• Buscar

Estoy embarazada y genero mucha saliva

Estoy embarazada y genero mucha saliva

Las glándulas salivales producen cierta cantidad de saliva (de 1 a 2 litros al día), la cual ayuda a neutralizar los ácidos del estómago, lubricar y proteger la boca de las bacterias y facilitar la digestión de los alimentos, entre otros.

Publicidad

Índice

 

¿Por qué se produce la sialorrea en el embarazo?

Si se produce más de esa cantidad diaria, entonces, podemos señalar que existe un exceso de salivación (llamado también ptialismo) que puede ser sumamente molesto y engorroso, en especial, al hablar.

El ptialismo es el exceso de secreción salivar que se produce en determinadas circunstancias hormonales, por ejemplo, durante el embarazo, y que provoca evidentes molestias y puede llegar a causar problemas algo más graves que deben de ser diagnosticados a tiempo.

Si estás embarazada, es probable que hayas notado un exceso de salivación, acompañado a menudo de náuseas y vómitos. Uno de los síntomas más frecuentes de embarazo es el ptialismo o el exceso de salivación, también conocido como sialorrea.

Es más frecuente en el primer trimestre de gestación (lo padecen hasta un 10% de embarazadas) y se va haciendo menos habitual a medida que avanza el embarazo., aunque puede continuar hasta el final del mismo.

La sialorrea es más molesta por la noche, cuando la acumulación de saliva en la boca puede incluso descansar o dormir bien.
 

Posibles causas de la sialorrea en el embarazo

Las causas de la sialorrea en el embarazo no están muy claras, ya que no se ha estudiado tanto como las náuseas y los vómitos, pero existen unas cuantas ideas.

Podrías producir más saliva durante el embarazo debido a los siguientes factores:

- Los cambios hormonales. Los expertos no saben qué es lo que causa esta salivación excesiva que algunas mujeres experimentan en los primeros meses de embarazo, pero los cambios hormonales podrían ser los responsables.

- Las náuseas. Las náuseas podrían causar que algunas mujeres traguen menos saliva, haciendo que esta se acumule en la boca. La salivación excesiva es más común entre mujeres que sufren hiperémesis gravidarum, un tipo de náusea intensa.

- La acidez estomacal. El aumento de salivación también puede estar relacionado con la acidez, que es común en el embarazo. Los jugos gástricos son ácidos y al subir por el esófago lo irritan, causando esa sensación de quemazón tan familiar para las personas que sufren de acidez. 

Cuando los ácidos llegan al esófago provocan la segregación de saliva, ya que esta tiene una gran concentración de bicarbonato, que es alcalino. Cada vez que tragas, tu saliva baña las paredes del esófago y ayuda a neutralizar los ácidos gástricos. (Esto podría explicar por qué al vomitar tendemos a producir más saliva).

- Otros irritantes. Ciertos irritantes, como el humo, pueden causar aumento en la salivación, así como también las caries y otras infecciones orales, algunos medicamentos, la exposición a toxinas (como el mercurio y los pesticidas) y ciertos problemas médicos.

 

Cómo combatir la sialorrea en la gestación

- Cepillarte los dientes y usar enjuague bucal varias veces al día.

- No beber líquidos a primera hora de la mañana o con el estómago vacío.

Articulo relacionado: Maternidad y bipolaridad

- Si la salivación es muy abundante, puede ser útil comer una tostada o una galleta.

- Poner remedio a las posibles causas, como las náuseas o la acidez, cambiando nuestros hábitos alimenticios.

- Masticar chicle para tragar mejor la saliva acumulada.

- Beber mucha agua para evitar la deshidratación.

- No tumbarse justo después de comer.

- Evitar los dulces ya que favorecen el desarrollo y potencia de la hipersalivación.

- Comer hielo o alimentos muy fríos.

A pesar de ser un síntoma normal y que no reviste gravedad, pueden darse casos extremos. Si el exceso de saliva es muy abundante, impide hacer una vida normal y es acompañado de vómitos varias veces al día, es necesario consultar con un médico, porque podríamos sufrir hiperémesis gravídica o padecer deshidratación y necesitamos tratamiento para evitar complicaciones.

Para muchas mujeres este problema se suaviza o desaparece junto con las náuseas al final del primer trimestre. Sin embargo, igual que las náuseas, en algunos pocos casos también podría durar todo el embarazo. 

En las embarazadas suele desaparecer espontáneamente a la semana 20 o disminuir notablemente, aunque a veces permanece hasta el fin del embarazo.


Fuentes:

Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

West, Zita (2007), El cuidado del bebé antes del nacimiento. Ed. Pearson Alhambra.

Fecha de actualización: 07-01-2021

Redacción:

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×