×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo prevenir la bronquitis en bebés y niños?

¿Cómo prevenir la bronquitis en bebés y niños?

En épocas de invierno es muy común que nuestros hijos presenten enfermedades respiratorias como la bronquitis (inflamación e irritación de los bronquiolos). La buena noticia es que hay formas de prevenirlo.

Publicidad

No te puedes perder ...

Resfriados en bebés y niños

Resfriados en bebés y niños

Los resfriados en bebés y niños son una de las causas más frecuente de consulta en pediatría durante la época invernal. Aunque el pediatra es el que debe indicarte el tratamiento adecuado, conviene que conozcas remedios caseros para aliviar las molestias propias de esta enfermedad.

Y tambien:

¿Qué es la bronquitis?

 

La bronquitis vírica, también conocida como bronquiolitis, es una enfermedad infecciosa que solamente se da en bebés y niños pequeños. Afecta directamente a su tracto respiratorio, pero más a las vías de paso de aire más pequeñas del pulmón, llamadas bronquios.

 

Esta enfermedad se da en bebés y niños con una brecha de edad de 0 a 36 meses.

 

La bronquitis vírica es causada por distintos tipos de virus, los cuales también provocan en niños de mayor edad el catarro o enfermedades similares a la gripe.

 

Los pequeños se contagian de bronquiolitis cuando entran en contacto con otra persona que la porte, por lo que si en la guardería hay un niño que está enfermo y tuvo contacto con tu hijo, seguramente lo contagió. También es posible que lo hayan contagiado en casa, pero sus hermanos mayores o sus papás simplemente presentan un catarro.

 

Que se contagie a través del contacto no quiere decir precisamente que tenga que tocar literalmente a la otra persona con la enfermedad, sino que este virus puede extenderse cuando el enfermo tose o estornuda, por lo que expulsa secreciones con el virus que podrían terminar en una superficie que el bebé puede tocar con sus manos, para así después llevarlas a su boca o nariz.

 

 

Síntomas de la bronquitis vírica

 

Los primeros días no se puede notar que un bebé tenga bronquiolitis, pero comenzará a notarse entre el tercer y séptimo día después de haber cogido el virus. Los primeros síntomas parece un catarro acompañado por fiebre y nariz tapada.

 

Dos o cuatro días después de haberse presentado los primeros síntomas, el virus se extiende hacia los bronquios, los cuales se verán irritados y estrechados para así provocar que el niño emita el famoso silbido cuando respira. Podrás ver que el niño va a respirar rápido, como si fuera un ataque asmático.

 

Algunos niños llegan a esta etapa sin fiebre, la mayoría no tendrá apetito y los que siguen tomando de pecho tendrán dificultad, puesto que no pueden respirar bien. Además de que dormirán muy mal por estarse despertando a cada momento.

 

 

¿Cuándo es buena idea ir con el médico?

 

Deberás hacer una cita de manera inmediata con el médico cuando tu hijo presente alguno de los siguientes signos:

 

- Respira peor conforme el paso de los días

 

- Notas que existe un hundimiento abajo de las costillas cuando respira

 

- Los labios de tu hijo se ponen de color morado o azul

 

- No puede quedarse despierto

 

- Presenta fiebre alta, arriba de 39º C

 

- Mucha mucosidad y tos

 

- El niño lleva sus manos a sus oídos quejándose de dolor

 

 

Consejos para evitar la bronquitis en bebés y niños

 

Es complicado controlar si un bebé enferma de bronquitis o no puesto que puede contagiarse en la guardería. Pero se pueden crear varios hábitos saludables para mantener a tu bebé fuerte y sano:

 

- Asegúrate de que evite tener contacto con otros niños o adultos que estén enfermos

 

- Aliméntalo sanamente para que tenga las vitaminas necesarias para un pleno desarrollo

 

- Lava sus manitas constantemente

 

- Evita fumar o que alguien fume cerca de tu pequeño


Fecha de actualización: 27-12-2017

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.