×
Publicidad

Embarazada y al volante ¿cómo y hasta cuándo?

Embarazada y al volante ¿cómo y hasta cuándo?

Como norma general, una mujer puede conducir desde el principio hasta el final de su embarazo. Mientras tengas en cuenta algunos riesgos y tomes las necesarias precauciones, no tienes por qué dejar de llevar el volante.

Publicidad

Indice

 

Seguir las indicaciones del Médico

Puede que necesites el coche para moverte en tu día a día o que simplemente prefieras este método de transporte. En cualquier caso, la conducción es, por regla general y en condiciones normales, compatible con el embarazo. Por eso es importante que conozcas las precauciones que debes tomar durante tus nueve meses de embarazo.

Para estar segura, debe ser tu médico el que te indique -en función de cómo se vaya gestando tu embarazo- si es seguro que te coloques detrás del volante o no. En casos de riesgo de parto prematuro o de diversas alteraciones el embarazo, por ejemplo, no será recomendable.

No te puedes perder ...

Viajes largos con niños: cómo sobrevivirlos

Viajes largos con niños: cómo sobrevivirlos

Un viaje largo con niños no es, por así decirlo, una situación ideal para los padres. No obstante, tampoco tiene por qué ser un infierno. Aquí van ocho aspectos con los que harás el viaje mucho más llevadero para tus pequeños y para ti.

Y tambien:

Los momentos más vulnerables son el primer trimestre, por el mayor riesgo de interrupción del embarazo, y el tercero, por el mayor volumen de este.

El asiento debe estar en una posición cómoda, a la distancia adecuada y con el respaldo lo más recto posible. Además, en casos de trayectos largos, si no pueden evitarse, se debe parar cada hora para estirarse, moverse, fomentar la circulación, hidratarse y descansar la vista y concentración.

El estilo de conducción, obviamente, debe ser cuidadoso y suave, tomando las precauciones que sean necesarias y evitando maniobras bruscas. Hay que tener en cuenta que la capacidad de concentración se ve muy influida por los cambios orgánicos que se dan en el cuerpo durante el embarazo.

 

Cinturón siempre, a menos que esté contraindicado

El cinturón es uno de los componentes de la conducción que más preocupa a las mujeres embarazadas. Que si presiona sobre el feto, que si las embarazadas están exentas de usarlo… Son múltiples las creencias que circulan en torno al uso del cinturón durante el embarazo.

El cinturón sigue siendo obligatorio para las embarazadas a menos que esté específicamente contraindicado por su médico. Es importante saber que se ha determinado que el uso del cinturón reduce el riesgo de lesiones fetales graves en caso de accidente en un 50%. Si lo piensas, es lógico. En caso de accidente, sin llevar cinturón, la zona que primero y más fuerte impactaría contra el volante o el salpicadero del vehículo es la tripa.

¿Cómo llevarlo? Lo ideal es un cinturón de tres anclajes (los que tienen una banda en la cadera y otra en el pecho), mejor que los de dos (los que solo sujetan por la zona de la cadera, o del pecho). La banda inferior no debe colocarse sobre la tripa, sino bajo esta, sobre las ingles. De esta forma la presión de la sujeción ante un accidente queda más repartida y se reduce la presión sobre el feto. La banda del pecho debe también ir lo más fuera posible de la barriga, y siempre sobre el pecho (no bajo o sobre el cuello). Puede que debas ajustar el asiento para adecuar la posición recomendada.

 

Airbag, siempre activado

Nunca se debe desactivar el airbag, sino ajustar la altura y distancia del asiento para que este no resulte peligroso para el bebé. Para esto, debes medir que el airbag quede a unos 25 centímetros de ti y siempre orientado hacia tu cara y tórax, nunca hacia tu abdomen.

 

¿Se puede conducir después del parto?

Tras el parto, debe ser el médico el que decida cuándo es conveniente que vuelvas a conducir. Como regla general, se suele considerar conveniente esperar un mes después de dar a luz para volver a situarse detrás del volante. 


Fecha de actualización: 29-06-2020

Redacción: Irene Gómez

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.