×
  • Buscar
Publicidad

Mi bebé tiene los ojos rojos

Mi bebé tiene los ojos rojos

Es muy común que los bebés tengan los ojos rojos. Hay muchos motivos por los cuales tu bebé puede estar en esta situación. En este artículo te explicamos muchas de las posibles causas de los ojos rojos en bebés.

 

Publicidad

¿Puede que sea conjuntivitis?

La conjuntivitis es una enfermedad muy común en los niños. Se tiene que saber que hay varios tipos de conjuntivitis que pueden causar que los ojos estén rojos:

- Conjuntivitis bacteriana: causa ojos rojos, picazón y, con frecuencia, dolor. Este tipo de conjuntivitis puede afectar a un solo ojo o a varios. Con frecuencia los ojos tienen secreción amarillenta y hinchazón leve. Si sospechas que tu bebé puede tener esto, puede necesitar gotas para los ojos con antibiótico, consúltalo con su pediatra.

- Conjuntivitis viral: este tipo de conjuntivitis puede causar picazón y ojos rojos y llorosos y puede afectar a uno o a ambos ojos. A veces es difícil distinguir entre la conjuntivitis viral y la bacteriana, pero ambos casos la conjuntivitis mejora por sí sola al pasar entre 5 y 7 días (sin tratamiento).

- Conjuntivitis alérgica: causa picazón, ojos llorosos y rojos. La conjuntivitis alérgica suele presentarse en los cambios de estación y por norma general afecta a los dos ojos.

- Conjuntivitis irritativa: se manifiesta con ojos rojos y llorosos después de que el ojo haya estado con un agente irritante (arena, cloro, etc.). Este tipo de conjuntivitis suele mejorar rápidamente sin tratamiento, aunque algunos agentes irritantes pueden requerir un lavado del ojo.

¿Puede ser sarampión?

El sarampión está volviendo a aparecer en los niños no vacunados. Si tu hijo no ha sido vacunado contra el sarampión debes saber que tener los ojos rojos puede ser uno de los síntomas. Los ojos rojos aparecen después de un brote de sarampión o al mismo tiempo que se tiene la enfermedad. Para saber si tu bebé tiene los ojos rojos debido al sarampión debes fijarte si:

- El niño no ha sido vacunado contra el sarampión

No te puedes perder ...

Y tambien:

- Tiene otros síntomas de la enfermedad como fiebre alta o un brote rojo elevado

- Existe un brote de epidemia de sarampión en tu zona

- El niño tiene sensibilidad a la luz dentro de casa (puede ser un signo tardío del ojo rojo relacionado con el sarampión)

Si piensas que tu bebé tiene sarampión consulta con su pediatra o oftalmólogo lo antes posible. Además de ser confirmado, asegúrate de que lo reportan a las autoridades de salud locales. Cuanto antes lo lleves al médico mejor ya que el sarampión puede dañar la córnea, la retina o el nervio óptico y causar pérdida de visión o ceguera.

¿Qué otras cosas pueden causar que mi bebé tenga los ojos rojos?

- Catarro: cuando tienes un resfriado, los glóbulos blancos combaten la infección, pero a su vez producen sustancias que inflaman la mucosa nasal y dilatan los vasos sanguíneos de los mismos. Este proceso se lleva a menor escala en el conducto lagrimal. Muchas veces el mismo virus que ha causado el resfriado puede producir una conjuntivitis.

- Exceso de exposición al sol: esto se puede dar tanto en la playa, como en la montaña, como en la nieve, etc. De ahí está la importancia de proteger los ojos de los bebés de la luz del sol cuando van a estar expuestos tiempos largos al sol. En esos casos a los ojos rojos le pueden acompañar molestias oculares.

- Abuso de pantallas: cada vez más niños acuden a la consulta con molestias en los ojos relacionadas con las pantallas. Esto ocurre porque están varias horas seguidas viendo pantallas sin descanso. Lo recomendado es que un niño hasta al menos los dos años de edad no use las tecnologías y, cuando comience a hacerlo, haga descansos cada 20 o 30 minutos. Adapta a su edad el tiempo que pasa tu hijo con los dispositivos.

- Cuerpo extraño: si se le mete algo dentro del ojo el niño además del ojo rojo (sólo tendrá en el que se le ha metido el cuerpo extraño) tendrá lagrimeo continuo, no será capaz de abrir el ojo y tendrá dolor. En estos casos se debe acudir a su pediatra para que valore la posibilidad de que haya sufrido una lesión de la córnea.

- Humo del tabaco: hay que tener cuidado con el humo y los niños. La irritación ocular puede tener consecuencias más importantes en la infancia. Aumenta el riesgo de muerte súbita del lactante. También aumenta el riesgo de broncoespasmo y de asma.

- Ojos secos: esto es muy raro en niños. Cuando ocurre suele ser en verano si se pasa demasiado tiempo en sitios cerrados con el aire acondicionado, o en invierno con la calefacción encendida. Esto reseca el ambiente, baja la humedad y los ojos se pueden resentir.

- Hemorragia subconjuntival: en estos casos ocurre en un ojo. Es una mancha roja que está perfectamente delimitada. Puede ocurrir tras hacer un gran esfuerzo (por ejemplo tras unos días con tos intensa). Un vaso sanguíneo superficial del ojo se rompe. Es algo muy común en los recién nacidos después del parto. Aunque pueda ser algo muy llamativo, no les suele causar ni dolor ni molestias y la mancha desaparece después de unos días sin hacer nada.

- Uveítis: es una enfermedad muy poco frecuente en los niños, y si se da, suele estar asociada a otras enfermedades como la toxoplasmosis. Es una inflamación de la capa intermedia del globo ocular. Dependiendo de dónde se localice, la inflamación puede producir “moscas volantes” o visión borrosa. Esta puede producir lesiones permanentes y pérdida de visión.

¿Qué hacer y qué no hacer cuando el bebé tiene los ojos rojos?

- Lávate las manos con frecuencia cuando estés con él

- Cámbiale de toalla todos los días

- No dejes que comparta nada que roque sus ojos con nadie

- No le pongas gotas que reduzcan el enrojecimiento de los ojos

- Si tiene sólo un ojo rojo, ten cuidado por si puede pasarse al otro

- Ten cuidado si es una infección que no la propague por ahí

- Ventila la habitación

- Evita los lugares con humo

- Limpia las secreciones de sus ojos con frecuencia con suero fisiológico

- En caso de picor o sensación de cuerpo extraño lubrica sus ojos con lágrimas artificiales

Está extendido el mito de que utilizar leche materna para curar los ojos rojos de los niños es bueno. No confíes en los remedios caseros, la leche materna para los ojos rojos puede ser más peligrosa que beneficiosa.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.