• Buscar
Publicidad

El musquito gruñon.

Enviado por jazaks

Publicidad
El musquito gruñon.

Estaba un mosquito gruñón hechado en una flor intentando dormir, pero en el bosque había mucho alboroto: las libélulas revoloteaban nerviosas, las ranitas cotilleaban sin parar y las mariposas lo molestaban con sus juegos y risas

. Entonces se le ocurrió que podía marcharse al río para poder descansar, seguro que con el rumor de la cascada y sin nadie alrededor dormiría mejor.

-"¡Si marchate, vete mosquito gruñón!" le dijeron todos. 

Se puso en camino, pero cuando llevaba un buen trecho se sintió cansado y paró un ratito.

-"Hola mosquito ¿a donde vas?" dijo una araña de largas patas.

-"Voy a la cascada a descansar."le contestó el mosquito.

-"Yo puedo llevarte encima de mi espalda" se ofreció la araña amablemente.

Y ahí van el mosquito y la araña a la cascada. Pero cuando llevaban un rato de camino la araña se sintió fatigada y se detuvo.

-"Hola señor mosquito, hola señora araña ¿cuál es vuestro camino?:"dijo el escarabajo negro y brillante.

-"A la cascada a dormir tranquilo." dijo el mosquito.-"Yo os llevaré, subid a mi espalda."

Y ahí van el mosquito, la araña y el escarabajo camino del río. Aunque no llevaban mucho de camino cuando el escarabajo se quedó sin aliento.

-"Pesáis mucho y no puedo volar más." Se quejó. Y entonces se oyó la voz de una cigarra:-"Yo puedo llevaros."

Y ahí van el mosquito, la araña, el escarabajo y la cigarra camino de la cascada. No tardó mucho la cigarra en parar de nuevo y un sapo muy amable se ofreció a llevarlos en su espalda.

Yahí van el mosquito, la araña,el escarabajo , la cigarra y el sapo camino del río. Pero el sapo no iba a ser diferente y cuando se cansó paró su marcha. Fue entonces cuando el lagarto apareció y dijo muy cordial:

-"No me importaría llevaros estamos muy cerca."

Y ahí van el mosqui....bueno todos ellos camino de la cascada.¡Por fin hemos llegado! bajó el sapo, bajó la cigarra, bajó el escarabajo, la araña y el mosquito tambien..¡Qué contentos estaban todos!. Se pusieron a cantar, a jugar y decidieron quedarte todos a bañarse. Había mucho alboroto y el mosquito olvidó completamente su objetivo de descansar y se lo pasó genial con sus nuevos amigos. Al final del día durmió como nunca, pues estaba muy cansado de tanto bailar , bailar y por supuesto no le molestó ningún ruido. Tal vez, en un futuro, tendrá que ser más tolerante y participar más con los demás en vez de quejarse tanto, pues viven todos juntos y se necesitan mutuamente.

FIN

Publicidad
×