×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo respiran los bebés en el vientre?

¿Cómo respiran los bebés en el vientre?

¡No respiran! Aunque parezca mentira, los bebés no respiran como tal hasta que nacen, dentro del útero materno no usan sus pulmones.

Publicidad

Puede que alguna vez te hayas preguntado cómo es posible que los bebés respiren dentro del útero y no se ahoguen con el líquido amniótico. La respuesta es sencilla: no respiran. Hasta el momento de nacer, cuando el médico les da esa famosa palmadita en el culete para obligarlos a llorar y respirar, no han respirado nunca.

Y es que dentro del útero no sería posible que respirara por el medio acuático en el que vive, además de que los pulmones son unos de los últimos órganos en terminar de desarrollarse, por lo que esta función la hace el cordón umbilical. Además de los nutrientes necesarios para alimentarse, el cordón suministra al feto el oxígeno que necesita.

La sangre que entra viene cargada de altos niveles de oxígeno que fluye a través de la vena umbilical hacia su corazón y de allí se distribuye por todo su cuerpo.

Después, la sangre no oxigenada sale de su organismo a través de la arteria umbilical hacia la placenta, donde se eliminan los productos de desecho del bebé.

No te puedes perder ...

¿Mi bebé puede tomar agua?

¿Mi bebé puede tomar agua?

Beber agua es algo normal para nosotros, pero administrarla a un bebé en el momento menos adecuado puede resultar dañino para su desarrollo y su salud. Aquí te decimos cuándo es buena idea que tu pequeño pueda tomar agua.

Y tambien:

El nivel de saturación del pequeño se mantiene constante, por lo que nunca tiene sensación de ahogo.

No será hasta que nazca cuando los pulmones se ensanchen con la primera bocanada de aire y comiencen a funcionar, llevando el oxígeno a todo el organismo. 


Fecha de actualización: 16-07-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.