• Buscar
Publicidad

¿Puedo usar tacones altos en el embarazo?

¿Puedo usar tacones altos en el embarazo?

Aunque no es muy recomendable, por el peligro de caídas y daños a la espalda, no hay inconveniente en que sigas usando tacones durante el embarazo, eso sí, mejor que no sean muy altos.

Publicidad

Índice

 

¿Por qué no usar tacones en el embarazo?


Seguro que has oído y leído que durante la gestación no se recomienda usar tacones altos. Esto se debe a que pueden causar diversos problemas:

Caídas y torceduras: el equilibrio en estos meses es menor a causa del peso de la tripa y del cambio en el punto de equilibrio; además, el aumento de la hormona relaxina favorece el ablandamiento y estiramiento muscular, lo que hace que seas más propensa a caerte y sufrir un esguince o torcedura de tobillo, sin contar con que te caigas de frente y te hagas daño en el abdomen.

Dolor de pies: los pies suelen hincharse, por lo que es mejor que uses zapatos más anchos y cómodos, en lugar de esos zapatos de tacón tan estilosos y tan incómodos.

Problemas de espalda: los tacones desplazan el centro de gravedad hacia delante obligando a la espalda a aumentar la extensión para compensar. Este fenómeno también lo produce el aumento del abdomen, por lo que si unimos ambos, es muy probable que los dolores y problemas de espalda sean mayores al sobrecargar los músculos de la zona.

- Más cansancio: durante el primer y el último trimestre de embarazo es normal que estés más cansada debido a los cambios que se producen en tu organismo, el aumento de peso, los problemas para dormir… Eso hará que te cueste más andar o que caminar mucho rato con tacones haga que te sientas aún más cansada.

- Retención de líquidos: el aumento del volumen sanguíneo hasta en un 50% hace que la retención de líquidos en el embarazo sea habitual, sobre todo en el último trimestre causando edemas, hinchazón de piernas y pies, varices…  Y el uso de zapatos altos incrementa la posibilidad de sufrir todos estos problemas.

- Piernas cansadas y calambres: la peor circulación sanguínea de estos meses, el peso de la tripa y la retención de líquidos causan pesadez de piernas y calambres por la noche. El uso de zapatos de tacón alto incrementa estos problemas.
 

Otros consejos al usar zapatos altos


- Por lo tanto, la recomendación es usar un tacón bajo, de unos 2 cm. Si tienes algún evento o fiesta, éste puede ser de hasta 4 cm. Pero no se aconseja usar tacones más altos. No obstante, si te manejas bien con ellos, no te hacen tropezar y no tienes dolores de espalda, puedes usar el tacón que prefieras. Eso sí, evita terrenos peligrosos como empedrados.

- Para evitar agravar molestias típicas del embarazo como la ciática y la hinchazón de pies, se recomienda usar zapatos amplios y firmes para mejorar la postura corporal y evitar la lordosis lumbar.

- Para evitar los problemas circulatorios como calambres, edemas, varices  o el edema de pies y piernas, es recomendable que bebas mucha agua (unos 2 litros al día), hagas ejercicio de manera regular y, al llegar a casa, te tumbes un rato con las piernas elevadas para favorecer la circulación sanguínea. También puedes darte masajes en las piernas o introducir los pies en agua fría para aliviar el dolor y el cansancio. Procura no pasar mucho tiempo de pie ni sentada con las piernas cruzadas.

- Procura dormir las horas suficientes y descansar lo más posible.

- Sigue una dieta sana y equilibrada rica en nutrientes que te ayuden a tener más energía, como proteínas, hidratos de carbono, hierro, vitaminas del complejo B, etc.


Glosario

Ciática

Definición:

Dolor causado por la inflamación de un ciático, nervio que se extiende desde la médula espinal hasta los pies.

Síntomas:

Empieza en el segundo trimestre de embarazo, al ir aumentando el peso del bebé. Normalmente se acompaña de hormigueo.

Tratamiento:

Evita coger pesos y realizar esfuerzos. Acuéstate sobre el lado izquierdo y descansa lo más posible.

Esguince

Definición:

Estiramiento o desgarro del ligamento que une los huesos de la articulación del tobillo.

Tratamiento:

Durante las 72 horas siguientes se debe mantener reposo absoluto y no mover la zona. Aplicar frío para aliviar la tumefacción y disminuir el dolor (unos 20 minutos unas 3-4 horas al día). Comprimir la zona con un vendaje y elevar el pie por encima del corazón. Si le duele mucho, administrar un analgésico.

Fuente:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 09-07-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×