×
  • Buscar
Publicidad

¿Es normal no sentir un día al bebé?

¿Es normal no sentir un día al bebé?

Al comienzo del embarazo el embrión solo tiene unos cuantos centímetros y se encuentra flotando dentro del útero de la madre, pero a medida que va creciendo los movimientos empiezan a ser notorios alrededor del cuarto o quinto mes de embarazo. Esto requiere que esté coordinada la columna vertebral, los hombros y la cabeza.

Publicidad

Las pataditas del bebé son un indicador de que el embarazo va bien al igual que la salud del pequeño, por lo regular las mamás las sentirán cuando cambie de posición o se encuentre en completo descanso ya que son más fáciles de percibir.


Al final del embarazo, los movimientos fetales tienden a disminuir porque el bebé tiene menos espacio, sin embargo, se debe tener considerado que se deben sentir sus movimientos alrededor de diez veces a lo largo del día.


¿Por qué se mueve?


Cuando el nivel de glucosa en la sangre de la madre aumenta ella lo comparte inmediatamente con el bebé por medio de la placenta, lo que produce que el bebé se mueva enérgicamente, realizando movimientos en el vientre por algunos momentos.


¿Qué hacer si mi bebé se mueve menos?


Es normal que no sientas los movimientos de tu bebé si te encuentras estresada, muy ocupada o no lo suficiente concentrada en tu vientre. Al detectarlo lo primero es no ponerte nerviosa ya que esto ocasionará que tu abdomen esté más tenso y sea más difícil percibir los movimientos.

No te puedes perder ...

La 31ª semana de embarazo

La 31ª semana de embarazo

El bebé cada vez te molesta más, presiona tus costillas, el diafragma, el estómago y los intestinos. Además, el peso del vientre te causará dolor de espalda. En estas semanas es muy común notar las contracciones de Braxton Hicks, que aún no son las del parto.

Y tambien:


Si te encuentras en esta situación, lo que muchas recomiendan es mantener la calma, tomar una bebida que contenga azúcar y posteriormente estimular al bebé mediante masajes, música, etc. y contar los movimientos que se perciben durante un periodo de dos horas.


Debemos tener en cuenta que los movimientos del feto aumentan durante las últimas horas de la tarde/noche que por la mañana y que al igual que nosotros también duermen y tienen períodos de descanso.


Otros de los motivos por los cuales el bebé no se mueve mucho puede ser por la ubicación de la placenta, lo más común es que la placenta se implante en la parte superior, trasera o delantera del útero pero cuando la placenta se encuentra ubicada en la cara interior del útero (pegada al ombligo), la madre puede no sentir los movimientos del bebé con la misma facilidad que una cuya placenta se encuentra en la parte posterior. La posición de la placenta se puede verificar a través de un ultrasonido.


¿Cómo provocar los movimientos del bebé?


- Cambiar de posición: recostarse primero sobre el lado izquierdo, descansar y respirar profundamente en repetidas ocasiones, recostarse sobre el lado contrario y repetir la acción.

- Comer y beber: hidratarse y comer algún tipo de fruta o algo dulce. Algunos bebés no se mueven cuando la mamá lleva algún tiempo sin ingerir alimentos o bebidas.

- Hablar con tu bebé: es un tipo de estimulación al que puede reaccionar al reconocer tu voz.

- Iluminar el vientre: puedes acercar una linterna al vientre y el bebé reaccionará al reflejo de la luz.


- Presionar el vientre: con movimientos suaves, trata de mover al beb

- Escucha música: cualquier tipo de música funciona, si es tranquila trata de moverte al ritmo de ella, de un lado a otro.


¿Qué hacer si mi bebé sigue sin moverse?


Se considera que todo esté en orden si cuentas diez movimientos del bebé en un periodo de dos horas; si pasa lo contrario lo más recomendable es llamar a tu médico, el cual podría solicitar algunas pruebas como un ultrasonido o un monitoreo del ritmo cardiaco del bebé.


Fecha de actualización: 15-06-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.