×
  • Buscar
Publicidad

Dieta de verano para embarazadas

Dieta de verano para embarazadas

El calor, los viajes, los cambios de rutina, etc. afectan a nuestra alimentación; pero cuando estás embarazada, debes tener cuidado con tu dieta para asegurar, tanto para ti como para el bebé, los nutrientes necesarios

Publicidad

Indice

 

Necesidades nutricionales de la embarazada

Para asegurar el correcto desarrollo y crecimiento del feto y la salud de la madre, la alimentación es fundamental. La dieta debe aportar al organismo las cantidades mínimas necesarias de proteínas, vitaminas, minerales, grasas, etc.

Durante la gestación, a no ser que el médico indique lo contrario, se deben consumir unas 2.000 calorías diarias: 1.100 procedentes de glúcidos, 600 de grasas y 300 de proteínas, divididas en seis tomas a lo largo del día. Este plan de alimentación no se debe modificar aunque el calor disminuya tu apetito. Sin embargo, puedes cambiar los alimentos de los que provienen estas calorías, adecuándolos a la climatología.

No te puedes perder ...

Campamentos de verano

Campamentos de verano

Los meses de verano suelen ser algo complicados para padres y madres, ya que deben ocupar el tiempo vacío que deja la ausencia del horario escolar de sus hijos e hijas. Durante este periodo vacacional existen diversas posibilidades de ocio que se ofrecen a través de diferentes organizaciones, comunidades educativas, administración pública, etc.

Y tambien:

 

Consejos para una correcta alimentación en el verano

- Olvídate de los caldos y los guisos contundentes como las lentejas guisadas o el cocido. Para tomar legumbres, existen muchas recetas más fresquitas, como ensalada de lentejas o alubias disfrazadas. Se toman frías, son fáciles de hacer y aportan los mismos nutrientes.

- La fruta será tu gran aliado estos meses. Aprovéchate de la gran variedad de fruta de temporada (melocotón, albaricoque, nísperos, melón, sandía…) para comerla siempre que puedas. La fruta aporta una gran cantidad de minerales, vitaminas e hidrata. Asimismo, se puede comer entera, en zumos o helados.

- Las verduras y las ensaladas también son un gran plato para el verano. Se pueden hacer ensaladas con todo tipo de ingredientes, consiguiendo así una dieta variada: arroz, pasta, hortalizas, pollo...

- Reduce las cantidades de sal, a no ser que retengas líquidos, pero no la elimines del todo ya que contiene yodo, muy beneficioso para el desarrollo del feto.

- No ingieras grandes cantidades de comida. Es mejor comer 6 veces al día menos cantidad que llenarte en la comida, ya que las comidas abundantes obligan al organismo a trabajar más y durante más tiempo, lo que aumenta tu temperatura corporal.

- El estreñimiento es muy habitual durante el embarazo, y más aún en verano. Asegúrate de incluir en tu dieta alimentos con mucha fibra como cereales integrales, verduras de hojas verdes, legumbres, etc.

- El aumento del volumen de sangre durante la gestación, unido al calor de esta época, hará que sudes más y pierdas líquidos con la transpiración. Para evitar que tu cuerpo pierda mucha cantidad de líquido, bebe al menos dos litros de agua al día. Evita las bebidas azucaras o ricas en azúcar y apúntate a la moda de los zumos naturales, la leche o las bebidas isotónicas. También hay alimentos que hidratan a la vez que nutren, como el gazpacho, las cremas frías de verduras, el salmorejo, las frutas, etc.

- Es posible también que no te entre un buen filete de ternera. Para asegurar la ingesta necesaria de proteínas, elige alimentos que las contengan en grandes cantidades como los huevos, el pescado, el jamón cocido…

- Si no tienes mucho apetito, haz 5 o 6 tomas al día y opta por los platos únicos. En vez de un primero y un segundo, elige un solo plato pero más completo: verduras con huevo, pasta con carne, legumbres, etc.

- Otra opción para abrir el apetito es hacer ejercicio. Puedes dar un paseo antes de comer, así ejercitarás tu cuerpo a la vez que “haces hambre”.

- El aceite de oliva también es muy sano y proteico. Aliña tus ensaladas con un chorrito de aceite de oliva. Los frutos secos también son ricos en grasas y apropiados en el embarazo.

 

Hábitos nutricionales

Las vacaciones, los viajes y los cambios nos hacen modificar nuestra rutina, lo que aumenta las posibilidades de padecer ciertos malestares gastrointestinales (diarrea, estreñimiento, acidez, cortes de digestión…). Para evitar que esto ocurra, debes seguir una serie de recomendaciones aunque estés de vacaciones:

- Cuidado con la higiene en los restaurantes. Asegúrate de que las frutas y verduras que comas en ellos están bien lavadas y evita salsas con huevo, mariscos, etc.

- Intenta respetar un horario para las comidas. Aunque en las vacaciones es normal ser más flexible con los horarios, no es bueno que pasen más de tres horas entre una comida y otra. Si sabes que va a pasar mucho tiempo hasta la siguiente comida, llévate algo de fruta, un zumo o unas galletas.

- Cuidado con los cortes de digestión, no son un mito de nuestras abuelas. Mientras se produce la digestión, el estómago está trabajando y se acumula mayor cantidad de sangre en la zona. Entrar bruscamente en el agua, sobre todo si está muy fría, puede cortar este trabajo y provocarnos mareos, vómitos, pérdida de conocimiento… Para evitarlo, deja que pasen al menos dos horas antes de meterte al agua.

- Si no estás segura de la procedencia del agua potable del grifo, compra agua mineral embotellada.


Te puede interesar:

La cantidad de leche para un bebé de 2 meses debe ser definida por el propio bebé tal y como se hace con la lactancia materna, que es a demanda. De esta manera, el bebé se regula en función de las necesidades de cada momento.

Fecha de actualización: 08-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.