×
  • Buscar
Publicidad

Orejas de soplillo en bebés

Orejas de soplillo en bebés

Muchos bebés nacen con las orejas separadas, lo que comúnmente se conoce como orejas de soplillo. Sin embargo, en muchos casos este problema se nota menos conforme el niño crece y hacen lo propio la cabeza y el pelo. En otras ocasiones esta deformidad estética se sigue notando al crecer, lo que puede causar problemas psicológicos en el pequeño.

Publicidad

¿Por qué tiene las orejas despegadas?

 

Todos los padres analizan el aspecto físico de sus bebés en cuanto nacen: sus ojos, su nariz, su boquita… y sus orejas. A muchos padres les preocupa que éstas estén despegadas de la cabeza y es cierto que 1 de cada 30 bebés nace con las orejas más separadas de lo normal.

 

Este problema no es una malformación congénita ni afecta a la audición del bebé, es simplemente una deformidad estética que se produce porque en los últimos meses de embarazo la oreja no completó su posición normal respecto a la cabeza. Se debe a que falta uno de los pliegues de la oreja llamado antehelix lo que produce una excesiva profundidad en la concha de la oreja. Normalmente se da en ambas orejas.

 

Eso sí, para que se considere que está realmente despegada la parte superior lateral debe de estarlo a más de 2 cm de la cabeza. Si no, simplemente estará un poco más salida de lo normal.

 

¿Se puede corregir?

 

Como decíamos, las orejas de soplillo no afectan a la correcta audición del pequeño pero sí es cierto que puede afectar a su autoestima y su relación con los demás si se siente acomplejado a causa de este defecto o los demás niños se ríen de él.

No te puedes perder ...

Dolor de riñones en el embarazo

Dolor de riñones en el embarazo

Entre las molestias y afecciones que surgen en el embarazo, el dolor de riñones es uno de los más frecuentes. No pocas mujeres embarazadas se quejan de este malestar, que se sufre especialmente por la noche o al final del día, a partir del segundo trimestre.

Y tambien:

 

En algunos casos las orejas despegadas tienden a notarse menos al crecer ya que la cabeza hace lo propio y el pelo largo o el flequillo pueden disimularlas.

 

No obstante, si supone un problema para el niño puede recurrirse a varios métodos para juntarlas más al cráneo:

 

- Otoplasia: operación de cirugía estética en la que se corrige este defecto. No se debe hacer en niños menores de 7 años. Es una operación muy sencilla y rápida que se suele realizar con anestesia local y la recuperación es muy rápida.

 

- Método Auri: desarrollado por unos especialistas daneses, consiste en sujetar las orejas durante el día con unas tiras hipoalérgicas y por al noche con un clip de plástico. Se debe llevar a cabo este tratamiento durante unos 6 meses y es más eficaz cuanto menor sea el niño ya que las orejas de los recién nacidos son más maleables.

 

- DisRas: creado por una madre extremeña, es un corrector que se puede comprar en las farmacias y consiste en una prótesis de silicona transparente que se coloca detrás de la oreja y se adhiere a la cabeza pegando las orejas al momento. Hay que cambiar la prótesis cada 15 días. Lo que no está comprobado es que corrija el problema, pero sí que atenúa el defecto estético al instante. No se recomienda en menores de 3 años.


Te puede interesar:

TodoPapás ha desarrolladon una calculadora de biberón que arroja como resultado una recomendación de cuánta leche debería tomar un bebé según su edad. Se trata sólo de una recomendación ya que los últimos estudios científicos sugieren que los bebés se alimenten a demanda.


Fecha de actualización: 14-01-2016

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad