×
  • Buscar
Publicidad

El pequeño mapache

Enviado por lunera

Publicidad

¿A pintar? ¡Por favor! Que el ya tenía 10 años y eso era cosa de bebés.

Entonces se le ocurrió una cosa. Nunca le había gustado el pelo de su prima. Tenía la cabeza llena de rizos y su tía siempre le hacía dos coletas que parecían dos coles de Bruselas.

 La cogió de la manita, la llevó hasta el cuarto de baño y le dijo que iban a jugar a los peluqueros. La niña se puso tan contenta que le dio un beso. ¡Puaj! La sentó en la banqueta y rebuscó entre los cajones hasta dar con las tijeras. ¿Qué peinado le podría hacer?

Ni corto ni perezoso enganchó una de las coletas y de un certero tijeretazo, ¡zas!, se la cortó. Repitió la operación con la otra coleta. Sin embargo algo no encajaba. Ahora la cabecita de su prima parecía una escarola. ¿Y si le pasaba el cortapelos eléctrico? Sí, esa sería la mejor solución.

Manoli quedaría tan guapa que su madre y su tía solo podrían agradecérselo.

Diez minutos después el pelo de su prima yacía sobre sus pies y sobre el suelo del baño. Realmente le gustaba. Pensó que de mayor podría ser peluquero. Se le daba bastante bien.

Ya hemos terminado señorita –le dijo, mientras le alzaba hasta el espejo para que se viera.

La primera reacción de Manoli fue hacer pucheros, luego ponerse a llorar hasta que terminó dando alaridos. ¡Qué manía tenia las niñas de gritar!

Su madre y su tía al escuchar tal escándalo subieron rápidamente.  Su madre, como siempre se temía lo peor. ¿Qué habrá hecho esta vez? Se repetía una y otra vez.

Al ver a Manoli la tía Noris se desmayó. Como pudo esquivó a su madre que se dirigía hacia él con la mano abierta y saltando los escalones de tres en tres salió de su casa.

Esta vez no cogió la bicicleta. Salió disparado calle abajo. Vio el coche de su padre enfilar la calle camino de casa. Se escondió para que éste no le viera.

Las noticias volaban y seguro que su padre ya sabía todo lo que había pasado durante el día. A veces pensaba que su padre era medio brujo y le vigilaba a través de una bola de cristal.

¡Crash!

¡Oh no! Había dejado la bici delante de la puerta del garaje. ¿Cuántas veces le había repetido su padre que no costaba nada meter la bicicleta dentro? Rezaba y rezaba para que la bicicleta estuviera bien y para que el coche que su padre se había comprado hacía varios meses y que idolatraba más que a sus hijos no hubiera sufrido demasiados daños.

No podía regresar a casa…

Había cogido sin permiso el balón de Rubén y le había dado a su moto, por supuesto, sin querer y ésta se había rayado.
Un pequeño mapache vivía en los bosques de Alameda en un tronco de un viejo arbol cerca del rio con sus padres todos en el bosque le querian porque iba jugando de un lado hacia otro haciendo travesuras habia dias que iba al rio a asustar a los pescados otros dias se acercaba a los pajaritos que comian y dando un grito los asustaba todos le decian: Fede no seas tan travieso la mama de Fede tenia el corazon de hito en hito porque tods los dias el mapache hacia una de sus travesuras ella estaba muy triste porque intentaba educarlo y enseñarlo a ser buen mapache pero el pequeño le desobedecia un dia Fede iba con su madre a recoger frutas tenian que ir hasta el fondo de la montaña a unos kilometros de su casa arbol.El nunca habia ido tan lejos.

Su madre llevaba 2 cestas una grande para ella y otra pequeña para el.

Cuando llegaron a la montaña vieron un arbol lleno de peras,Fede se acerco al arbol y comenzo a comer peras hasta que se empacho y entonces su madre le regaño por haber comido tantas peras y no haber dejado para los demas mapaches entonces Fede muy triste se fue a disculparse a los otros mapaches por su avaricia,los demas mapaches le dijeron que no pasaba nadae intentaron consolarlo entonces Fede recordo una historia que le habia contado su abuela que decia que en el bosque habia un arbol tan grande y rebosante de peras capaz de alimentar a todo el poblado durante 1 año y Fede llamo a su amigo Jose para ir a recoger las grandes manzanas del arbol pero por el camino se encontraron con un viejo zorro que les dijo que el arbol lo habian talado los hombres que viven en la cabaña mas al este al lado del rio muy ingenuos Fede y Jose le creyeron  y se dirigieron hacia la cabaña perom a mitad caminjo se enciontraron con un punte que estaba muy debl y se derrumbaria con su peso y los mapaches tuvieron que datr un rodeo mientras el zorro les vigilaba con su atenta mirada cuando estaba casi rodeado Fede se cayo al rio y Jose se tiro a rescatarlo pero la fuerte corriente le empujaba hacia el otro lado y no podia seguir nadando contra corriente y jose en ese momento se dio cuenta que swe estaba ahogando pero en el ultimo momento se agarro a una liana que sobresalia.

Fede desperto confuso sin saber que hacer en una playa perdida el queria ir donde estaba su madre y jugar como siempre

FIN

Publicidad

¿Quieres publicar un cuento?

Cada vez que publiques un cuento en TodoPapás, podrás descargarte uno de los e-Books de la Colección TodoPapás ¡Gratis!

Publicar cuento
Colección de libros TodoPapás
Publicidad
[#CSS-EXTRA#]