Escherichia coli, síntomas y tratamiento

Escherichia coli, síntomas y tratamiento
comparte

La E-coli es una bacteria de la que existen muchos tipos. Algunos son beneficiosos para el organismo, pero otros pueden provocar infecciones intestinales y extraintestinales como cistitis, diarreas, vómitos, meningitis, mastitis, septicemia y neumonía Gram-negativa.

Síntomas de la Escherichia coli

Si el tipo de E-coli que encontramos en una persona no tiene ninguna modificación virulenta, puede ayudar a la flora intestinal favoreciendo la absorción de nutrientes. Sin embargo, existen muchas variantes de esta bacteria que son perjudiciales para el organismo, pudiendo llegar a ser graves.

Al provocar diversas enfermedades, los síntomas pueden ser muy variantes de unas a otras. No obstante, en la mayoría de personas provoca una infección del aparato digestivo, dando lugar a dolor de estómago, vómitos, diarrea, inapetencia, gases y, a veces, fiebre.

También es frecuente que ocasione infección urinaria, cuyos síntomas principales son: dolor o escozor al orinar, micción frecuente, orina en sangre, dolor de espalda, etc.

El resto de en enfermedades son muy poco habituales, es raro que la E-coli cause neumonía, meningitis, etc. Por lo tanto, los síntomas principales que pueden darnos la pista de una infección por esta bacteria son las molestias digestivas antes descritas.

Haz tu pregunta

Pregunta a otros papás y mamás

¿Cómo se trata la Escherichia coli?

La mayoría de gente que padece trastornos gastrointestinales a causa de la E-coli se recupera en un par de días. Los antibióticos no hacen efecto en este caso, se recomienda por tanto reposo, beber mucho líquido y dieta, así como alejarse de los lugares públicos para evitar el contagio.

En cambio, las infecciones urinarias sí necesitan antibióticos para tratarlas y curarlas.

Artículos relacionados

Incompetencia cervical

Incompetencia cervical

Entre las numerosas complicaciones que amenazan un embarazo, se encuentra la incompetencia cervical o insuficiencia de útero. Actualmente este problema representa el 10% de las causas de parto...

Citomegalovirus y embarazo

Citomegalovirus y embarazo

El citomegalovirus es un virus bastante común cuya infección puede afectar a cualquier persona, si bien suele presentarse con mayor frecuencia en niños pequeños, especialmente aquellos que van a guarderías...

Embarazo y gases

Embarazo y gases

Los cambios hormonales de la gestación, unidos al aumento del tamaño del útero, hacen que las digestiones sean más lentas, lo que provoca un incremento de los eructos y flatulencias durante estos...

0 Comentarios

Escribe tu comentario

Utilizamos cookies para mejorar la calidad del servicio, medir la audiencia y ofrecerle publicidad que pueda ser de su interés. Si continua navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.