¿Puede una embarazada extraerse una muela?

¿Puede una embarazada extraerse una muela?
comparte

La salud bucal forma parte de la salud general de cualquier persona, por lo que es de suma importancia el cuidado de la cavidad bucal y la del resto del organismo también durante el embarazo.

El embarazo constituye una condición sistémica particular que modifica las condiciones bucodentales. El diente y los tejidos de soporte y sostén, la mucosa bucal entre otros, constituyen blancos directos que pueden afectarse por este motivo, por lo que también hay que tener en cuenta enfermedades sistémicas que pueden agravar el cuadro.


En esta etapa existen las condiciones bucales ideales para mayor actividad cariosa; en este sentido prevalece la creencia de que esta se produce porque el calcio de los dientes es extraído por el nuevo ser. Sin embargo, estudios realizados han demostrado que, a diferencia del esqueleto, en el embarazo no existe desmineralización de los dientes. El esmalte tiene un intercambio mineral muy lento, de manera que conserva su contenido mineral toda la vida. Gran parte de lo que ocurre en el esmalte tiene lugar por recambio de minerales con los de la saliva y no por disminución de calcio. En este sentido, se plantea que el calcio no es extraído del tejido dentario, a pesar de que los requerimientos de este elemento están aumentados en el 33% en comparación con mujeres no gestantes. La aparición de las caries no es una situación aislada, se le considera una enfermedad infecciosa y multifactorial, por lo tanto, es obvio que un tratamiento dirigido solamente a los signos ataca el efecto, más no la causa, y la simple extirpación de la lesión no implica el fin de la enfermedad.

Nombres que significan princesa

Nombres que significan princesa

¿El bebé que estás esperando va a ser niña? Si sigues todavía buscando el nombre adecuado para ella, a continuación te vamos a mostrar una lista con una serie de nombres que significan “princesa” procedentes de diferentes orígenes. 


Es común escuchar entre las mujeres embarazadas que “cada hijo cuesta un diente”, sin embargo, no está comprobado.


Las náuseas y los vómitos son muy comunes durante el embarazo. Entre el 75-80% de las mujeres experimenta estos síntomas, fundamentalmente limitados al primer trimestre del embarazo. Una forma severa de este cuadro es la hiperémesis gravídica, que afecta al 0.3-2% de las embarazadas, pudiendo llevar a una importante erosión del esmalte dentario.


Los cambios en la composición de la saliva durante el final del embarazo y la lactancia pueden predisponer temporalmente a la erosión y a la caries dental. Sin embargo, no hay datos convincentes que demuestren un incremento de la incidencia de caries durante el embarazo o en el periodo postparto inmediato.


La xerostomía (sequedad bucal) fisiológica es otra queja común durante el embarazo, siendo su principal causa los cambios hormonales, así como determinada medicación (antiespasmódicos, antidepresivos, antihistamínicos).


Cuando una paciente embarazada requiere tratamiento dental se debe conocer el manejo adecuado de acuerdo a los trimestres del embarazo, la posición del sillón dental, los medicamentos que se pueden prescribir para dar un tratamiento óptimo y asegurar también que el feto está siendo protegido al no utilizar fármacos teratógenos. La atención de estos factores permitirá al dentista proveer el tratamiento requerido con un mínimo de riesgo hacia el binomio madre-feto.


Anteriormente se pensaba que las mujeres embarazadas no podían tener ningún tratamiento odontológico hasta después del parto, sin embargo, hoy en día se sabe que cualquier mujer embarazada puede recibir cualquier tratamiento odontológico en cualquier etapa de gestación siempre y cuando se analice riesgo-beneficio para la paciente y el bebé, tomando en cuenta además que el cuarto y sexto mes del embarazo son los de menor riesgo.


Posponer el trabajo dental sin emergencia hasta el segundo trimestre o después del nacimiento, si es posible siempre y cuando se conozca a la perfección la salud tanto de la embarazada como la del bebé en camino, así mismo siempre que se necesite hacer alguna intervención a la embarazada será importante que su ginecólogo envíe al dentista una autorización mencionando que la salud del bebé y la embarazada lo permiten. Es importante que cualquier duda que tenga el dentista en cuanto a medicamentos o anestésicos a usar sea preguntando al médico ginecólogo de tal modo que él pueda responder nuestras preguntas evitando problemas tanto para la embarazada como para el bebé en camino.


Es importante tener en cuenta que la atención de la embarazada debe estar enfocada en la reducción de factores de riesgo tanto para la madre como para el bebé en gestación.


Fuente:

http://americanpregnancy.org/es/pregnancy-health/dental-work-and-pregnancy/

http://revistas.usfq.edu.ec/index.php/odontoinvestigacion/article/view/850/1085

http://www.lacerodontologia.com/resources/publipropias/Salud%20oral%20y%20embarazo%20pdf.pdf

http://www.medigraphic.com/pdfs/imi/imi-2010/imi102g.pdf

https://www.matiassanmartin.com/se-pueden-descalcificar-los-dientes-si-se-esta-embarazada-o-durante-la-lactancia/

http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2221-24342015000300004

Redacción: Edgar Corona

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×