que los niños no mientan pero, ante cualquier situación que nos parece que no van a aceptar, les mentimos. Les decimos que la vacuna no les va a doler, que luego bajarán al parque...

0 Comentarios

Escribe tu comentario

Para comentar este artículo debes iniciar sesión con tu cuenta o registrarte.

Utilizamos cookies para mejorar la calidad del servicio, medir la audiencia y ofrecerle publicidad que pueda ser de su interés. Si continua navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.