Causas y síntomas de la menometrorragia funcional

Causas y síntomas de la menometrorragia funcional
comparte

La menometrorragia es un trastorno ginecológico que causa pérdidas de sangre uterina abundantes fuera del periodo de la menstruación. Las causas de este problema son muchas y muy diversas: infecciones, ingesta de ciertos medicamentos, alteraciones hormonales, tumores, pólipos, etc.

La menometrorragia es un desorden que provoca la pérdida de sangre o hemorragia uterina abundante proveniente de los órganos genitales femeninos. Puede coincidir con la regla, pero las pérdidas de sangre continúan de manera irregular una vez ha pasado esta.


Además, se habla de menometrorragia funcional cuando la causa del sangrado es hormonal: ingesta de ciertos fármacos de terapia hormonal, aborto espontáneo, placenta previa en el embarazo, alteraciones de ciertas hormonas, etc.


No obstante, existen otras muchas causas orgánicas que pueden causar esta alteración: infecciones del aparato genital, tumores, presencia de pólipos, fibromas, inflamación del útero o del cuello uterino, etc. Es decir, cualquier enfermedad o anomalía orgánica que afecte al útero y a los ovarios.


Es un problema bastante habitual en mujeres en edad fértil que normalmente no reviste gravedad y se corrige sin problemas, a no ser que está causado por un tumor maligno, en cuyo caso habría que tratar el cáncer. Sin embargo, lo normal es que se debe a algún problema menor como un pólipo o una alteración hormonal y que el pronóstico sea bueno.

Síntomas de la torsión ovárica

Síntomas de la torsión ovárica

La torsión ovárica es la rotación del ovario de tal manera que llega a ocluir la arteria ovárica y/o de la vena. Provoca un fuerte dolor abdominal, además de fiebre, náuseas, etc. El tratamiento requiere cirugía.


Síntomas de la menometrorragia


- Sangrado abundante uterino fuera del periodo menstrual (más de 80 ml al día) durante al menos 7 días seguidos.


- Anemia o falta de hierro debido al sangrado.


- Cansancio y fatiga.


- Dolor abdominal fuerte (solo en algunos casos).


¿Cómo se trata?


Antes de decidir el tratamiento más adecuado hay que averiguar la causa del sangrado. Para ello, el ginecólogo mandará hacer una serie de pruebas como ecografía vaginal, histeroscopia, análisis y citología, etc.


Una vez determinada la causa, habrá que elegir el tratamiento en función de la misma:


- Si la causa es funcional, es decir, alguna alteración hormonal, habrá que estabilizar el ciclo menstrual con medicamentos con estrógenos y progesterona.


- Si es debido a un aborto espontáneo, no se puede hacer nada más que esperar a que pase y, si es necesario, realizar un legrado.


- Y si la causa es orgánica, como un pólipo, tumor o fibroma, habrá que recurrir a una operación o intervención quirúrgica para extraerlo y que así el útero cese de sangrar. 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×