×
  • Buscar
Publicidad

Cómo enseñar hábitos de higiene personal a tu hijo

Cómo enseñar hábitos de higiene personal a tu hijo

La higiene diaria es básica para la salud y el desarrollo de tus hijos. Aunque puede que aún no entiendan su importancia, aquí van cinco formas de instaurar con tu hijo unos buenos hábitos de higiene

Publicidad

Indice

 

La importancia de la higiene 

La higiene es una parte básica del cuidado personal. Ayuda a prevenir enfermedades y a instaurar la importancia del cuidado corporal. Además de ser muy importante desde un punto de vista psicológico y social.

Pero los niños no siempre entienden la importancia del cuidado personal. O más bien no le dan demasiada importancia hasta que, más o menos, llegan a la adolescencia. En pocas palabras, para ellos el hecho de lavarse los dientes, ducharse o lavarse la cara por la mañana es un incordio. Así, a menudo no sale de ellos mismos y se convierte en una batalla diaria en la que tienes que estar pendiente de que lleven una higiene adecuada para su salud y su día a día. ¿Cómo puedes enseñarles hábitos de higiene a tu hijo/a?

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

Lo primero, las manos

La higiene de las manos es una de las partes más importantes de la higiene general en los niños. Enséñales a lavarse las manos varias veces al día, especialmente después de jugar y antes de comer. Lo ideal es que utilice el método de toda la vida: agua y jabón. Los geles higienizantes o hidroalcohólicos no son del todo recomendables porque no son tan efectivos limpiando y eliminando gérmenes.

 

Crea una rutina

Por las noches, antes de cenar, establece una hora con tus hijos para se vayan a la ducha. Así, habrá un momento específico reservado para este hábito. Intenta establecer también una rutina por la mañana: nos levantamos, vamos al baño, nos lavamos la cara, desayunamos, nos lavamos los dientes, nos vestimos y ¡al cole!. Puedes hacer una lista con colores vivos y dibujos en la que se vea de manera clara las rutinas diarias que debe cumplir (higiene, tiempo de deberes, tiempo de jugar...).

 

Hazlo divertido

El momento del baño puede ser muy divertido. Canta, juega con tu hijo, haced pompas con el jabón, cómprale algún juguete para el baño…Intenta que, además de ser un hábito diario, sea un momento divertido para que te resulte más fácil que vaya a la bañera después de un largo día.

 

También con la ropa

La higiene personal no solo involucra al cuerpo en sí, también a las prendas y zapatos con los que lo cubrimos. Enséñales a echar la ropa por la noche en la cesta de la colada, a airear sus zapatos y a limpiarlos de vez en cuando.

 

Usa la regla 2:2 para los dientes

Lo ideal es lavarse los dientes unas tres veces al día (después de cada comida principal), pero lo básico que recomiendan los dentistas es dos veces al día (mañana y noche) durante -al menos- dos minutos. Eso asegura una buena higiene dental que evite la formación de caries o sarro. Enséñales a lavarse los dientes en movimientos circulares (asegúrate de que su cepillo es de cerdas suaves) por todos los dientes.

Para asegurarte de la regla de los dos minutos -muy importante para garantizar que los dientes se limpian bien- una idea puede ser poner un temporizador en el baño que haga la cuenta atrás, o poner alguna canción y decir que nos tenemos que lavar por todos los dientes hasta que termine dicha canción.


Fuente: Crissey, Pat (2006), Higiene personal, cómo enseñar normas de aseo a los niños, Barcelona, Ed. Paidós.

Fecha de actualización: 30-06-2020

Redacción: Irene Gómez

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.