¿Hay que obligar a comer a los niños?

¿Hay que obligar a comer a los niños?
comparte

No, nunca obligues a comer a tu hijo ya que puede acabar desarrollando aversión a la comida o volviéndose obeso si tienes éxito. La comida nunca debe ir ligada a premios y castigos.

Todos los pediatras, nutricionistas y expertos están de acuerdo: no se debe obligar a los niños a comer.  Así lo explica el pediatra Carlos González en su libro Mi niño no come: “No obligue a comer a su hijo. No le obligue jamás, por ningún método, bajo ninguna circunstancia, por ningún motivo”.

 

A la hora de obligar a un niño a comer hay diversos escenarios y, por lo tanto, diversas causas y soluciones:

 

Escenario 1- No quiere comer más

 

¿Tu hijo ya comido una buena cantidad pero no se acaba el plato? Probablemente sea porque le estás echando demasiada cantidad. Tendemos a poner a los niños raciones iguales que las de los adultos pero su estómago es más pequeño. Se llenan antes y necesitan menos comida. Por lo tanto, no le eches demasiado. Si ya ha comido y no quiere más, le retiras el plato y al día siguiente le pones menos, hasta que adecúes las raciones a su necesidad. Y listo.

 

A pesar de estos consejos, según un estudio de la Universidad de California titulado “Sólo tres bocados más”, el 85% de los padres obliga a comer a sus hijos cuando ya han saciado su apetito.
 

No te puedes perder ...

No te obsesiones con percentiles y pesos, cada niño tiene un ritmo de crecimiento y su cuerpo sabe cuándo no debe comer más. No quieras saber más que su estómago.

 

Escenario 2- No quiere comer verduras o pescado

 

Hay niños que comen perfectamente pasta, carne o bollos, pero a la hora de comer ciertos alimentos -generalmente pescado, frutas y verduras- se niegan y no hay manera de conseguirlo.


Estos alimentos son necesarios en la dieta de cualquier persona, pero obligándole a comérselos o castigándole si no lo hacen, o incluso premiándole, es más que posible que solo logres enfadarte.


Si quieres que coma este tipo de alimentos pruebas otras técnicas más amables y exitosas como probar con diferentes verduras para ver cuáles le gusta más, cocinarlas de diferentes maneras, hacer platos divertidos con ellas y, por supuesto, enseñar mediante el ejemplo. Hay muchos padres que no prueban el pescado y pretenden que a sus hijos les encante… Eso es imposible.

 

Escenario 3- No quiere comer nada

 

Los niños no son tontos y saben que tienen que comer. Si tu hijo no come nada de nada, ni siquiera alimentos que suelen gustar a todos los niños como salchichas o chocolate, es que algo le pasa. Consulta con el pediatra porque puede que esté malo.

 

 

Otros consejos

Para asegurarte de que tu hijo come, y de que lo hace de manera saludable, puedes seguir además estos consejos:

 

- No le dejes picar entre horas comidas poco saludables que llenan. Si se ha comida una bolsa entra de patatas fritas por la tarde, es difícil que se coma el pescado a la plancha para cenar de buen grado.


- Si obligas a tu hijo a comer todos los días más de lo que quiere y lo consigues, tiene muchas papeletas de acabar siendo un niño con sobrepeso u obeso.


- ¿A ti te gustaría que te obligaran a acabarte la comida de tu plato cuando vas a un restaurante? ¿O que el camarero te chillara por dejar un poco de arroz? A tu hijo tampoco.


- Si normalmente come bien y un día muestra poco apetito, pregúntale qué le pasa antes de sacar la artillería pesada contra él.


- Obligar a los niños a comer puede causar a la larga trastornos de la alimentación como anorexia o bulimia.


- La comida no tiene que resultar estresante, sino un rato agradable en familia.


- Al igual que no todos los días tienes el mismo hambre, los niños tampoco. Según lo que hayan comido antes y las actividades que hayan hecho, tendrán más o menos ganas de comer. Tenlo en cuenta a la hora de prepararle la comida.


- Dale tiempo para comer y no le metas prisa. Los niños comen más despacio que los adultos. Si le presionas, dirá que no quiere más con tal de acabar.

 

Foto: Designed by Peoplecreations - Freepik.com


Te puede interesar:
La tabla de percentiles de peso y talla, confeccionadas por la OMS, son utilizadas para determinar de manera rápida y precisa si un bebé está creciendo de manera adecuada en relación con otros bebés de su misma edad.


Fuentes:

González, Carlos (2012), Mi niño no me come, Ed. Temas de hoy

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>