¿Es normal tener pesadillas en el embarazo?

¿Es normal tener pesadillas en el embarazo?
comparte

Sí, es muy normal, las preocupaciones y los miedos de estos meses afloran durante nuestros sueños, por lo que es habitual tener pesadillas o sueños recurrentes angustiosos. Para evitarlos, lo mejor es estar tranquila y pensar que todo va a salir bien.

¿Por qué tenemos pesadillas?


Las pesadillas son producto de nuestras vivencias y preocupaciones diarias. Cuando estamos dormidos, nuestra mente se libera y afloran a ella todos aquellos pensamientos que por el día intentamos evitar o reprimir; sensaciones a las que no se puede dar salida, por distintos motivos, en la vida diurna. Es una forma completamente normal que tiene nuestro cerebro de gestionar la ansiedad y las preocupaciones.


Por eso, es normal tener pesadillas durante el embarazo ya que son muchas las mujeres que viven estas semanas con incertidumbre y preocupación, sobre todo en las primeras semanas por miedo a un aborto o en las últimas, cuando el parto se acerca.


También es probable que tengan más pesadillas cuando están pendientes de los resultados de alguna prueba importante.


Además, las nuevas responsabilidades que conlleva el nacimiento del bebé también pueden causar ansiedad: la pérdida de libertad, las inseguridades sobre ser una buena madre, etc. 


No obstante, los sueños angustiosos más habituales en el embarazo tienen que ver con la salud del bebé: sueños sobre su tamaño, malformaciones, problemas en el parto, olvidarse al bebé, no ser capaces de cuidarlo...

No te puedes perder ...

¿Es normal tener ansiedad en el embarazo?

¿Es normal tener ansiedad en el embarazo?

La ansiedad puede lograr que sientas que te encuentras en peligro o que pienses que algo va a salir mal. Recuerda que en el embarazo tendrás muchos cambios físicos y fisiológicos, por lo que el nivel de tus hormonas, unido a los cambios en tu cuerpo, los síntomas del embarazo y planear todo para la llegada de tu pequeño pueden estar ocasionando este problema.


Además, el aumento de las hormonas y los problemas para dormir que suelen aparecer en estos meses no favorecen un sueño reparador y tranquilo. El sueño de la embarazada es más ligero en estos meses y es más fácil despertarse ante una pesadilla y, por lo tanto, recordarla al día siguiente. Por eso es normal tener la sensación que soñamos más y tenemos más pesadillas.


Por último, el embarazo es una "etapa regresiva", es decir, es normal que en ella afloren recuerdos del pasado relacionados con las experiencias propias como hijas, especialmente si la embarazado tuvo conflictos, problemas en su infancia o falta de cuidados que ahora quiere evitar.


¿Las pesadillas pueden afectar al bebé?


Los sueños durante la gestación son formas habituales y beneficiosas de afrontar estas ansiedades, por lo que no debes preocuparte ya que no afectarán a tu bebé.


No obstante, es cierto que si estás muy estresada durante estos meses o sufres ansiedad puedes transmitirle esas emociones negativas ya que al bebé le llega todo a través de la placenta, incluso las hormonas que liberamos cuando estamos estresados (cortisol).


Pero los sueños malos o pesadillas no causarán ningún daño ni efecto en el bebé. Solo un estado emocional negativo permanente puede causarle diversos daños.


Ten en cuenta que no podemos controlar los sueños, por lo que sería bastante “injusto” que pudiera afectar al estado de salud o al desarrollo del feto.


¿Qué hacer ante estas pesadillas?


Aunque tener pesadillas no afecta al desarrollo del embarazo, es importante que las mismas no sean una causa más de ansiedad y preocupación. Lo primero es que no debes verlas como una premonición de algo que va a pasar. Los sueños plasman nuestras preocupaciones, no son augurios del futuro, por lo que no significa que eso que sueñas vaya a pasar.


Además, es conveniente que compartas con tu pareja o tus amigos estos sueños inquietantes. Esto te ayudará a disminuir tus preocupaciones y a sentirte mejor. Y es que de día todo se ve mucho menos angustioso, por eso debes aprovechar para hablar con alguien de lo que te preocupa e incluso buscar consejo médico sobre tus dudas e inquietudes para que estas sean menores.


Compartir los sueños puede ayudar a entender el origen de los mismos y, de esa manera, disminuir la angustia.


Asimismo, debes intentar dormir lo mejor posible para estar descansada. Acuéstate pronto, no leas ni veas programas inquietantes antes de irte a la cama, busca una postura cómoda para despertarte lo menos posible, no enciendas la luz general al ir al baño para no desvelarte, etc.


Pero si la intranquilidad continúa y te notas muy angustiada, busca ayuda profesional especializada. Es fundamental que intentes estar lo más tranquila, relajada y feliz estos meses para transmitir esas mismas emociones a tu bebé.


Te puede interesar:
La calculadora de cuándo va nacer el bebé permite realizar un seguimiento del embarazo y prever la fecha prevista de nacimiento, facilitando al máximo así los cuidados de la gestación.


Fecha de actualización: 30-12-2017

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>