×
  • Buscar
Publicidad

Cuida tus ojos también en invierno

Cuida tus ojos también en invierno

No solo debemos preocuparnos del cuidado de nuestros ojos en verano, también el frío, la nieve, la niebla y el viento son factores de riesgo para nuestros ojos cuando practicamos algún deporte al aire libre.

Publicidad

Índice

 

Daños oculares frecuentes en invierno


Los daños oculares derivados de la práctica de deportes de invierno, como la conjuntivitis, la queratitis, las cataratas o las lesiones retinianas, se deben, tal y como indican los expertos de ALAIN AFFLELOU, a la radiación ultravioleta, a la reverberación atmosférica y a la presencia de partículas en suspensión en el aire, como los cristales de hielo.

En invierno, no prescindas de tus gafas de sol: la nieve fresca refleja cerca del 80% de la luz solar, mientras que la arena lo hace entre un 10 y un 25%. Además, la proporción de rayos ultravioletas en la luz solar aumenta un 10% cada mil metros de altitud. Los efectos de la radiación ultravioleta en la montaña son mucho más devastadores que en la ciudad.

Además, en la alta montaña, las partículas en suspensión, como los cristales de hielo, se pueden proyectar contra la córnea, ocasionando lagrimeo. El viento también puede hacer que los ojos se vuelvan llorosos, impidiéndonos ver con normalidad y obligándonos a cerrar los ojos constantemente.
 

Síntomas de las enfermedades oculares

No te puedes perder ...

Y tambien:


Para poder tratar a tiempo estas enfermedades de la vista, es fundamental conocer sus síntomas para acudir al médico en cuanto notemos los primeros avisos:

Conjuntivitis: la conjuntivitis es la inflamación e infección de la conjuntiva, la capa fina que cubre la parte blanca del ojo y el interior del párpado). Sus signos clínicos principales son enrojecimiento de la parte blanca del ojo, inflamación de la conjuntiva o de los párpados, aumento de las lágrimas, sensación de tener un cuerpo extraño en el ojo, picazón, irritación o ardor, secreciones de pus, costras en los párpados o las pestañas. El tratamiento depende de la causa, aunque muchas veces son necesarios antibióticos oftálmicos.

Queratitis: inflamación de la córnea. Entre los síntomas principales encontramos enrojecimiento alrededor de la córnea, disminución de la agudeza visual, exceso de lágrimas, dificultad para abrir el párpado a causa del dolor, sensibilidad a la luz (fotofobia), sensación de picazón, ardor o arena en el ojo. Dependiendo del tipo de queratitis ocular, el tratamiento será diferente, pudiendo ser necesario el uso de antibióticos, aciclovir, amebicidas, etc.

Cataratas: es una opacidad de la lente natural (o cristalino) del ojo, que se encuentra detrás del iris y la pupila y, si no se trata, puede acabar con la visión del afectado. Al principio causan visión borrosa, después pueden aparecer otros síntomas como visión brumosa, problemas para distinguir las luces de noche… El tratamiento es la cirugía ocular.

Lesiones de la retina: cualquier tipo de daño o lesión que aparezca en la retina. Muchas enfermedades de la retina comparten algunos signos y síntomas frecuentes, como ver manchas flotantes o telarañas, visión borrosa o distorsionada, defectos en la visión periférica o pérdida de la visión. El tratamiento dependerá de la causa y el daño.
 

Seis consejos para elegir tus gafas para este invierno

1. Compra siempre tus gafas en un establecimiento óptico para asegurarte que te puedan asesorar y que te lleves un producto de máxima calidad.

2. Asegúrate de que el filtro solar de las lentes sea de categoría 3 o 4, ya que lo ideal es que absorban al menos el 95% de la radiación ultravioleta.

3. Presta atención a la visión periférica. Lo ideal es poder abarcar con la mirada un espectro de 180 grados para, por ejemplo, evitar a los esquiadores que se acerquen a gran velocidad.

4. Las gafas deben ajustarse correctamente para garantizar que se mantengan en su lugar. Los nuevos estilos de gafas con formas menos voluminosas se ajustan mejor a los cascos que las lentes tradicionales.

5. Escoge gafas resistentes a los impactos. La mayoría de los modelos especiales para la nieve cuentan con lentes de policarbonato muy resistentes. Cuanto más flexible sea la montura y la lente, menos probabilidades hay de que se rompan con el frío, se deformen o se descoloquen.

6. Ante cualquier síntoma o problema en la visión, debes acudir al oftalmólogo para que revis tu vista y la salud de tu ojo. Recuerda que muchos problemas pueden tener un pronóstico muy bueno si se tratan a tiempo, pero pueden acarrear incluso la pérdida total de la vista si no se detectan y tratan adecuadamente.


Fuente: ALAIN AFFLELOU

Fecha de actualización: 10-09-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.