Posturas de parto

Posturas de parto
comparte

Hasta que los partos comenzaron a ser asistidos en hospitales las mujeres han parido sentadas, en cuclillas, de rodillas… Actualmente en nuestro país, en la mayoría de las maternidades, la postura más extendida es la de la madre tumbada o recostada sobre su espalda con las piernas separadas y levantadas (postura que facilita el trabajo de la matrona y el obstetra); si bien, es cada vez más frecuente ofrecer la posibilidad de parir adoptando otras posturas, probablemente más cómodas para la parturienta.

De pie: Utilizar una postura erguida durante la fase del expulsivo tiene sus ventajas, ya que aprovecha la gravedad para que el bebé salga por el canal del parto. Hay un mayor reparto de fuerzas y por ello menos dolores. Asimismo,esta postura mejora la alineación del bebé para pasar a través de la pelvis e incrementa la eficacia de las contracciones. De este modo se acorta el tiempo del parto y hace menos probable su instrumentalización.

 

En cuclillas o sentada erguida: Se suele utilizar una silla especial (con asiento en forma de herradura) o bien el apoyo de la pareja u otra persona. Esta posición aumenta la abertura de la pelvis y libera el coxis, lo que permite realizar movimientos basculantes que abren el canal del parto. Además esta posición, vertical, aprovecha el efecto del peso del bebé, ayudándole durante el descenso. Favorece una relajación del perineo, por lo que hay menos riesgo de desgarro. La expulsión se realiza con menos presión, y como consecuencia habrá menos prolapsos y menos posibilidad de aparición de hemorroides.

No te puedes perder ...

 

Tumbada sobre el costado: Esta posición, con una pierna elevada y doblada contra el pecho, aguantada por otra persona o por un estribo de la camilla de partos, mantiene la pelvis abierta. Es una postura muy cómoda para la parturienta y puede evitar el desgarro del perineo. Igualmente libera el peso sobre la espalda, por lo que se previenen dolores lumbares.

 

De rodillas: Ya sea erguida descansando sobre otra persona o a cuatro patas, con el pecho apoyado en una cama ligeramente inclinada (45 grados), esta posición suele mitigar el dolor de las contracciones, al liberarse el peso del útero. Como en las demás posiciones verticales la acción de la gravedad facilita el nacimiento del bebé.


Te puede interesar:
Algunas mujeres pueden pensar que están embarazadas porque afirman que "no tengo síntomas de embarazo pero tengo retraso". Esta es una situación muy común y, si se desea saber si se está embarazada, siempre se recomienda realizar un test.


Fecha de actualización: 21-08-2012

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>