• Buscar
Publicidad

¿Cómo saber si pierdo líquido amniótico?

¿Cómo saber si pierdo líquido amniótico?

La bolsa amniótica es una estructura membranosa  que contiene el feto y el líquido amniótico durante el embarazo, esta se compone de dos capas: la membrana interna, denominada amnios, contiene el líquido amniótico y el feto. La membrana exterior, denominada corion, contiene el amnios y es parte de la placenta.

Publicidad

Índice

 

¿Qué es el líquido amniótico y para qué sirve?

El líquido amniótico es un fluido acuoso y ligeramente amarillento que contiene nutrientes esenciales para el crecimiento y desarrollo del feto, como lípidos, proteínas, carbohidratos, urea y electrolitos, los cuales traga y luego elimina a través de la orina, que vuelve al líquido amniótico.

El líquido amniótico se forma en la cuarta semana de embarazo a partir del saco amniótico. Al principio se forma solo con el filtrado del plasma sanguíneo, pero después la orina del feto también contribuye a su formación.

La bolsa amniótica se compone de dos capas: la membrana interna, denominada amnios, contiene el líquido amniótico y el feto; y la membrana exterior, denominada corion, contiene el amnios y es parte de la placenta.

En el tercer mes ambas capas se funden ofreciendo al bebé que se desarrolla un espacio estéril. La supervivencia y el bienestar del feto dependen en gran parte de que la bolsa se encuentre intacta y no se pierda líquido.

Lo más común es que la bolsa se rompa en las horas previas al parto e incluso durante el , pero en algunas ocasiones puede romperse en semanas tempranas del embarazo, cuando todavía no es tiempo adecuado que finalice. A veces esta rotura prematura es provocada por infecciones, por traumatismos o por causas desconocidas.

Esta bolsa es en la que el feto vivirá por nueve meses y se irá adaptando a su evolución, ya que está formada por membranas muy elásticas que pueden llegar a expandirse hasta dos veces su tamaño normal durante la gestación. Otra de las funciones del saco es proteger y regular la temperatura, además de permitir el movimiento al bebé y el desarrollo de sus pulmones.
 

Funciones del líquido amniótico

Estas son algunas de las funciones principales del líquido amniótico:

- Incorporar nutrientes

- Proteger al feto amortiguando los movimientos de la madre

- Permitir el movimiento del feto en el vientre materno

- Regular la temperatura del feto

- Proteger al feto de infecciones externas

- Intervenir en el desarrollo adecuado de los pulmones del futuro bebé

 

¿Puedo estar perdiendo líquido amniótico?

Lo más frecuente es que la rotura espontánea de la bolsa sea grande y salga líquido de manera rápida y abundante. En este caso, no surgen dudas porque la cantidad de flujo u orina no es tan cuantiosa y el líquido amniótico es incoloro o blanquecino, menos espeso que el flujo y a veces contiene partículas blancas o restos de sangre flotando.
 

¿Cómo se puede saber si se trata de una fisura?

Una rotura de la bolsa antes de la fecha de parto podría ser indicativo de riesgo departo prematuro o de aborto.

No hay síntomas asociados a la pérdida de este líquido, por lo que pueden entrar dudas sobre si se ha roto la bolsa o no. En caso de no tener claro el origen del líquido, se deben tomar las siguientes medidas:

- Orinar para vaciar bien la vejiga y descartar que sean pérdidas de orina.

- Colocar algún paño o toalla limpia (y de color oscuro) dentro de la ropa interior.

En caso de que la bolsa esté rota, se podrá ver una mancha más o menos grande en el paño. Por otra parte, si no está rota, el paño estará seco o con un poco de flujo.
 

A qué se debe la pérdida de líquido amniótico

Las causas más frecuentes son las siguientes:

- Prueba de la amniocentesis: después de esta prueba puede producirse una pérdida de líquido amniótico, aunque normalmente la fisura suele cicatrizar por sí sola y la pérdida de líquido cesa. Por eso, tras esta prueba la embarazada ha de estar bien vigilada.

- Infecciones congénitas y traumatismos: debilitan las membranas y facilitan que se rompan.

- Complicaciones durante el embarazo: desprendimiento prematuro de la placenta, anomalías fetales o retraso en el crecimiento intrauterino.

- Contracciones prematuras: el inicio de contracciones antes de tiempo (amenaza de parto pretérmino) puede dar lugar a una pérdida de líquido amniótico temprana.
 

¿Qué debo hacer si pierdo líquido amniótico?

Ante la mínima sospecha de pérdida de líquido amniótico, la embarazada deberá acudir al médico para que valore los niveles de este líquido y el estado de la gestación por medio de una ecografía.

Puesto que la rotura de la bolsa amniótica no puede evitarse, es importante llevar un tratamiento adecuado.
 

¿De qué color debe ser el líquido amniótico?

Cuando se rompe la bolsa de aguas, es importante fijarse en el color del líquido. En condiciones normales es amarillento o transparente.

Si es de color verdoso debes ir rápidamente a urgencias ya que eso implica que tu bebé ha expulsado el meconio dentro del útero, señal de sufrimiento fetal y una condición muy grave.

Si es de color rosado indica una hemorragia reciente que puede deberse a las contracciones previas, situación que debe ser valorada por una matrona o profesional de la medicina, con el fin de conocer el origen exacto de este líquido amniótico con color rosado.

Si va acompañada de una hemorragia más intensa, en cantidad similar a una menstruación, se debe ir también rápidamente al hospital para comprobar que no ocurre nada.


Fuentes:

CAMPANA, Sabrina G.; CHAVEZ, Juliana Helena; HAAS, Patrícia. Diagnóstico laboratorial do líquido amniótico. Jornal Brasileiro de Patologia e Medicina Laboratorial. Vol 39. 3 ed; 215-218, 2003

Burton GJ, Sibley CP, Jauniaux ERM. Placental anatomy and physiology. In: Gabbe SG, Niebyl JR, Simpson JL, et al, eds. Obstetrics: Normal and Problem Pregnancies. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 1.

Fecha de actualización: 08-01-2021

Redacción: Edgar Corona

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×