×
  • Buscar
Publicidad

Arañas vasculares en el embarazo

Arañas vasculares en el embarazo

Durante la gestación son comunes los cambios vasculares a causa del incremento, en un 50%, del volumen de sangre. Así, es habitual que las embarazadas tengan arañas vasculares, hemorroides o varices.

Publicidad

No te puedes perder ...

Y tambien:

Para facilitar el desarrollo y crecimiento del bebé el torrente sanguíneo de la madre aumenta entre un 40 y un 50% durante estos meses. Este cambio afecta a todo el sistema circulatorio, sobre todo a los vasos sanguíneos que sufren una dilatación que puede provocar diversos problemas como las varices o las arañas vasculares.

 

Estas últimas, en concreto, son pequeñas marcas de entre 0,5 y 1 mm de diámetro de color rojizo y con forma de araña que aparecen al dilatarse pequeños capilares y vasos superficiales de la piel.

 

Suelen surgir entre el segundo y el quinto mes de embarazo y son más frecuentes en mujeres de piel clara. Se manifiestan en la cara, cuello, tronco, manos o brazos. Están presentes en el 67% de las embarazadas y la buena noticia es que en el 90% de los casos desaparecen solas en los 3 meses siguientes al parto.

 

Los hábitos de vida saludable en estos meses, como evitar cambios bruscos de frío-calor, o la exposición excesiva al sol, pueden reducir el riesgo de las arañas vasculares.

 

Como veíamos, el 90% de las mujeres no necesitará tratamiento ya que las arañas vasculares desaparecerán solas tras el parto. Pero si no fuera así, se puede optar por tratamientos de láser o electrocoagulación.


Te puede interesar:

Algunas mujeres afirman "tengo síntomas del embarazo" cuando experimentan algunas señales que pueden relacionarse con el embarazo o con un retraso en la regla. Para salir de dudas, siempre es conveniente realizar un test para comprobar la situación.


Fecha de actualización: 16-07-2015

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad