×
  • Buscar
Publicidad

Síntomas de un embarazo ectópico

Síntomas de un embarazo ectópico

Etimológicamente ectópico significa fuera de lugar. Un embarazo de estas características es aquel que se desarrolla, por lo tanto, fuera del útero. Normalmente sucede en una de las trompas de Falopio, aunque el óvulo fecundado también puede implantarse en el cuello uterino, en la cavidad abdominal, etc. 

Publicidad

Indice

 

¿Qué es un embarazo ectópico?


Los embarazos ectópicos tienen lugar cuando el óvulo fecundado se implanta en un lugar diferente que el útero, normalmente en las trompas de Falopio. Evidentemente este tipo de gestación no es viable y, por si fuera poco, es terriblemente peligroso. Conocer y detectar sus síntomas se vuelve vital.

Desgraciadamente los síntomas iniciales de un embarazo ectópico son iguales a los que acompañan el comienzo de un embarazo normal, por lo que puede inducir a error. El falso anidamiento produce también una retirada de la regla y durante las primeras semanas es frecuente sentir molestias abdominales semejantes a las del síndrome premenstrual, como ocurre cuando una queda encinta. Incluso pueden presentarse ligeras hemorragias que se confunden fácilmente con el sangrado de implantación y un test de embarazo da positivo ya que se elevan los niveles de gonadotropina coriónica humana. 
 

Síntomas característicos de un embarazo ectópico

No te puedes perder ...

¿Cuánto dura un embarazo?

¿Cuánto dura un embarazo?

La duración de un embarazo puede variar hasta un mes según un estudio publicado en la revista Human Reproduction, en concreto, las fechas de parto entre embarazos naturales pueden variar hasta en 37 días. ¿Quieres saber por qué?

Y tambien:


Si bien, además de estos signos un tanto ambiguos, la mayoría de los embarazos extrauterinos manifiestan otros síntomas inequívocos en medicina:

- Dolor agudo y persistente en la parte baja del vientre.

- Dolor abdominal fuerte en un costado.

- Leve hemorragia irregular, especialmente a las 4 o 6 semanas tras la implantación, es decir a las 2 o 4 semanas de amenorrea (falta de menstruación).

- Sangrado vaginal intenso y negruzco.

- Dolor agudo repentino que se extiende por el abdomen. Esto sucede cuando la trompa se rompe.

- Dolor en la punta del hombro. Al romperse la trompa se produce una hemorragia que irrita el diafragma, lo que puede provocar dolor irradiado al hombro.
 

Factores de riesgo de los embarazos ectópicos


Aunque en una gran parte de los casos la etiología es desconocida, sí se pueden identificar una serie de factores de riesgo:

- Antecedentes de enfermedad inflamatoria pélvica (EIP): infecciones de origen sexual que producen inflamación de las trompas (salpingitis o anexitis), lo que conduce a un mal funcionamiento de las mismas.

- Fallos en métodos anticonceptivos: portadoras de DIU de cobre y pacientes sometidas a ligadura de trompas, así como usuarias de la píldora del día después.

- Tratamientos de esterilidad: tanto las inducciones de la ovulación como en fecundación in vitro (FIV).

- Cirugía tubárica previa.

- Endometriosis.

- Antecedentes de esterilidad o infertilidad y embarazo ectópico previo.
 

Riesgos de padecer un embarazo ectópico


Si no se detecta un embarazo extrauterino a tiempo y sigue desarrollándose, las consecuencias pueden ser fatales. Si el embrión crece en la trompa de Falopio, ésta puede romperse y generar una hemorragia interna.

Afortunadamente la incidencia de esta complicación no es muy alta y es fácilmente constatable (los niveles hormonales indican que hay gestación pero el escáner muestra un útero vacío y una imagen anormal en la trompa). Con el diagnóstico y un tratamiento médico es posible detener el desarrollo del embarazo. Asimismo, puede practicarse una cirugía cuando la trompa ya está afectada.

Sea como fuere, con este tipo de gestación anómala se impone una intervención médica inmediata, por lo que ante uno o varios de los síntomas mencionados no dudes en acudir al ginecólogo.
 

Tratamiento de los embarazos ectópicos


El objetivo principal del tratamiento en un embarazo ectópico es extraer o eliminar el embrión ya que no es viable y, como hemos visto, puede causar incluso la muerte materna.

Dependiendo de la gravedad de la situación y de la edad gestacional del feto, puede tratarse con medicamentos como el Metotrexato, inyectando un fármaco que destruye el embrión implantado en la trompa, o quirúrgicamente. La operación consiste en una pequeña incisión en el vientre a la altura de la trompa perjudicada. Mediante laparoscopia se accede a la trompa para extraer el embrión y, si la trompa ha sido dañada, es necesario repararla o extraerla.
 

¿Se puede tener un embarazo normal después?


Después de un embarazo extrauterino pueden tenerse embarazos normales, aunque el diagnóstico temprano es fundamental ya que, cuanto antes se intervenga, menor será el daño sufrido por la trompa y mayor la probabilidad de poder llevar otro embarazo a término. Incluso si has perdido una de las trompas, se puede tener un embarazo normal, aunque existe un pequeño riesgo, entre el 7 y el 15 %, de repetición.

Si el embarazo se detecta antes de que se rompa la trompa, las posibilidades de tener un embarazo normal son las mismas que las de cualquier otra mujer.

Antes de intentar tener otro bebé, los médicos recomiendan que pasen al menos 3 meses, para recuperarse física y emocionalmente, aunque esto depende de cada mujer y de cómo supere la pérdida del primer embarazo.

Si han tenido que quitar una o ambas trompas, se puede lograr el embarazo mediante una fecundación in vitro, ya que los embriones fecundados se implantarán directamente en el útero.


Te puede interesar:

Los síntomas de un embarazo son muy diferentes de una mujer a otra. Para algunas resultan muy evidentes desde casi el momento de la concepción y para otras el primer síntoma es la ausencia de la regla.

Fuentes:

González-Merlo, Jesús (2006). «Capítulo 28: Embarazo ectópico». Obstetricia (5ta edición). Elsevier España. ISBN 8445816101.

Fecha de actualización: 08-09-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.