Hidrocefalia infantil

Hidrocefalia infantil
comparte

La hidrocefalia es la acumulación de líquido cefalorraquídeo dentro del cráneo, lo que provoca la inflamación del cerebro. Es más habitual en recién nacidos y niños. Las expectativas son buenas siempre que se coja a tiempo y el tratamiento sea efectivo.

 

El líquido cefalorraquídeo, en una persona sana, circula a través del cerebro y la médula espinal y se absorbe en el torrente sanguíneo.  Pero en personas con hidrocefalia los niveles de este líquido se elevan si se bloquea el flujo, no logra absorberse en la sangre o el cerebro produce demasiada cantidad. Al acumularse el líquido se presiona el cerebro hacia arriba contra el cráneo, lo que puede producir daños cerebrales.

 

Las funciones de este líquido son permitir que el cerebro flote, amortiguarlo si hay un golpe para evitar caídas, eliminar los productos de desecho del metabolismo del cerebro y mantener una presión constante dentro del cerebro.

 

En recién nacidos, las causas principales de hidrocefalia son mielomingocele (defecto congénito en el que la columna vertebral no se ha cerrado apropiadamente), defectos genéticos o ciertas infecciones contraídas durante la gestación (rubéola o sífilis).

 

En niños pequeños la hidrocefalia puede deberse a infecciones del sistema nervioso central (como meningitis o encefalitis), sangrado intracerebral en el parto, tumores del cerebro o la médula, traumatismo grave o lesiones durante el parto.

No te puedes perder ...

Sillitas infantiles para el coche

Sillitas infantiles para el coche

Las estadísticas, fiel reflejo de la realidad, nos muestran datos alarmantes: el 75% de los niños hospitalizados por accidentes de tráfico no utilizaban sillitas infantiles, según se desprende de un estudio conjunto sobre seguridad infantil en los vehículos realizados por el RACC Automóvil Club y Jané, con la colaboración de la Sociedad Española de Urgencias Pediátricas. El informe revela también que, por el contrario, ningún niño que viajaba con sistema de retención falleció, sufrió lesiones graves en órganos vitales ni tuvo que ingresar en la UCI.

 

Es una enfermedad poco frecuente, aproximadamente la padecen 1 de cada 1.000 niños nacidos.

 

Síntomas de la hidrocefalia

 

Los síntomas dependen de la edad y de la cantidad de líquido acumulado. En bebés los más habituales son:

 

- Fontanela abultada

 

- Cabeza más grande

 

- Rápido aumento del tamaño de la cabeza

 

- Ojos que miran hacia abajo

 

- Convulsiones

 

- Irritabilidad

 

- Suturas separadas

 

- Somnolencia

 

- Vómitos

 

- Mala alimentación

 

En niños mayores:

 

- Llanto chillón y agudo

 

- Cabeza muy grande

 

- Cambios en la personalidad o en la capacidad de razonar

 

- Cambios en la apariencia facial

 

- Ojos más espaciados

 

- Somnolencia

 

- Problemas de alimentación

 

- Dolor de cabeza

 

- Irritabilidad

 

- Incontinencia urinaria

 

- Problemas para andar

 

- Crecimiento lento

 

- Vómitos

 

- Visión borrosa o doble

 

- Equilibrio inestable y problemas de coordinación

 

- Convulsiones

 

Tratamiento de la hidrocefalia

 

Lo más importante en esta enfermedad es reducir o prevenir el daño cerebral que se puede causar al empujar y presionar el cerebro. Según la causa se llevará a cabo una u otra medida. Si está producido por una obstrucción se puede llevar a cabo una cirugía para eliminar la misma.

 

Otra opción es colocar una derivación dentro del cerebro para redireccionar el flujo de líquido a través de una sonda flexible a otra parte donde pueda absorberse, como el abdomen.

 

También pueden ser necesarios antibióticos si hay infección.

 

Otra técnica quirúrgica que se puede llevar a cabo es la ventriculostomía endoscópica del tercer ventrículo, que libera la presión ejercida por el líquido sin necesidad de hacer una derivación.  Se hace un agujero en la parte inferior del tercer ventrículo para permitir que el líquido fluya hacia fuera del cerebro.

 

Sea cual sea la elegida, el niño necesitará chequeos regulares para valorar si todo va bien, sobre todo si ha sufrido daños cerebrales.

 

Entre los principales efectos secundarios de la hidrocefalia encontramos retraso mental, disminución del movimiento o de la sensibilidad, discapacidades físicas, problemas de concentración y memoria, pubertad precoz, etc. Cuanto antes se trate la hidrocefalia y mejor resulte el tratamiento, menos complicaciones surgirán.

 

Expectativas para los enfermos

 

Sin tratamiento las expectativas son muy malas. Sin embargo, en muchos casos, si se detecta a tiempo  y el niño sobrevive a los tratamientos, podrá tener una vida bastante normal. Según las estadísticas, de los bebés que logran sobrevivir un año, más del 80% tendrá una vida normal y un tercio tendrá una función intelectual totalmente normal.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>