Sí, los hombres también tenéis un “reloj biológico”

Sí, los hombres también tenéis un “reloj biológico”
comparte

A la hora de tener hijos, no solo el reloj biológico de la madre importa. Tanto la edad de la madre como del padre tienen una importante influencia en la prevalencia de ciertos desórdenes o problemas de salud del feto. 

El reloj biológico es algo a menudo empleado para referirse a la capacidad de las mujeres de quedar embarazadas o a un instinto que llama a ello. Lo cierto es que no se trata exactamente de eso y que no solo las mujeres cuentan con él. Y es que, al fin y al cabo, concebir un bebé es cosa de dos.

 

Reloj biológico ≠ Fertilidad

 

El conocido como “reloj biológico” no se refiere, como término médico, a la capacidad fértil. En cambio, en la literatura médica se define el reloj biológico como el mecanismo que produce determinados cambios biológicos (en la temperatura corporal, por ejemplo) a partir de una determinada edad (diferente en cada caso).

 

No obstante, sobre todo a partir de la entrada masiva de la mujer en el mundo laboral, esta expresión empezó a ser empleada para referirse a la reducción de las posibilidades de concebir de una mujer o, incluso, a una especia de “llamada interna” que hacía que la mujer quisiera ser madre (algo de lo que no hay ninguna evidencia científica).  

 

Así, es de dominio público que a medida que la edad de una mujer avanza, su fertilidad decrece y el riesgo de que el bebé nazca con posibles desórdenes cromosómicos o problemas de salud aumenta.

 

Pero los hombres, aunque son capaces de producir esperma a lo largo de sus vidas, también cuentan -al igual de las mujeres- con más posibilidades de pasar defectos genéticos a sus hijos a partir de una determinada edad. Es decir, aunque su reloj biológico no afecta (completamente) a su fertilidad, sí afecta a la calidad de su esperma y, por tanto, a la salud del bebé.

 

Por ejemplo, diversos estudios sugieren que el 2% de los hijos de padres por encima de los 50 desarrollarán el desorden neurológico de esquizofrenia, lo que supone un riesgo tres veces superior al de hijos de padres de 20 a 24 años. Otros, como un estudio publicado en abril de 2014 por la revista JAMAL Psychiatry, apuntan que la prevalencia de niños dentro del espectro autista es mayor en aquellos con padres a partir de 40 años que en aquellos con padres de menos de 30.

 

Padres y madres conscientes e informados

 

Con todo, es innegable que el cambio en los estilos de vida está haciendo que cada vez más hombres y mujeres sean padres y madres más tarde en sus vidas. Ante esto, conviene recordar que, aunque los riesgos existen y van aumentando con la edad, la mayoría tienen bebés perfectamente sanos. Así que, seas hombre o mujer, si tu reloj biológico está ya en esas edades consideradas de mayor riesgo, pero quieres ser padre o madre, consulta e infórmate para tomar una decisión informada y aquella que tú mejor consideres.

 

Referencias:

 

- Parental age and the origin of extra chromosome 21 in Down syndrome. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11393539

- JAMA Psychiatry. Paternal Age at Childbearing and Offspring Psychiatric and Academic Morbidity. http://jamanetwork.com/journals/jamapsychiatry/fullarticle/1833092?resultClick=3

- Autism risk associated with parental age and with increasing difference in age between the parents. http://www.nature.com/mp/journal/v21/n5/full/mp201570a.html


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×