×
  • Buscar
Publicidad

Hipertonía e hipotonía en bebés

Hipertonía e hipotonía en bebés

Todos los bebés nacen con Hipotonía Axial (parte central del cuerpo) e Hipertonía de los miembros superiores e inferiores, pero a medida que se desarrollan, ambas condiciones deben desaparecer. Si no es así, puede implicar un problema que requerirá tratamiento.

Publicidad

Hipertonía muscular en el bebé

 

La hipertonía es el aumento de tono muscular, normal en los recién nacidos en sus miembros superiores e inferiores, lo que sin duda habrás notado al ver cómo patalean y bracean los recién nacidos.

 

Sin embargo, esta condición debe ir normalizándose a medida que el bebé crece. Si no es así y la hipertonía persiste, puede causar problemas de desarrollo.

 

La hipertonía es más frecuente en bebés prematuros ya que sus músculos aún no estaban preparados para nacer y, al madurar fuera del ambiente líquido del útero materno, lo hacen de manera diferente. Además, si tiene que pasar tiempo en una incubadora lo hace en una superficie plana boca arriba, mientras que en el útero estaba flexionado. Por eso la hipertonía de los músculos extensores es normal en bebés nacidos antes de la semana 32.

 

Existe también la hipertonía transitoria, una condición benigna que desaparece en torno a los 18 meses y no está causada por ningún problema cerebral. En cambio, si es congénita suele estar debida a lesiones en el cerebro.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

Los síntomas principales de la hipertonía son:

 

- El bebé esté en permanente tensión

 

- Permanece con los puños cerrados y apretados

 

- Las piernas están en triple flexión o extensión completa

 

-  Los pies en flexión plantar y con los deditos flexionados y apretados

 

- Suele estar muy erguido desde bebé y con mucha fuerza en el cuello

 

- Ofrece resistencia al intentar mover uno de sus miembros

 

- Al estar en permanente contracción, pierde la elasticidad, lo que puede causarle contracturas y deformidades esqueléticas (pie quino, rodilla flexa…)

 

Para tratar la hipertonía es fundamental llevar al bebé a un fisioterapeuta. Pero también hay ejercicios que los padres pueden realizar en casa:

 

1. Masajes relajantes en las extremidades.

 

2. Movimientos de todas las articulaciones, en especial de las extremidades.

 

3. Controlar la higiene postural del niño para evitar deformidades en la columna.

 

4. Estimularlo sensorialmente con diversos objetos que se deben pasar sobre sus extremidades.

 

Hipotonía muscular

 

Como decíamos, todos los bebés nacen con hipotonía en la parte superior del cuerpo y no son capaces ni de mantener su cabecita erguida. Pero gradualmente deben ir cogiendo fuerza en sus músculos superiores para, en torno a los 4 meses, ser capaces de mantener su cabeza totalmente erguida y empezar a moverse rodando o girando.

 

Si esto no es así y el bebé sigue con los músculos flácidos, como un muñeco de trapo, el pediatra sospechará que padezca hipotonía. Se calcula que entre el 2 y el 3% de los recién nacidos y lactantes padece este problema, aunque aproximadamente el 80% corresponde a hipotonías benignas que evolucionan a la normalidad siguiendo unos sencillos consejos. Solo el otro 20% puede estar causado por problemas mayores relacionados con afecciones en el cerebro, el sistema nervioso o los músculos. La hipotonía también puede ser una condición hereditaria o genética como el síndrome de Down, el síndrome de Prader-Willi o la dispraxia. O una condición adquirida después del nacimiento consecuencia de una enfermedad, una lesión o un trauma (distrofia muscular, meningitis, encefalitis, etc.).


Los síntomas principales de la hipotonía son:

 

- Flacidez

 

- Al estar boca arriba, el bebé descansa con sus miembros extendidos de manera suelta, cuando debería tener codos y rodillas flexionados

 

- No muestra ningún tipo de resistencia al moverlo

 

- No tienen ningún control sobre su cabeza, que se cae hacia los lados, delante o detrás sin control

 

- No es capaz de mantenerse erguido o sentado conforme crece, ni de girarse o arrastrase

 

- Tiene problemas de succión o masticación

 

- No es capaz de adoptar ninguna postura

 

- No es capaz de agarrar tu dedo o un objeto pequeño

 

-Tiene demasiada flexibilidad, por lo que se arquea hacia detrás muy a menudo

 

- No logra sostenerse al cogerlo y se escurre entre tus manos

 

- Si no se trata, el bebé tendrá dificultades para ponerse de pie, andar o incluso hablar

 

Para tratar la hipotonía es necesario encontrar la causa de la misma. Si es una condición benigna, con la ayuda del fisioterapeuta el niño logrará sentarse, ponerse de pie, andar e incluso practicar deportes y llevar una vida normal. Algunos niños solo necesitan ayuda con la coordinación en motricidad fina. Los casos más graves requerirán ayuda toda la vida y es posible que nunca alcancen algunos hitos de desarrollo.


Además, los padres pueden hacer mucho para ayudar a sus hijos afectados con este problema:

 

1. Jugar y estimular al bebé desde recién nacido, dejando que explore y se mueva él solo por el suelo.

 

2. Es mejor tenerlo semisentado todo el tiempo posible.

 

3. No ponerle demasiado fáciles los juegos, “obligar” a que se esfuerce, pero sin presionarle ni hacerle daño.

 

4. Darle chupete para que fortalezca la musculatura orofacial.

 


Fecha de actualización: 19-02-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.