¿Cómo ayudar a mi hijo ludópata?

¿Cómo ayudar a mi hijo ludópata?
comparte

Si bien es cierto que el juego es un derecho de los niños, es una actividad recreativa y una herramienta importante en el proceso enseñanza aprendizaje, también debemos tener presente que puede ser un problema cuando el niño o adolescente aumenta la frecuencia e intensidad de la exposición al juego, no mide las consecuencias de esto y pierde el control sobre el tiempo que dedica a esta actividad.

Puede estar usando el juego como distractor para evadir conflictos o carencias emocionales, llegando incluso a mentir y tratar de ocultar que se ha convertido en una adicción. Si su rendimiento escolar baja y deja la interacción con amigos y familiares, debemos estar pendientes e indagar cómo es su comportamiento en la escuela para poder determinar una acción inmediata a seguir y encontrar las causas que lo originan para brindarle la asesoría y el apoyo necesario, evitando así correr riesgos innecesarios a futuro como una adicción al juego o ludopatía.

La ludopatía es considerada como un trastorno adictivo en el que se siente la necesidad de jugar, que requiere motivación y fuerza de voluntad para superarse ya que impide el control de impulso a resistirse al juego. Es un “trastorno psicológico que desarrolla una adicción”.

Los niños encuentran en el juego un momento de recreación, socialización y liberación de estrés. Cuando están aburridos, buscan salir de ese estado a través del juego, pero lo hacen de una manera responsable ya sea en casa o escuela, siguiendo las normas establecidas para un rato de sano esparcimiento. Generalmente concluyen sus deberes escolares y de casa para tener como recompensa el juego. Pero cuando el niño desobedece, engaña o es agresivo ante la limitación del juego, serán los detonantes de que algo no está bien y hay que indagar la razón.

No te puedes perder ...


Los niños y adolescentes que son más propensos a la ludopatía son aquellos que tienden a aburrirse con facilidad, forman parte de una familia disfuncional, son introvertidos, les cuesta trabajo integrarse a sus grupos sociales, se refugian en los juegos, por lo que debemos estar atentos si presentan:

 

-Alteraciones del comportamiento.

-Insomnio (sueño poco reparador).

-Alteraciones en el apetito.

-Bajo rendimiento escolar.

-Disminuye contacto con amigos y familia.

-Habla todo el día de videojuegos y busca las actualizaciones.

-No respeta límites, roba, miente, deja sus responsabilidades.

-Se comporta agresivo cuando se le impide jugar.

 

Será importante recurrir con el especialista en conducta para determinar las causas de dichos comportamientos y evitar futuras consecuencias en la vida del niño o del adolescente.


Si la causa de la conducta es el juego y lo necesita para cubrir las exigencias gratificantes del cerebro, estaremos hablando de una adicción conductual, por lo que será necesario que toda la familia tome parte del tratamiento.


Para ayudar a un niño o adolescente ludópata será importante:


- Entender qué le está pasando y el papel que tiene el juego en su cabeza.


- No reprochar o recriminar, tratar de entender cómo vive la ludopatía y qué pensamientos tiene sobre su adicción: ¿se considera adicto al juego? ¿Es consciente de los problemas que le origina? ¿Quiere cambiar su situación? ¿Le gustaría dejar de jugar? De esto dependerá la forma en que se le ayudará.


- Es más fácil ayudar a quien reconoce que tiene una adicción al juego y quiere superarlo, que a quien ni siquiera reconoce tener un problema por el juego y/o no quiere dejarlo.


- Cuando hay negación o desconocimiento de que se es adicto al juego, será necesario relacionarlo con posibles problemas que pudieron haberlo ocasionado.


- Si no tiene conciencia ni remordimiento, debemos darle tiempo.


- Cuando se originan problemas de sueño, alejamiento de amistades y familiares, disminución de su desempeño escolar y pérdida de la salud, requerirá apoyo médico.


- Hacerle ver los problemas que le ha generado el juego y relacionarlos con las horas que ha destinado a este le harán tomar conciencia de que su adicción al juego lo está perjudicando.


- Si ha iniciado a tomar conciencia empezaremos el análisis de su relación con el juego, se le debe informar sobre el trastorno psicológico conductual que padece con cautela sin llegar a etiquetar, debemos dejar que descubra por sí mismo y sea consciente de lo que está padeciendo e inicie a realizar acciones para cambiar.


- Debe existir un incentivo tangible para que pueda abandonar la conducta: “has intentado mejorar tus calificaciones, pero con el juego no hemos tenido buenos resultados, vamos a intentar dejar de jugar a ver si tu aprovechamiento mejora y tienes buenas calificaciones”. Si le damos una resolución favorable como incentivo para dejar de jugar, será una estrategia más eficaz para que se convenza a sí mismo de superar su adicción.


- Se debe valorar los logros por pequeños que sean, ya que son un incentivo para seguir esforzándose y superar su adicción.


- Ayudarle a hacer una lista de “situaciones que lo llevan al juego” y evitar que se vuelvan a presentar para no recaer.


La ludopatía está ligada a un “estilo de vida” que orilla a caer en esa adicción, por lo que será conveniente revisar y tratar en familia de brindar el apoyo necesario para que no se vuelva a recaer y juntos encontrar las consecuencias y mejoras para un estado de vida saludable.


En la actualidad, el uso de la tecnología ha generado que las nuevas generaciones desde temprana edad tengan una relación muy estrecha con los móviles, tabletas o videojuegos y, desafortunadamente, el ritmo de vida actual de las familias es tan apresurado que poco tiempo se destina a estar con los hijos y se busca la forma más sencilla de entretenerlos por lo que los ponemos frente al televisor, les damos una Tablet para que no lloren y se distraigan sin medir las consecuencias que esto traerá en el futuro.


Los factores de riesgo son:

-Mal control por parte de los adultos sobre el uso de los juegos, móviles, Tablet, videojuegos.

-Carencia de actividades que retribuyen emociones de afecto y atención.

-Inseguridades en el desarrollo de la personalidad.

-Herencia a las adicciones del juego.


Proporcionarles varias alternativas y encontrar actividades que pueda realizar que sean compatibles con el juego como hacer ejercicio, leer un libro, salir con los amigos, salir con la novia, convivir con la familia evitará que se refugien en el juego.


Puedes estar interesado en:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora de leche para la lactancia artificial que arroja como resultado una recomendación de cuánta leche debería tomar un bebé según su edad. Se trata sólo de una recomendación ya que los últimos estudios científicos sugieren que los bebés se alimenten a demanda.


Fuentes:

-Andrés Puyol Pérez. “Nuevas tecnologías, nuevas adicciones”. Grupo Gesfomedia (Escuela para padres).

-Urra Portillo Javier. “Mi hijo y las nuevas tecnologías”. Editorial Pirámide.

-David Fernández Fernández. “Diario de un ludópata”. Edit. ERIDE.

-Francisco J. Labrador, Ana Fernández Alba. “Juego Patológico”. Editorial SINTESIS.

Redacción: Edgar Corona

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>