×
  • Buscar
Publicidad

¿Por qué los niños se muerden la lengua?

¿Por qué los niños se muerden la lengua?

No es el primero ni el último que lo hará, aunque es cierto que como padres y madres de estos locos bajitos es inevitable preocuparse y preguntarse el porqué de cada cosa que hacen nuestros hijos.

Publicidad

Que los niños se muerdan la lengua es algo normal, ya que de hecho ni los adultos podemos evitarlo a veces. Es cierto que aunque las razones de por qué los niños se muerden la lengua son distintas, es necesario enseñarles las consecuencias de esa conducta determinada. Están en edad de aprendizaje y debemos ser nosotros, los padres, quienes les enseñemos poco a poco los hábitos que deben ir adoptando.

La lengua es un órgano muscular móvil que contiene glándulas salivales y que se encuentra fijado por su parte posterior en el interior de la boca. Este órgano interviene en el gusto, en la masticación de los alimentos y en la articulación de los sonidos de la voz. Por lo tanto, que se muerdan la lengua muchas veces es inevitable.  

Una de las principales causas de morderse la lengua se debe a “la masticación descuidada”. ¿Qué significa esto? Cuando masticamos mientras hacemos algo más, como hablar, coger algo o leer, dejamos de prestar tanta atención a la masticación. Esto les sucede tanto a los niños como a los adultos y debe intentar evitarse. A pesar de que una forma de que coma bien nuestro hijo sea dejándole que a la vez juegue con algo o esté entretenido con algún cuento, deberíamos evitarlo, ya que como decíamos esta distracción provoca muchos despistes mientras comen. No obstante, la lengua está en una posición vulnerable al morder alimentos.

No te puedes perder ...

¿Por qué los niños muerden todo?

¿Por qué los niños muerden todo?

Desde los 6 meses que comienzan a llevarse todo a la boca, hasta los 3 años más o menos, todos los niños pasan por una etapa en la que muerden todos los objetos que se llevan a la boca, ya sean blandos, duros, juguetes, comida, la mano de un amigo… Les da igual…

Y tambien:

Otra de las causas puede deberse a que quizás nuestros hijos mastican alimentos que no deberían estar incluidos en su dieta porque puede que sean muy pequeños todavía. Si no pueden masticarlo bien, no debemos presionarlos. Esto puede causar que se pongan nerviosos y provocar, por tanto, que se acaben mordiendo la lengua.

Además, también debemos tener en cuenta que esto puede deberse a la desalineación de los dientes, conocida como maloclusión dental.  Y es que cuando los dientes no están alineados correctamente, el cerebro “va a intentar corregir” esta alineación colocando entre ellos algo. Ese algo va a ser la lengua, las mejillas y los labios. Los dientes mal alineados causan pellizcos en lengua y mejillas.

Cuando la alineación de los dientes superiores e inferiores es incorrecta, la lengua puede quedar aprisionada, por lo que sería necesario acudir a un especialista para que nuestro hijo deje de morderse la lengua.

Morderse la lengua también puede convertirse en una manía, que aunque empezará a catalogarse como un mal hábito, puede evitarse siguiendo algunos pasos. Lo primero de todo es evitar regañar a nuestro hijo cuando este se muerda la lengua, ni juzgarlo ni criticarlo servirá de nada, ya que de hecho lo único que conseguiremos actuando así es que el comportamiento vaya a peor. Por este motivo, hay tres tareas que debemos cumplir primero como padres:

Animar a que abandone este mal hábito. Una de las peores cosas que podemos hacer es prohibir a nuestro a hijo el hacerlo. Siempre será mejor contarle las consecuencias y explicarle de la manera más razonada posible y adaptada a su edad por qué no debe hacerlo.

Recompensarle cuando demuestre autocontrol. Si nuestro hijo cumple con su tarea, sería bueno dejarle un rato más jugando o viendo la televisión si es lo que realmente le gusta.

- Tener paciencia. Los hábitos tardan en desarrollarse, por lo que también llevará tiempo sustituirlos por otros.

Finalmente, hay que prestar especial atención a nuestro hijo, ya que si el hábito de morderse la lengua se produce con mucha frecuencia, este puede llegar a convertirse en un comportamiento obsesivo, afectando a las relaciones sociales del niño o bien interfiriendo en su funcionamiento diario. Es aquí cuando también sería necesario consultar con el pediatra o con un profesional especializado. 


Fecha de actualización: 05-11-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.