×
  • Buscar
Publicidad

Alimentación para el parto

Alimentación para el parto

El parto es un proceso fatigoso, por eso conviene estar preparada física y mentalmente para ello. Tienes nueve meses por delante para poner a punto las reservas energéticas para el día D.

Publicidad

Indice

 

Estar preparada para el parto

¿Cómo? Siguiendo unas pautas de alimentación idóneas que te ayuden a llevar un embarazo saludable y llegar al parto en las mejores condiciones físicas.

El modo de dar a luz depende de muchos factores, pero sin duda, la mayoría de madres y del personal obstétrico coincide en que la forma en la que se siente la parturienta en ese momento es determinante. Y en esto tiene mucho que ver su dieta. Además, estar en forma, relajada, con la energía suficiente y una actitud positiva, es crucial cuando se va a dar a luz.

 

¿Qué comer para un mejor parto?

No te puedes perder ...

Y tambien:

Durante las últimas semanas el descanso y una buena alimentación son fundamentales para afrontar el proceso que supone el nacimiento de un bebé. El objetivo principal de comer correctamente a lo largo del embarazo y en especial en los últimos meses, es prepararse para el parto, acumulando reservas energéticas suficientes, sin engordar kilos innecesarios. 

Esto supone reunir hidratos de carbono complejos para almacenar glucógeno en el hígado y los músculos y que estos últimos tengan “combustible” para funcionar durante las contracciones. Asimismo los carbohidratos mantienen estable el nivel de azúcar en sangre, reservando la energía. Pero para que la glucosa se transforme en energía es necesario un aporte adecuado de minerales y vitaminas, especialmente las del grupo B, vitamina C, hierro, magnesio, calcio, coenzima Q10, vitamina K, zinc, etc.

El hierro es imprescindible para la circulación de la sangre y el aporte de oxígeno  de madre a niño. Consumir suficiente hierro reduce la probabilidad de anemia, de parto prematuro y bajo peso del bebé al nacer. Los alimentos más ricos en hierro son las espinacas, los cereales enriquecidos, las carnes rojas, las legumbres, etc.

La coenzima Q10 cumple un papel importante en la producción de energía y la oxigenación de cerebro y corazón. Un bajo aporte de esta sustancia puede afectar a los órganos que requieren de mucha energía para funcionar como el corazón, el cerebro, el hígado, los riñones, etc. Entre las fuentes de coenzima Q10 encontramos las carnes rojas y las vísceras de estos animales, así como en pescados como el salmón, la sardina, la trucha y la caballa. También lo son los frutos secos como las nueces, los pistachos, los cacahuetes y verduras como las espinacas, el brócoli, los pimientos, la soja, etc., aunque contienen menor cantidad. Habitualmente se aconseja consumirla en forma de suplemento vitamínico durante todo el embarazo hasta el parto.

La vitamina K es esencial para la coagulación de la sangre y el zinc para la producción hormonal y la recuperación posparto, pues desempeña una función muy valiosa dentro del sistema inmunitario e interviene en la cicatrización de las heridas. Los alimentos con más vitamina K son las espinacas y demás verduras de hoja verde y los que tienen mayor aporte de zinc son el cacao, las carnes de res, especialmente el cordero, y los frutos secos.

 

Consejos para comer bien de cara al parto

Probablemente, sobre todo al final de la gestación, encuentres difícil comer correctamente o te sacies con facilidad.  Pero es importante que lo hagas. Si prefieres come en pequeñas porciones, pero a menudo, asegurándote de consumir alimentos que te ayuden a aumentar o mantener el nivel de energía que necesitas ahora y el día del parto.

De igual forma dale mucha importancia a la hidratación bebiendo gran cantidad de líquido. Tu nivel de energía caerá si te deshidratas.


Fecha de actualización: 15-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.