• Buscar
Publicidad

¿Duele la amniocentesis?

¿Duele la amniocentesis?

La amniocentesis es una prueba prenatal de diagnóstico, mediante la cual se toma una muestra del líquido amniótico que rodea al feto en busca de anomalías genéticas

Publicidad

Indice

 

¿Cómo se realiza una amniocentesis?

El líquido amniótico contiene sustancias de desecho fetales cuyas células son analizadas para obtener información genética del bebé en gestación. 

Esta muestra es extraída del útero de la futura madre mediante la introducción de una aguja a través de su abdomen. Un procedimiento que, si bien es relativamente seguro, suscita no pocos temores. La idea de que una larga aguja atraviese su tripa puede inquietar a quienes se ven obligadas a llevarla a cabo. Pero ¿realmente duele la aminocentesis?

Articulo relacionado: Riesgos de la biopsia corial

Pues bien, la mayoría de las mujeres que se someten a una prueba de estas características reconoce que no es tan dolorosa como habían sospechado.

La sensación, dicen, es la de un pinchazo cuando la aguja penetra en la piel y una molestia semejante a la de la menstruación durante el proceso.

Si se sigue un procedimiento transabdominal, la punción no debería doler más que un análisis de sangre. En algunos centros, además, suelen administrar previamente una pequeña cantidad de anestesia  para insensibilizar la zona.
 

Proceso de amniocentesis

La amniocentesis consiste en la introducción de una aguja en el útero materno.

Para localizar la abertura del líquido amniótico el médico utiliza ultrasonidos, con los que se irá guiando para dirigir la aguja por la cavidad uterina. Una vez alcanzado el líquido amniótico se extrae una muestra gracias a la jeringa unida a la aguja y, finalmente, se retira del abdomen.

Articulo relacionado: ¿Duele la amniocentesis?

Tras la prueba, se recomienda no realizar grandes esfuerzos y permanecer en reposo si se estima oportuno. A pesar de que la actividad normal no supone un riesgo  de pérdida fetal, se suele indicar descanso las 48 horas posteriores a la prueba.
 

¿Cuándo preocuparse?

En el transcurso del proceso es normal sentir molestias o ligeros dolores parecidos a los cólicos de la regla. En cambio, si el dolor abdominal durante o posteriormente a la prueba es agudo, y va acompañado de fiebre, hemorragias o pérdidas vaginales de líquido, debe llamarse o acudir urgentemente al médico. 
 

Riesgos de la amniocentesis

- Pérdida fetal (0.5-1%): la amniocentesis en el segundo trimestre presenta un leve riesgo de que ocurra un aborto espontáneo.

- Amenaza de aborto.

- Lesiones estructuras vecinas (asa intestino, vejiga etc.) o del bebé: durante la amniocentesis el bebé puede moverse y poner alguna extremidad donde se encuentra la aguja. Sin embargo, las heridas con la aguja ocurren con poca frecuencia.

- Hematoma de pared abdominal.

- Derrame del líquido amniótico: rara vez, el líquido amniótico se filtra a través de la vagina después de una amniocentesis.  

- Corioanmionitis.

- Parto Pretérmino.

- Infección: muy pocas veces, la amniocentesis podría causar una infección urinaria.

- Transmisión de una infección: si tienes una infección, como hepatitis C, toxoplasmosis o VIH/SIDA, podrías transmitir la infección a tu bebé durante la amniocentosis.

- Sensibilización al Rh: es raro (pero puede ocurrir) que la amniocentesis haga que las células de la sangre del bebé ingresen en el torrente sanguíneo de la madre. Si tienes sangre Rh negativo y no has desarrollado anticuerpos para la sangre Rh positivo, luego de la amniocentesis te darán una inyección de un producto sanguíneo llamado inmunoglobulina Rh.


Fuente:

ACOG: Women's Healthcare Physicians. Washington D.C.: American College of Obstetricians and Gynecologists; c2019. Prenatal Genetic Diagnostic Tests; 2019 Jan.

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 12-03-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×